NTI

A 37 años de la noche más funesta (por Hugo Lastra)

De NTI. El 22 marzo, 2013. En Argentina, Destacado, Opinión. Tema: , . 495 Vistas

Este 24 de marzo se cumplen 37 años del último Golpe militar en la Argentina. Fue la noche más oscura, la más funesta, la más terrible en la historia nacional. Los militares, azuzados por los grupos de factor económico, irrumpieron en el poder para poner en práctica un sistemático plan que acuñó para el mundo una palabra espeluznante: Desaparecidos.

Con la destitución del Gobierno Nacional y las administraciones provinciales, desapareció la institucionalidad.

Con José Alfredo Martínez de Hoz y los exponentes de la oligarquía vernácula, desapareció la industria nacional y el Estado como rector de la actividad económica.

Con los Campos de Concentración y Centros Clandestinos de Detención, desparecieron miles de mujeres y hombres.

Con los censores, desapareció la cultura, el arte y la ciencia. Con los interventores, desaparecieron la educación y la solidaridad. Con los idiotas útiles, desaparecieron la lealtad y el compromiso.

Hace 37 años el país ingresaba a la etapa más penosa. Ellos, los dueños de las armas y la prepotencia, se subieron a los falcon verdes, y fueron por los estudiantes, los actores, los delegados obreros, los intelectuales, los científicos.

Ellos, cultivando el odio y el desprecio, robaron bienes y como diablos salidos de la Comedia del Dante, se apropiaron de bebés y niños.

Ellos, aliados a la elite mediática, contaminaron el aire con el desparpajo que vendía que los argentinos éramos “derechos y humanos”.

Ellos, trasnochados en quimeras mesiánicas, cambiaron la mesa de tortura por la planicie malvinense, y mandaron chicos para que la guerra pague su cobardía.

Ellos, siempre fueron ellos. Nunca “nosotros”.

Nosotros, entonces jóvenes y llenos de ideales, supimos del odio y la maldad.

Nosotros vimos caer a los compañeros y compañeras por el sólo hecho que pretender un país mejor.

Nosotros aprendimos de golpe que la tortura y las vejaciones no eran propiedad exclusiva de la Libertadora.

Nosotros fuimos por un momento invisibles, tabiques, espanto.

Pero nosotros siempre fuimos militancia, ya en la villa, en el barrio, en el campo. Y entonces comenzamos a ser Todos.

Todos, para cobijarnos en pañuelos blancos.

Todos, para decirle basta a las caras pintadas.

Todos, para estremecer las plazas ante la desocupación, el hambre y la pobreza.

Todos, por Néstor que alumbró el portal para que allí no queden sus convicciones. Todos por Todos.

Por los que ya no están. Por los que están y aún esperan. Como en el juramento bajo la llovizna tenue del 10 de diciembre del 2011. Por los compañeros y compañeras desaparecidos. Por la causa popular y nacional. Por nuestros hijos y los hijos de los hijos de los hijos.

Por el desafío de la Patria Grande que nos legaron desde el fondo de la historia y para construir el futuro. Más nos vale.

Por Hugo Lastra

Secretario General Gobierno de Río Negro.

Dirigente PJ Río Negro.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: