NTI

Apuntes de la semana

De NTI. El 11 diciembre, 2016. En Actualidad, Destacado, Opinión, Política, Río Negro. Tema: . 208 Vistas

La democracia cumple 33 años y aun hoy destacamos la importancia que tuvo para nuestra generación y las que vendrán. Que la ciudadanía volviera a ejercer su derecho político eligiendo libremente a través del sufragio universal y sin restricciones a las autoridades políticas que lleven adelante el gobierno.
Raúl Alfonsín, el padre de la democracia para muchos y así quedara para la historia, inauguraba una etapa de libertad y democracia, que enterraba una de las peores etapas vividas, la dictadura militar impuesta en el año 1976, que colapso luego de la derrota militar en la guerra de Malvinas en el año 1982. La apertura democrática de la época, dio paso también a una fuerte demanda ética de la sociedad que fue interpretada fielmente por el gobierno de Alfonsín promoviendo los juicios a las juntas militares, principales responsables del terrorismo de Estado, que se llevó miles de vidas.
La Argentina fue pionera en la región, iniciando un camino que luego países vecinos seguirían en la apertura democrática y la vigencia del Estado de derecho. Así como fuimos un país señero en la consolidación de la democracia, también con el correr de los años el país ha sido importante marcando el destino político y económico.
Durante los 90 no escapamos a la tendencia neoliberal que se impuso en la agenda regional y que culminó a principios del nuevo siglo dando paso a una etapa que se caracterizó por la recuperación del Estado y de la política, luego del “que se vayan todos” del 2001.
Como si nuestra historia avanzara de a décadas, el gobierno Kirchnerista tuvo su década a partir de la salida de la crisis política más importante que vivimos y que fue posible gracias al funcionamiento de la Constitución Nacional y sus mecanismos. Fortaleciendose el sistema democrático cuando sus estructuras tambaleaban.
Los que paso luego, es lo que sabemos y vivimos cotidianamente. Un gobierno que luego de 12 años perdió las elecciones y culminó su gestión bajo innumerables denuncias de corrupción, pero siempre dentro del normal funcionamiento de los poderes del Estado. Lo cual muestra una vez más que en la Argentina, más allá de lo difíciles que puedan ser las transiciones políticas, ya es normal que se den en un marco de vigencia de la constitución y de las instituciones. En definitiva de eso se trata este aniversario.
Mientras, los medios masivos se detienen a recordar el primer año de gobierno de Cambiemos que liderado por Mauricio Macri, enfrenta coincidentemente la derrota política más importante desde que llegó a la casa rosada. La aprobación en la Cámara de Diputados de un proyecto de Ley que modifica el impuesto a las ganancias, al que sin restarle importancia económica, dolió mas por haber sido la excusa que llevo al peronismo a juntarse nuevamente más allá de los “ismos” que lo separan.
Con el peronismo unido detrás de un mismo objetivo, quedo en evidencia la falta previsión del gobierno que más que reaccionar con un estilo que se acerca al de CFK, del que siempre se colocó en las antípodas, se lo ve falto de una estrategia de acuerdos parlamentarios, sobretodo siendo minoría en ambas cámaras.
No escapan las provincias esta discusión, que en definitiva, es sobre cómo se distribuye la renta en el país y que en Río Negro de mantenerse las condiciones actuales le significarían una merma en los ingresos cercana a los mil millones de pesos (se dijo en la Legislatura cuando se discutió el presupuesto). Es clave para la provincia y para todas las provincias la salida de esta disputa, toda vez que el 50% del impuesto a las ganancias es coparticipable.
Disputa que encuentra al gobierno provincial, en una situación que nuevamente el gobernador Alberto Weretilneck capitaliza a partir de su debilidad. Sabido es que su partido o su proyecto político Juntos Somos Río Negro no cuenta con Diputados, ni Senadores nacionales de sus filas, esto si bien lo aleja de la discusión parlamentaria con voz y voto propio, le permite ampliar su margen de maniobra con respecto al gobierno central. No es tan malo, ya que le evita definiciones que pueden llegar a lesionar una relación que debe sostenerse, como mínimo tres años más. Sobretodo previendo tener una presencia propia en el congreso nacional a partir de la próxima renovación. Por lo menos es lo que indican los números de las encuestas que manejan.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: