NTI

Apuntes de la semana

De NTI. El 9 Abril, 2017. En Actualidad, Destacado, Opinión, Política, Río Negro. Tema: . 53 Vistas

Es tan compleja la realidad política del país que en la semana del primer paro de actividades que realizo la CGT, ese no es el único hecho importante que merece destacarse.
Corriéndonos un día para atrás, en un hecho político que marco los días que vinieron, la movilización del 1A en apoyo al sistema democrático que llevaba desde su gestación un importante componente de apoyo al gobierno nacional, marco la cancha en un país donde las manifestaciones de apoyo a un gobierno raras veces fueron exitosas. La del sábado pasado lo fue. Por las formas que utilizaron quienes convocaron, mensajes a través de las redes sociales, algunos referentes sociales en los medios masivos de comunicación y no mucho más. Si hasta el gobierno y sus principales dirigentes a priori, se despegaron, de lo que a la postre resulto la más importante inyección de confianza a un gobierno que empezaba a sufrir el estigma de haber perdido la calle.
Esa confianza es la que luego de la marcha trasmite el presidente Macro que vivió la mejor semana desde que asumió hace 16 meses.
Paradójicamente esa fortaleza que la gente le inyecto al gobierno sucedió previo al primer paro que debió enfrentar. En política, como en pocas actividades humanas, la suerte no tiene lugar. Las decisiones, los caminos que se toman responden a principios a formas de interpretar la realidad, donde el análisis deja de lado la suerte. Sin embargo lo del sábado para quienes conducen el gobierno les dio inesperadamente un crédito que antes no tenía. Más allá de los porcentajes de adhesión al paro y sin dejar de lado las razones que lo motivaron, los medios con que cuenta la CGT para parar el país funcionaron como habitualmente lo hacen en estos casos, pero hubo algo que nuevo que se le contrapuso y fue la opinión pública, como se decía años atrás. La palabra de miles de argentinos que de una u otra manera adhirieron a una especie de contra paro y en esto sí hizo política el gobierno, capitalizando una visión que condena la metodología cegetista, que no se banca la violencia y se alertó de que los paros son para los gobiernos no peronistas. Como ejemplo pongamos sobre la mesa los números que muestran que más de 10 millones de argentinos viven debajo de la línea de pobreza, son los mismos que había hace más de 16 meses cuando era otro el gobierno y no había paros. No se trata de soslayar la gravísima situación social, laboral y económica, sino que podamos tener una visión un poco más completa de la realidad.
El paro también se vivió en nuestra provincia y fue Viedma el epicentro de la movilización gremial, que dejo algunas conclusiones que merecen ser compartidas. En primer lugar el contenido, hubo una coincidencia en las voces que se escucharon en priorizar las críticas y los reclamos al gobierno provincial, deliberadamente o no esto responde a la lógica preelectoral de la oposición y que impregna cada acción de la dirigencia, en una provincia donde el nivel de aceptación del gobierno de Mauricio Macri no logra superar un 30% en ninguna medición que se conozca. Otra cuestión para destacar fue la actuación del principal gremio estatal UPCN, que si bien adhirió al paro, mas por pertenencia a la estructura nacional, que por convicción, quedó apartado del activo conjunto de organizaciones sindicales que se movilizaron el jueves. Fue mucha la gente que sin estar identificada se sumó a la marcha por las calles de la capital, Scalesi y su postura amigable con el poder evidentemente no la contiene, ya que en su mayoría fueron empleados públicos que esperaban en las esquinas para incorporarse a la columna de manifestantes. Fue una marcha importante y aquí hay otro punto que tener en cuenta, la exagerada cuenta que hicieron algunas organizaciones como ATE, que llego a contar 20 mil personas, cuando más allá del entusiasmo por agrandar el número, este ni siquiera se acercó a la cuarta parte de lo que dijo el secretario general Rodolfo Aguiar.
Como en una especie de profesión de fe macrista, el gobernador Weretilneck eligió el foro económico mundial que se desarrolla en Buenos Aires, para dejar claro que ató su suerte al destino del gobierno nacional. Fue más allá de un respaldo institucional. Dedico su discurso a elogiar el cambio y al gobierno nacional como garante de ese cambio que supera las pertenecías partidarias. Pragmático como pocos Weretilneck , ha mostrado su eficacia a la hora de definir su estrategia política y luego de su viaje a España, integrando la comitiva argentina su acercamiento a Macro y su adhesión no dejan dudas de que poco queda de aquel discurso regional, con el que parecía que iba a alambrar la provincia y a enfrentar las inequidades de un país centralista. La mimetización con el gobierno nacional, le da la razón a los discursos del jueves durante el paro? O es la búsqueda de recursos, para una provincia que de superavitaria paso a convivir con un déficit que hace peligrar un proyecto político al que hace menos de un año le auguraba más de medio siglo de vida?

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: