NTI

“Algunos vienen a Roma no por mí sino por la foto, ya no recibo a los políticos”

De NTI. El 8 diciembre, 2014. En Destacado, La Frase. Tema: , . 472 Vistas

El Papa se refirió así a las visitas que llegan al Vaticano y señaló que “algunos busca sacar tajada”, pero dejó en claro que está decidido a no interferir con las elecciones nacionales del año próximo.

“La Argentina tiene que llegar al término del mandato en paz. Una ruptura del sistema democrático, de la Constitución, en este momento sería un error. Todos tienen que colaborar en eso y elegir luego las nuevas autoridades”, afirmó Francisco en una entrevista con el diario La Nación.

De cara a las próximas elecciones, Su Santidad explicó que no recibe a los políticos “para no interferir” ni ser utilizado en campaña. Y reveló que más de una vez tuvo una sensación poco grata: “Muchas veces sentí que a veces algunos turistas vienen a Roma, miran las obras de arte, y en vez de mirarlas, las fotografían para ver la foto en la casa… Como que no les interesaba yo, sino la foto”.

En el mismo sentido, apuntó: “Hay gente muy buena que viene, gente sencilla, y siempre están los que tratan de sacar tajada. Ahora por ejemplo corté recibir a políticos. Si viene alguno, que vaya donde está el corralito de la audiencia general de los miércoles”, indicó.

En la entrevista, el Sumo Pontífice habló, entre otras cosas, de de la realidad política de Argentina, del sínodo de la familia, de la reforma de la curia romana, y de lo que tenía planificado para su futuro cuando todavía era arzobispo de Buenos Aires.

El Papa también comentó cuáles eran sus planes antes de ser designado en marzo de 2013, y contó que cuando viajó al Vaticano “no esperaba nada” más que “volver a Buenos Aires”. “Antes de venir acá, me estaba retirando. Cuando volviera a Buenos Aires, había quedado con el nuncio de hacer la terna para que, a fin de ese año [2013], asumiera el nuevo arzobispo. Tenía la cabeza enfocada en los confesionarios de las iglesias donde iba a ir a confesar. Incluso estaba el proyecto de pasar dos o tres días en Luján y el resto en Buenos Aires”.

Una cosa que me dije desde el primer momento fue: ‘Jorge, no cambies, seguí siendo el mismo, porque cambiar a tu edad es hacer el ridículo

En el mismo sentido, apuntó: “Cuando vine acá, tuve que volver a empezar con todo esto nuevo. Y una cosa que me dije desde el primer momento fue: ‘Jorge, no cambies, seguí siendo el mismo, porque cambiar a tu edad es hacer el ridículo’. Por eso he mantenido siempre lo que hacía en Buenos Aires. Con los errores que eso puede suponer. Pero prefiero andar así como soy. Evidentemente, eso produjo algunos cambios en los protocolos, no en los protocolos oficiales porque esos los observo bien. Pero mi modo de ser aun en los protocolos es el mismo que en Buenos Aires”.

Respecto del sínodo de la familia, Francisco reconoció que “las resistencias ahora se evidencian”, y explicó que “simplificando, podría decir que había unos que estaban más de este lado, o más del otro. Lo que sí se sintió fue una búsqueda fraternal de cómo enfrentar problemas pastorales de la familia”.

“La familia está recontrabaqueteada, los jóvenes no se casan. ¿Qué pasa? Después, cuando vienen a casarse, cuando ya están conviviendo, creemos que con tres conferencias los preparamos para el matrimonio. Y eso no basta, porque la gran mayoría no son conscientes de lo que significa el comprometerse para toda la vida”, evaluó.

En la misma línea, el Sumo Pontífice contó que “nadie habló de matrimonio homosexual en el sínodo, no se nos ocurrió. Lo que sí hablamos es sobre una familia que tiene un hijo o una hija homosexual, cómo lo educa, cómo lo lleva, cómo se ayuda a esa familia a llevar adelante esta situación un poco inédita. O sea que en el sínodo se habló de la familia y de las personas homosexuales en relación con sus familias, porque es una realidad que todo el tiempo encontramos en los confesionales: un padre y una madre que tiene un hijo o hija así. A mí me tocó varias veces en Buenos Aires. Y bueno, hay que ver cómo ayudar a ese padre o a esa madre para que acompañen a ese hijo o hija”.

El papa Francisco también habló del lugar de los divorciados en la Iglesia, y destacó que “nos planteamos: ¿qué hacemos con ellos, qué puerta se les puede abrir?”. “La solución es la integración. No están excomulgados, es verdad. Pero no pueden ser padrinos de bautismo, no pueden leer la lectura en la misa, no pueden dar la comunión, no pueden enseñar catequesis. ¡Parecerían excomulgados de facto! Entonces, (tenemos que) abrir las puertas un poco más. ¿Por qué no pueden ser padrinos? ‘No, fijate, qué testimonio le van a dar al ahijado’. Testimonio de un hombre y una mujer que le digan: ‘Mirá querido, yo me equivoqué, yo patiné en este punto, pero creo que el Señor me quiere, quiero seguir a Dios, el pecado no me venció a mí, sino que yo sigo adelante’. ¿Más testimonio cristiano que ése? O si viene uno de estos estafadores políticos que tenemos, corruptos, a hacer de padrino y está bien casado por la Iglesia, usted lo acepta? ¿Y qué testimonio le va a dar al ahijado? ¿Testimonio de corrupción?”.

El Papa también confirmó que en 2015 viajará a tres países de Latinoamérica y a África, pero que la visita a Argentina tendrá que esperar hasta por lo menos 2016

En lo relacionado al matrimonio, el ex arzobispo de Buenos Aires contó una anécdota: “Hace unos días, una pareja que convive me dio la noticia de que se van a casar. Les dije: ‘Qué bueno y ¿están preparándose bien?’. Y la respuesta fue ésta: ‘Sí, estamos buscando qué Iglesia está más a tono con el vestido que yo voy a usar’, dijo ella. ‘Sí, estamos con todo el lío de las invitaciones, recuerditos y todo eso’, dijo él. ‘También tenemos el problema de la fiesta, porque no podemos elegir porque no queremos que sea muy lejana a la iglesia. Y después, los padrinos, como mis padres están separados, no pueden estar los dos’. ¡Todas cuestiones que hacen a la ceremonia! Sí, un matrimonio hay que festejarlo, es verdad, porque hay que tener coraje para casarse y hay que aplaudir eso. Pero ninguno de los dos hizo una mera referencia a lo que significaba para toda la vida de ellos. ¿Qué quiero decir con esto? Que, para un buen número de gente, casarse es un hecho social. Y lo religioso no aflora. Bueno, ¿cómo la Iglesia ayuda en esto? ¿Si no están preparados, les cierra las puertas? Es un problema serio”.

Sobre la reestructuración de la curia romana, Francisco admitió que no estará lista para 2015, y argumentó que “el proceso es lento. La reforma lleva mucho tiempo, es la parte más compleja”.

El Papa también confirmó que en 2015 viajará a tres países de Latinoamérica y a África, pero que la visita a Argentina tendrá que esperar hasta, por lo menos, 2016, aunque no estará presente en el Congreso Eucarístico de Tucumán de ese año por la cercanía con la Jornada Mundial de la Juventud en Polonia.

Por último, Francisco se refirió a su estado de salud, y reiteró un concepto que ya hizo público hace unos meses: “Tengo mis achaques y a esta edad los achaques se sienten. Pero estoy en manos de Dios, hasta ahora puedo llevar un ritmo de trabajo más o menos bueno”.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: