NTI

Desafíos en la Distritación Electoral en Río Negro: Viedma, la primera en el país

De NTI. El 5 junio, 2016. En Actualidad, Opinión. Tema: . 368 Vistas

En el marco del gran desafío que representa para Río Negro la implementación de la Distritación Electoral en su territorio, el proceso llevado a cabo por el Poder Ejecutivo Municipal de Viedma, a través de su Junta Electoral, constituyó la primera experiencia Nacional en este sentido y resultó ampliamente exitosa.

Se trata de un éxito medido más allá de lo cuantitativo, logró aumentar la asistencia electoral en más de 8% de los empadronados (un 62,70 % votó en la elección municipal de 2013 utilizando el sistema tradicional, mientras que en 2015 lo hizo el 70,8% utilizando el denominado Voto Parroquial), sino también desde lo cualitativo en tanto la gestión del propio proyecto y la participación de todos los actores involucrados (CNE, DINE, ALTEC, Ministerio de Gobierno de Rio Negro y Partidos Políticos) se desarrollo con un profundo respeto a las organizaciones sociales y políticas existentes, a pesar de las dificultades que esto implica.

La Distritación llevada a cabo en la capital rionegrina se basó en la utilización de la herramienta tecnológica de la de “georeferenciación”, que en contexto electoral se refiere al proceso de asociar a los electores y sus residencias, con las áreas geográficas específicas, para facilitar el proceso de votación.

La georeferenciación cumplió el rol facilitador en el proceso electoral, aportando las coordenadas precisas para la división de los 22 circuitos electorales. Este tipo de distritacion netamente operacional, se refiere a todos los tipos de zonificación que abarca el registro y al proceso involucrado en la precisión domiciliaria de los ciudadanos; las actividades tales como la asignación de materiales electorales; y el diseño de las rutas y centros de votación.

El modelo de Distritación utilizado fue el “no competitivo”, que responde a la alternativa del gerrymandering positivo (proceso legal basado en la constitución de lo que se conoce como comunidades de interés), para ser capaz de llevar a cabo sólo grupos únicos que pueden ser delimitados, y que son aquellos grupos posmodernos que están situados geográficamente; constituidos por formas de auto representación, como las comunidades barriales; y que tratan a cada uno de los individuos como miembro de una comunidad específica.

Esta visión se contrapone al otro supuesto basado en la idea primordial del individualismo liberal. Desde esta perspectiva, es fundamental garantizar que el votante, en términos individuales, se encuentre en un entorno geográfico que no esté sesgado ni condicionado por cualquier tipo de efecto territorial. El votante no es considerado como miembro de algún grupo, a través del distrito único de Viedma y su respectivo corte alfabético, utilizado en las elecciones anteriores al 2015.-

Dentro de las limitaciones de la distritación, se tomaron los criterios institucionales que incluyen el ajuste de los limites de los distritos de áreas políticas pre-existentes y los distintos tipos de “organizaciones políticas“, siendo éstas las delimitaciones y ejidos de las actuales juntas vecinales de Viedma.

En Río Negro están las condiciones dadas para contar con una buena Distritación. Debería hacerse en todos aquellos lugares donde el eterno, y ajeno a esta cuestión, problema de los ejidos colindantes lo permita. Para el caso donde esta situación no estuviera resuelta, habría que implementarlo “Pretorianamente”. Es decir que, como es una circunstancia extraordinaria no contemplada en el Código Electoral Nacional (es una interpretación judicial de un hecho extraordinario que no está en la Ley para que nos permita resolver), hay muchos electores que votan en los comicios nacionales que son de distrito único, que después no pueden votar en las locales.

Para citar un ejemplo, los electores de Viedma que habitan en la zona de ruta que lleva al Balneario El Cóndor, quedaron excluidos en la última elección. En casos como estos, el tribunal electoral debe hacer una interpretación “Pretoriana” o la Legislatura debe crear una ley que habilite al Tribunal Electoral Provincial a hacer una interpretación que no permita que un resultado de mejora para todos, excluya a algunos, para citar otro ejemplo el caso de las Comisiones de Fomento en Río Negro donde lo que correspondería hacer es, quirúrgicamente, sin el gerrymandering, habilitar un procedimiento especial y que el Tribunal Electoral Provincial pueda determinar la adición de los votos del lugar que más impacto tengan sobre la vida cotidiana de la gente, ya que están afuera de cualquier jurisdicción municipal o comunal pero sin embargo seguramente son influidos más por uno que por el otro.

En este sentido, hay que remarcar los criterios de ampliación y profundización. Profundización es que más personas puedan participar de más cantidad de decisiones democráticamente. Pero ampliación implica que más personas puedan votar y no que dejen de hacerlo. Y la redistritación muchas veces permite que personas muy alejadas, que con sistema tradicional no pueden votar por cuestiones físicas, voten. Por lo tanto, es una cuestión de ampliación de derecho.

Hay que volver a los principios liminares de la democracia, que es participación respecto de aquello que impacta sobre mí: si yo pago los impuestos para un lugar, ahí debo participar.

En Argentina, como la cuestión electoral está preocupantemente del lado nacional, se ha ignorado el impacto que tiene la redistritación en las cuestiones locales. Por suerte en Viedma, cuyas experiencias hay que contarlas y describirlas en todo el país, han llamado la atención sobre la importancia de esto y fundamentalmente lo beneficioso que resulta para el ciudadano en términos de accesibilidad para ejercer el derecho al voto.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: