NTI

Apuntes de la semana

De NTI. El 28 agosto, 2016. En Actualidad, Destacado, Opinión, Política, Río Negro. Tema: . 429 Vistas

La Legislatura, más por omisión que por una acción deliberada del oficialismo, fue el ámbito donde se jugó la política y quedaron en evidencia algunas partes del rompecabezas parlamentario que por un momento parecían no encajar. Cuando, por ejemplo, el Frente para la Victoria logró colar para su tratamiento en la Comisión de DDHH, la creación de una comisión de seguimiento del caso Lucas Muñoz. Es un secreto a voces, que el oficialismo no convocó a un sesión de la Legislatura, esta semana, para evitar instalar en el centro del debate político la desaparición y muerte del policía en Bariloche. Objetivo que logró a medias, por la acción de Marcelo Mango (FpV) que en su último acto como presidente de la mencionada comisión incorporo en el orden del día el tratamiento de la creación de la comisión.
El oficialismo reaccionó y en una muestra de fortaleza, participaron casi todos los legisladores del bloque en la reunión, rechazaron la posibilidad de constituir una comisión argumentando que entraría en colisión con el proceso judicial en marcha. La causa se encuentra avanzando en el juzgado correspondiente y en todo caso la posibilidad de investigar la actuación de la justicia es posterior al proceso.
La discusión en la comisión dejo en evidencia la cercanía de la dirigencia política, tanto del FpV, como del Juntos somos Río Negro con la familia del oficial asesinado, lo que pone en duda los medios por los cuales se intenta operar tanto desde el gobierno como desde la oposición, politizando una situación de dolor personal que deja mal parada a la política.
Cerrada la posibilidad de investigar la investigación, los legisladores de Juntos somos Río Negro fueron por mas y reemplazaron a Marcelo Mago de la presidencia por Silvia Paz. Más de uno en el bloque venia masticando bronca por el protagonismo de Mango en la Comisión, pero como había sido una decisión del Gobernador Weretilneck concederle a su ex ministro ese lugar, las críticas eran solapadas. Liberados de ese compromiso, el jueves lo eyectaron.
Mientras el gobierno trata de intervenir en la policía de Bariloche, que a esta altura se comienza a descubrir como un poder autónomo dentro de la fuerza. Como si reprodujera cierta auto percepción de los barilochenses de ser una especie de región independiente del concierto provincial. Weretilneck sabe que debe lograr una verdadera intervención en la policía para desarticular el entramado que garantiza desde zonas liberadas, hasta protección especial, en un combo que incluye al narcotráfico y la explotación sexual y que la muerte del oficial Lucas Muñoz, dejo en evidencia y transformó en insoportable.
La nacionalización de la crisis frutícola, a través de la protesta de los productores que decidieron regalar manzanas en la plaza de mayo para hacer visible la agonía de la principal economía regional de la provincia, fue eficaz en tanto logró su objetivo político. Con la baja de las retenciones, la actualización cambiaria luego de años de atraso, el desafío es que los beneficios lleguen al productor y para ello, la transparencia en la cadena de negociación, como la necesidad de un precio basado en los costos de producción y respetado por las partes son fundamentales.
La protesta de los productores de nuestra provincia y de Neuquén, cubierta por los medios nacionales, dejó como efecto no buscado, una foto que la pirotecnia política típica de una marcha o de cualquier movilización de protesta no había logrado y es la del hambre.
Horas de espera por un par de manzanas, 10 mil kilos de fruta que se esfumaron en un rato dejaron en evidencia la grave situación social y económica de miles de argentinos. El mismo día, como corroborando lo que se vio enfrente a la casa rosada, el Indec, post intervención, informaba sobre los números de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) y cuantificaba en tres millones y medio el número de argentinos que, o no tiene trabajo o están subocupados.
Si de foto hablamos e intentando una continuidad. El radicalismo de Río Negro se encamina a una nueva elección interna. Su actual presidente, que va por la reelección, Darío Berardi y el Intendente de Ingeniero Huergo Miguel Martínez buscaron la foto de la unidad, en un intento, difícil por cierto, de sintetizar en ellos dos el pensamiento del partido en su totalidad. Llama la atención que un partido como el radicalismo de profunda tradición democrática, se pueda ordenar de arriba hacia abajo cuando no existen razones de estado que lo impongan, sino una evidente necesidad de renovación y de discusión política interna, que desde la base reconstruya su fortaleza perdida.
El anunciado acuerdo, además de garantizarle la reelección a Berardi, excluye de la posibilidad de internas a los radicales de las localidades donde el radicalismo es gobierno, objetivo difícil de cumplir. Por ejemplo en Viedma son cada vez más, a medida que se acortan los plazos, los radicales que se reúnen con la intención de participar de la elección y se escuchan posiciones irreductibles que hacen difícil pensar en la unidad.
Por otra parte Martínez, que integra las filas del novel grupo interno cambio radical, en la última reunión que tuvieron fue duramente cuestionado por su cercanía con el Gobernador Weretilneck y su conducta funcional con la estrategia pergeñada por Daniel Sartor de atar a los Intendentes al Foro partidario y a los beneficios de una aceitada relación con el gobierno provincial. Los días que vienen permitirán saber si la reunión entre Berardi y Martínez es suficiente para garantizar la unidad de la UCR.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: