NTI

El día después de mañana (editorial)

De NTI. El 21 noviembre, 2015. En Argentina, Destacado, Opinión, Política. Tema: , . 477 Vistas

Este domingo 22 de noviembre los argentinos concurriremos a las urnas a decidir quien será el sucesor de Cristina Fernández de Kirchner al frente del gobierno nacional en el periodo 2015-2019. La pregunta ya no es quien ganará el ballotage sino que pasará a partir del día siguiente de él.

Tal como lo hemos venido reflejando en este medio en el último año, el gobierno que se va agotó todas las reservas. No solo las económicas sino también las políticas y especialmente las morales.

El gobierno que asuma a partir del 10 de diciembre se encontrará con un Banco Central literalmente vacío. Lleno de papelitos representados en swaps chinos y letras del tesoro nacional de difícil cobrabilidad.

Llámese Daniel Scioli o Mauricio Macri, el nuevo presidente deberá encarar un plan de atracción de divisas y de vuelta a la acumulación de reservas que tan eficazmente había iniciado el gobierno de Néstor Kirchner pero que no pudo ni supo mantener el gobierno posterior de su esposa.

Esos dólares tan necesarios para reactivar la economía argentina, saben los postulantes al ‘sillón de Cristina’, se encuentran en 2 lugares: en los colchones de los argentinos y en el mercado internacional.
Se cree que solamente en poder de particulares y empresas argentinas, fuera del circuito oficial, ya sea en cajas fuertes, inversiones en el exterior o literalmente debajo del colchón hay más de 200 mil millones de dólares.
Con el 20% de ellos cualquiera de los dos candidatos sería Gardel y comenzaría su gobierno con el pié derecho.
Esos 40 mil millones alcanzarían para abrir el cepo cambiario y mantener el valor de la moneda estadounidense en el orden de los 10 a 12 pesos por dolar; y para facilitar muchas de las importaciones que hoy están frenadas por ineficacia del gobierno actual y que ya afectan fuertemente a la producción industrial, tales como las autopartes y metalmecánica, por ejemplo.
Abrir el comercio exterior argentino es fundamental para volver al superávit comercial de épocas pasadas ya mencionadas aquí, que traerían divisas genuinas a nuestras reservas,
Estas dos medidas: apertura del cepo y del comercio exterior, inyectaría ‘buena onda’ en el mercado interno incentivando a los chacareros a liquidar sus cosechas hoy ‘encanutadas’ en silo bolsas en los campos y a las empresas a liquidar los verdes ‘amarrocados’ invirtiendo en sus fábricas y/o en nuevos emprendimientos para aumentar su producción. Y si se aumenta la producción habrá más oferta y cuando aumenta la oferta para satisfacer la demanda la inflación baja.

El otro gran tema económico tiene que ver con equilibrar la balanza contable y tratar de volver al superávit fiscal que supo comandar las acciones del fallecido ex presidente Nestor Kirchner.
Tema bravo éste porque más del 75% del actual déficit fiscal es producto del pago de subsidios a la energía: gas y especialmente luz van a sufrir, gane quien gane, indefectiblemente aumento de tarifas.
Huelga decir en este aspecto que las tarifas ya están siendo ‘readecuadas’ en algunas ciudades y segmentos sociales. Por caso, en la ciudad de Bahía Blanca ya se registran desde el bimestre anterior, aumentos de hasta el 500% en el cuadro tarifario, tal como se observa en las siguientes imágenes de un usuario del barrio ‘Mapu’ de esa ciudad.

Con lo cual, gane quien gane la elección, el proximo presidente ya asume con aumento de tarifas en los servicios públicos, heredada del gobierno que se va.

Como se ve, son cosas buenas y no tan buenas que necesariamente pasarán. La pregunta es ¿Se puede conseguir esa plata prestada?¿se puede abrir el cepo sin mayores inconvenientes contra los salarios y la inflación? ¿se pueden ajustar las tarifas de los servicios sin que ello afecte el bolsillo de la gente de menos recursos? … Si, se puede! contestaría uno de los candidatos, tal vez el que más chances tiene de ganar según todas las encuestas efectuadas y las conversaciones medidas en Internet.

Gane quien gane esa plata deberán ir a buscarla a los organismos internacionales de crédito como el BID, el BM y otros. Quienes la prestarían a cambio de una y solo una cosa: terminar de arreglar el problema de la deuda externa argentina, los holdauts. Que no son sólo los fondos buitres que le han hecho y ganado juicios a la argentina, sino también los ‘Me Too’ y otros que se han mantenido tranquilos, pero que no por ello dejarán de reclamar lo que se les debe.

En síntesis, a partir del próximo lunes se viene un gobierno que pondrá en caja a la economía argentina: negociando con Griesa el pago de los juicios en New York, pidiendo plata prestada al exterior, abriendo el cepo, liberando el comercio exterior, como las medidas mas destacadas de una batería que además, necesariamente incluirá la reforma de la carta orgánica del BCRA para devolverle la autonomía quitada por el kirchnerismo, la reforma del INDEC para devolverle la seriedad y garantía de veracidad quitada por el kirchnerismo, y con esas dos medidas se asentarán las bases para poder empezar a combatir la inflación.

Ninguno de los dos candidatos es un ‘loquito de la guerra’ que saldrá con un ‘martes 13’ pateando el tablero. Ambos saben que si hace bien las cosas el estertor del cambio será rápidamente asumido y sobrellevado por el pueblo argentino y a más tardar a fines del año próximo o inicios de 2017 podrán empezar a usufructuar los beneficios.

También ambos saben que no tienen ‘la vaca atada al palenque’ como lo supo tener el gobierno kirchnerista luego de la victoria por el 54% de los votos en 2011.
Cualquiera sea el próximo presidente contará con el real apoyo de solo 1/3 del electorado y no tendrá mayoría ni quorum en Diputados, con lo cual deberá ‘negociar’ con los opositores todas las medidas que necesite aplicar.

Necesariamente entonces el próximo gobierno será un gobierno de diálogo y consensos. Y en ese sentido, diametralmente opuesto al actual que se ha pasado todas las instituciones por encima a fuerza de hacer valer ese 54% de votos mencionado anteriormente.
El próximo gobierno negociará también con los gobernadores para conseguir apoyo en el Senado de la Nación. Ya no los tendrá sometido al látigo y la chequera kirchnerista.
Pero además el próximo gobierno negociará con todos los sindicatos y no solo con algunos. Sabe que debe evitar los conflictos y tener a los trabajadores ocupados dentro de las fábricas y oficinas, no en la calle manifestando.

Pero además de la restitución de la reserva económica y política, el próximo gobierno deberá recomponer la reserva moral.

Tanto que gusta a los oficialistas comparar a Macri con De la Rúa, recordamos aquí que el gobierno de la Alianza no cayó de un día para el otro el 19 al 20 de diciembre de 2001. Ese gobierno,. que había llegado al poder a purificar el gobierno de la corrupción menemista, empezó a caer el día que un periodista desnudó las ‘coimas en el senado’ que se habían pagado con dineros reservados desde la SIDE para conseguir una nefasta reforma laboral.
Allí el pueblo descubrió que tenía un gobierno corrupto. Y lo había votado justamente para sea lo contrario a eso.
Luego vinieron la renuncia del vice presidente, los errores económicos que llevaron a un fuerte ajuste y la pérdida de las elecciones de medio tiempo que aceleraron la caída del gobierno, pero el hueso ya estaba gangrenado desde aquel acto de corrupción.

El próximo gobierno deberá ser inflexible con la corrupción concomitante, pero también anterior.
Estará llamado a negociar con la oposición los puestos de control del estado, la independencia de la Justicia y la conformación de la nueva Corte Suprema.
pero también a facilitar la investigación de las decenas de denuncias por corrupción del actual gobierno: Ciccone, Hotesur, Austral Construcciones, YPF, Aerolíneas, etc.

En conclusión, gane quien gane el Ballotage, el día despúes de él inicia una nueva etapa en argentina. Una etapa de cambios profundos en el sistema político, económico y moral del país.

Mucho diálogo. Libertades con muchas responsabilidades. Estabilidad. Y justicia. Es lo que esperamos venga el día después de mañana.

 

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: