Agencia Telam

Celebración oficial del 25 de mayo

De Agencia Telam. El 26 mayo, 2015. En Argentina, Destacado, Política. Tema: . 311 Vistas

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó el Tedeum realizado en la remodelada Basílica de Lujan en conmemoración del 205 aniversario de la Revolución de Mayo, en una ceremonia que contó con la presencia de ministros, autoridades provinciales, legislativas, dirigentes sociales, representantes extranjeros, y miles de ciudadanos que expresaron muestras de afecto a la jefa del Estado.

De este modo, Cristina cumplió con su primera actividad para recordar la Revolución de Mayo, horas antes de encabezar el festejo en Plaza de Mayo, que contará con un festival artístico y una multitudinaria concentración para festejar, además, el 12do. aniversario de la asunción de Néstor Kirchner en 2003, y que culminará cerca de las 19 con un discurso de la Presidenta.

Vestida con un tapado celeste y una chalina blanca -representativa de los colores de la Patria-, Cristina llegó cerca de las 11.45 acompañada por el gobernador Daniel Scioli y su esposa Karina Rabolini, y fue recibida por el arzobispo de la arquidiócesis de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, el secretario General de la Presidencia, Eduardo “Wado” de Pedro, y ministros del Gobierno.

Al llegar a Luján, Cristina, junto a Radrizzani, recorrió las obras realizadas por el Gobierno en la histórica Basílica, quien en la homilía que brindó agradeció las mejoras que se hicieron en el tradicional templo de la Patrona de la Argentina.

En ese sentido, Radrizzani destacó las obras de refacción que se realizaron en la Basílica, que “le devolvieron el resplandor” que tenía en 1930, cuando la virgen fue declarada patrona de Argentina, y citó las palabras de Jorge Bergoglio cuando fue ungido Papa Francisco, pidiendo que los argentinos caminen juntos, se cuiden unos a otros y “no se saquen el cuero”, expresión que arrancó la sonrisa de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Con aportes de la presidencia, ayer Néstor Kirchner y hoy con el apoyo de nuestra Presidenta, la refacción le devolvió su resplandor a la Basílica, aquel que tenía el 5 de octubre de 1930, cuando fue declarada patrona de las tres repúblicas hermanas. Hoy el santuario luce de la misma forma, y se puede apreciar desde la Plaza Belgrano, y adentro, con el espectáculo visual y la sobrecogedora sensación de belleza”, dijo Radrizzani al pronunciar el Tedeum que celebra los 205 años del inicio del camino argentino hacia la Independencia y la Libertad.

Radrizzani pidió por la “concordia y la justicia, la prosperidad y la paz” para todos los argentinos, y citó las palabras del Papa Francisco cuando , antes de iniciar su ministerio como Sumo Pontífice envió un mensaje a todos los argentinos, que espontáneamente se habían reunido frente a la Catedral de Buenos Aires.

Francisco pidió a los argentinos caminar juntos, cuidarse unos a otros, a los niños, a los viejos, que no haya odio ni peleas, que se deje de lado la envidia y que “no le saquen el cuero a nadie”.

Precisamente al pronunciar este último deseo del Sumo Pontífice, y tras la aclaración de monseñor Radrizzani respecto a la dificultad de su traducción a otros idiomas, la Jefa de Estado esbozó una sonrisa.

Antes, Radrizzani leyó el Santo Evangelo según San Mateo, en el que dice que a quienes pide se les dará, quienes busquen encontrarán y quienes llamen se les abrirá, y señaló la necesidad de “iniciativas cada vez más amplias y generosas en favor de todos, que incluyan a pobres y excluidos”.

Radrizzani también recordó la presencia de la Iglesia desde el momento del nacimiento de la Nación, compartiendo los ideales de libertad e independencia, y destacó que en esta etapa de la Argentina es necesario una buena “convivencia, mayor solidaridad, mayor justicia social, y decidida participación de todos en los proyectos comunes”.

A los dirigentes sociales y políticos, les pidió que “superen las dificultades con el don de la paz social”, para la “recuperación del hombre y la sociedad argentina”, para que “sigan creciendo y cumpliendo con los deberes ciudadanos con altura moral”, en un contexto de “paz, solidaridad y concordia”.

Al concluir la homilía, representantes de la comunidad Armenia, Islámica, Judía y ortodoxa brindaron un mensaje por el aniversario del 205 Aniversario de la Revolución de Mayo, y luego en en el Patio Claustro de la Basílica Cristina junto al canciller Héctor Timerman saludó a los miembros de las delegaciones extranjeras.

Tras finalizar la ceremonia, Cristina se dirigió a la Plaza ubicada enfrente a la Basílica y allí saludó a los vecinos que se concentraron para poder saludar a la jefa de Estado, y aceptó sacarse fotos y selfis con los centenas de personas que querían expresar su afecto a a Presidenta de la Nación.

Acompañaron a Cristina en el oficio religioso celebrado por Radrizzani, el vicepresidente Amado Boudou, el presidente provisional del Senado, Gerardo Zamora, el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, el gobernador Daniel Scioli, y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Asistieron los ministros del Interior, Florencio Randazzo; de Defensa, Agustín Rossi; de Cultura, Teresa Parodi; de Planificación, Julio de Vido; de Economía, Axel Kicillof; de Educación, Alberto Sileoni; de Relaciones Exteriores, Hector Timerman; de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; de Seguridad, María Cecilia Rodríguez; los secretarios de Legal y Técnica, Carlos Zannini, de Seguridad, Sergio Berni, y de Comunicación Pública, Alrededor Scoccimarro, además del titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli,

También concurrieron el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, el secretario General de la Campora y diputado Andrés Larroque, el vicegobernador Gabriel Mariotto; los diputados Horacio Pietragalla, Carlos Kunkel, Graciela Gianettassio, y Roberto Feletti, el dirigente Luis D’Elía, el actor Gerardo Romano, y representantes de diferentes cleros religiosos y de organizaciones de Derechos Humanos.

Una multitud llenó la Plaza

La Plaza de Mayo fue hoy, una vez más, el escenario de un festejo histórico que combinó la organización política y sindical con la salida familiar, todo bajo los símbolos del aniversario 205 de la Revolución de Mayo que congregó a miles de personas que escucharon el mensaje de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Los primeros en llegar fueron los militantes del interior del país, que fueron ocupando el sector más próximo a Casa de Gobierno, sobre la calle Balcarce, mientras que por la tarde se fueron acomodando en el sector medio de la Plaza organizaciones como La Cámpora, Kolina y el Movimiento Evita, entre otras muchas, con sus estandartes y, sobre todo, banderas argentinas.

Ya sobre las 16, cuando comenzó el festival artístico programado, llegaron las familias y grupos de jóvenes y fue entonces que la histórica Plaza de Mayo quedo colmada en todos sus espacios y calles laterales como Reconquista, Defensa, Avenida de Mayo y las diagonales Sur y Norte.

El escenario montado sobre la Casa Rosada ofreció estímulos visuales en todo momento con una pantalla gigante colgada en la arcada de ingreso y otras rodeándola, que mostraron imágenes y figuras en tres dimensiones sincronizadas con tecnología “mapping”.

Los globos y los “zepellin” sumaron también atractivo visual, surcando el cielo y marcando presencia política de movimientos sociales, sindicatos y dirigentes del espectro kirchnerista.

No faltaron los disfraces, ni tampoco un pingüino gigante de peluche con la banda presidencial cruzada.

Cuando arrancó el festival, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, se acercó a la gente del primer cordón de la plaza y desde allí saludó, se sacó fotos y dialogó con todo aquel que quiso acercarse. Un rato más tarde, sobre las 18, hizo lo propio el ministro de Economía, Axel Kicillof.

La avenida de Mayo repitió su oferta gastronómica, con puestos que ofrecían sabores típicos de cada región y otros espacios dedicados a la fauna y flora locales, ubicados en el marco del denominado ‘Paseo Patria es Nuestra Tierra’, que celebra los 25 años de programa Pro-Huerta.

Sobre el edificio del Ministerio de Economía, se destacaban dos inmensas banderas con los rostros de la mandataria y de Néstor Kirchner, adornados con los colores de la bandera argentina, al igual que en la propia Plaza de Mayo, donde abundaban las alusiones patrias y otras referencias sobre el proyecto nacional y sus líderes políticos.

Antes y después del discurso presidencial, la gente disfrutó de música en vivo a cargo de la murga uruguaya Agarrate Catalina, Ana Prada, Buena Vista Social Club, Víctor Heredia, Fabiana Cantilo, David Lebón, Emilio del Guercio, Litto Nebbia y Bersuit Vergarabat, entre otros.

Algunos de ellos interpretaron algunas de las canciones populares prohibidas durante la última dictadura, como es el caso de Palo Pandolfo que subirá al escenario acompañado por Ignacio Montoya Carlotto, el nieto de Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo.

El momento culminante se produjo cuando la Presidenta habló a la multitud por cadena nacional con un mensaje donde llamó a profundizar el proyecto y exhortó a concretar el empoderamiento popular con una frase: “No tengan miedo por lo que va a pasar, ustedes son los dueños de su destino”.

Cuando culminó su discurso, la Presidenta se quedó sobre el escenario saludando a la multitud, mientras de fondo se escuchaba la canción “Amores como el nuestro”, del grupo de cumbia romántica “Los Charros”, uno de cuyos versos dice “amores como el nuestro/ no van a morir jamás”.

El Sable de San Martín se expone ya en el Museo Histórico Nacional

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner depositó hoy en el Museo Histórico Nacional el sable corvo del Libertador José de San Martín, como corolario de una emotiva ceremonia que se inició por la mañana con un desfile patrio y que culminó con el traslado definitivo de esta arma por por parte de una guardia del Regimiento de Granaderos a Caballo.

La espada del Libertador fue protagonista de un largo derrotero, hasta que finalmente el dictador Juan Carlos Onganía dispuso en 1967 que el arma quedara bajo custodia del Regimiento de Granaderos hasta que hoy, 48 años después, fue trasladado al Museo Histórico Nacional por resolución del gobierno.

Así fue que cerca de las 14, la mandataria fue recibida en este Museo ubicado en Parque Lezama por la directora de esta institución, Araceli Bellota y la ministra de Cultura, Teresa Parodi, para encabezar un acto que fue transmitido por cadena nacional.

Mientras la fanfarria de Granaderos interpretaba la marcha de San Lorenzo, Cristina tomó el sable corvo del Libertador de manos de un efectivo de ese regimiento y lo depositó detrás de una vitrina donde será exhibido a partir de ahora a todo el público que visite el museo.

Luego, la jefa de Estado observó los sables de próceres como Manuel Belgrano, Manuel Dorrego, Guillermo Brown y Juan Manuel de Rosas, que son exhibidos en la misma sala donde podrá admirarse esta espada que San Martín desenvainó a lo largo de la gesta libertadora que lo llevó por Argentina, Chile y Perú.

Varios funcionarios del gobierno y legisladores acompañaron a la jefa de Estado durante esta ceremonia en la que también participaron jóvenes y estudiantes.

Entre los funcionarios se destacó la presencia del Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; el Ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo; el titular de la cartera de Defensa, Agustín Rossi; el secretario General de la Presidencia, Eduardo ‘Wado’ de Pedro, y el secretario de Legal y Técnica de la Casa Rosada, Carlos Zanini.

También estuvieron el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli; el titular de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez; el senador nacional Juan Manuel Abal Medina y el diputado Carlos Kunkel.

Por su parte, Wado de Pedro, sostuvo que “el mejor homenaje que recibió hoy el Libertador es la multitud que salió a la calle a acompañar el desfile que trasladó su sable hasta el Museo Histórico”.

“Es un símbolo para todos los argentinos de la lucha del General San Martín por la soberanía, la libertad y la integración de América Latina”, remarcó.

El cortejo patrio que trasladó el sable corvo hacia el Museo Histórico Nacional se convirtió en una verdadera fiesta popular desde que partió del Regimiento de Granaderos por la mañana acompañado por la guardia de esa tradicional unidad militar que fundó San Martín.

Los granaderos rindieron un homenaje a su paso a los soldados caídos en la Guerra de Malvinas y luego llegaron hasta la Catedral Metropolitana, donde el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, bendijo el sable.

“San Martín representó en su máxima expresión los reclamos de libertad e independencia de nuestro país y destacó que su sable fue desenvainado únicamente “en las batallas de independencia de América del Sur, para gloria de nuestro pueblos”, señaló Poli al administrar este rito de la Iglesia.

Sobre el relicario donde descansas los restos del prócer, Poli deseó que “el encuentro entre el padre de la patria y su noble arma produzca la paz, reconciliación, justicia y progreso respetando la voluntad y legado de quien hoy evocamos”.

La jornada se vio marcada desde temprano por la emoción y el colorido de niños que agitaban banderas argentinas y saludaban el paso el cortejo del sable, que se abrió paso a lo largo del extenso recorrido entre las miles de familias que salieron a festejar una nueva jornada de las actividades por la Semana de Mayo.

Todo se inició pasadas las 11 con el desfile en el Regimiento de Granaderos a Caballo, desde donde partió el desfile patrio con la cureña, acompañado por el ministro de Defensa, Agustín Rossi, en un recorrido que alcanzó las calles Luis María Campos, Bullrich, avenidas del Libertador, Leandro Alem, Rivadavia, Bolívar, Yrigoyen, Paseo Colón, hasta llegar a Parque Lezama.

Posteriormente, luego de que la Fanfarria del Alto Perú ejecutó la Marcha de San Lorenzo, el cotejo inició el último tramo en su marcha hacia el Museo Histórico Nacional, en Parque Lezama.

Minutos antes de las 14, el sable llegó al Museo Histórico Nacional, donde era aguardado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien poco después -en una ceremonia transmitida por cadena nacional- lo depositó en su destino final, en una vitrina del Museo.

La Jefa de Estado fue quien dispuso, a través del decreto 843/2015 publicado días pasados en el Boletín Oficial, el traslado del sable corvo del Libertador al Museo Histórico Nacional.

 

Fuente/Autor Agencia Telam

Agencia Telam

Agencia Oficial de Noticias de la República Argentina (www.telam.com.ar)

Ver otros artículos de Agencia Telam

Comentarios sobre esta nota: