Infobae .com

El MIT, en busca de mentes brillantes argentinas

De Infobae .com. El 24 Agosto, 2014. En Especiales. Tema: , , . 370 Vistas

La publicación de la universidad norteamericana, MIT Technology Review, distingue año a año a jóvenes cuyos trabajos plantean soluciones a problemas actuales en el concurso Innovadores menores de 35. A poco de realizarse la tercera edición argentina, Infobae habló con tres ganadoras locales del premio en 2012 y 2013 sobre sus iniciativas.

Incidir de forma positiva y significativa en la marcha del mundo es una ambición que muchos tienen, pero que tan solo unos pocos llegan a traducir en una realidad concreta. En un gran número de ocasiones, ese objetivo va perdiendo fuerza a medida que surgen nuevos desafíos o posibles desvíos y acaba por desdibujarse en una nebulosa.

Con su concurso anual de Innovadores menores de 35, el MIT Technology Review en español, la publicación del Massachusetts Institute of Technology, de los Estados Unidos, busca reconocer precisamente a quienes con sus iniciativas o emprendimientos se inscriben en esa línea transformadora y que buscan aportar soluciones a necesidades concretas.

Desde 1999, el MIT Technology Review selecciona año a año en su concurso Innovadores menores de 35 a jóvenes innovadores de los Estados Unidos, Europa, Asia, América Latina, quienes, a la vanguardia tecnológica, a través de su trabajo dan solución a los problemas que afectan a nivel mundial y que muestran un gran potencial de desarrollo para las próximas décadas.

La distinción se otorga a jóvenes de la Argentina y Uruguay desde 2012 y hasta comienzos de septiembre está abierta la convocatoria para que los innovadores argentinos presenten sus iniciativas para la tercera edición local del concurso.

El objetivo, según detalló Pedro Moneo, director de la edición en español y portgués de la publicación, a Infobae es “encontrar trabajos fascinantes, inspiradores y nuevos capaces de revolucionar el mundo de la tecnología y los negocios en un futuro próximo” que a su vez tengan “un impacto, relevante para la sociedad en su conjunto”.

El MIT Technology Review distinguió en el pasado a los desarrolladores de productos que hoy resultan nombres familiares, como Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, o Sergey Brin, cofundador de Google, así como al premio Nobel de física Konstantin Novoselov, pionero del grafeno, material considerado como el futuro para la informática y la electrónica.

¿Qué hace falta para ser un innovador según el MIT TechnologyReview? Para Moneo, una de las características clave es la creatividad: los candidatos deben ser creativos a la hora de buscar soluciones a problemas concretos y actuales.

El director de la publicación del MIT en español además remarca el ingenio y “la osadía” de los ganadores: “Son personas que asumen retos, con un continuo sentido de superación, para conseguir sus proyectos”. “Sonvisionarios y pioneros que exploran nuevas fronteras y anticipan cómo la tecnología puede mejorar la calidad de vida”, agrega.

Moneo destaca que muchos de los ganadores, en especial los de América Latina, tienen un perfil “muy social” y que “con sus proyectos se enfocan en mejorar la calidad de vida de las comunidades en las que viven y extender las oportunidades”.

A la hora de evaluar los trabajos, el MIT Technology Review toma en cuenta principalmente el impacto social y económico que puedan tener. Es fundamental “que puedan cambiar de forma significativa la manera de vivir, trabajar o incluso el funcionamiento de las organizaciones”.

Pasado, presente y futuro: Innovadores 2014 y ganadores anteriores

Las directrices enumeradas por Moneo serán también las que guiarán la elección de los 10 innovadores de menos de 35 años en la edición 2014 del concurso en la Argentina y Uruguay, cuya convocatoria para presentar proyectos cierra el próximo 2 de septiembre. Los ganadores se anunciarán en noviembre.

Los innovadores elegidos por el MIT Technology Review pertenecen a distintas disciplinas: Biotecnología y medicina; Hardware electrónico; Energía; Internet y web; Nanotecnología y materiales; Software; Telecomunicaciones y Transporte.

Dentro de estos rubros, cada candidato aporta su visión personal y su proyecto particular para lograr el objetivo global de tener un impacto significativo en la marcha del mundo. Así, los trabajos de los innovadores premiados en las ediciones locales de 2012 y 2013 abarcan desde materiales para prótesis óseas de bajo costo hasta plataformas de video online e instrumentos médicos conectados a la nube.

Geraldine Gueron, Julieta Cabello y Rebeca Hwang, innovadoras de 2012 y 2013, explicaron a Infobae los trabajos por los que fueron distinguidas por la publicación.

Nuevos cultivos para una población en crecimiento

0011444088

Además de ser una de las innovadoras argentinas de la última edición del concurso de MIT Technology Review, Julieta Cabello fue distinguida como Innovadora del Año en la edición 2013 de la entrega de premios. Licenciada en Biotecnología en la Universidad del Litoral y doctora en Ciencias Biológicas, en la actualidad se desempeña como investigadora asistente del Conicet en el Laboratorio de Biotecnología del Litoral.

Durante su doctorado, Cabello, de 31 años al momento de recibir el galardón, estudió en detalle el funcionamiento de un gen específico de girasol, al que llamaron HaHB1. “Para dilucidar la función de este gen, transformamos plantas de Arabidopsis thaliana que lo expresen de forma constitutiva (es decir, en todo momento y en toda la planta)”, explica.

Según pudieron observar la experta y el equipo del laboratorio, estos nuevos cultivos transgénicos presentaban una alta tolerancia a condiciones climáticas adversas, como temperaturas bajas, sequía o elevada salinidad en comparación con plantas no transformadas. Notaron además que las plantas creadas durante el experimento eran capaces de producir una mayor cantidad de semillas.

“Estas características hicieron de HaHB1 una herramienta con un alto potencial biotecnológico”, destacó Cabello, cuyos descubrimientos podrían utilizarse para generar variantes de otras semillas, como soja, trigo o maíz resistentes, lo que se presenta como una potencial alternativa en la producción de alimentos para una población mundial en constante crecimiento.

“Hoy en día, HaHB1 está protegido intelectualmente a través de una patente de invención y la misma se encuentra licenciada a empresas multinacionales que se encargan de transformar diferentes cultivos de interés agronómico y realizar los ensayos a campo para que finalmente estas semillas puedan salir al mercado”, añadió.

Cabello afirma que es fundamental no solo tener “una idea creativa”, sino también que intente “cubrir un espacio único” a la hora de encarar una iniciativa de este tipo. Destaca también la importancia de plantearse objetivos claros e “ir cumpliéndolos paso a paso”, así como de tener “confianza en el proyecto y perseverancia para lograr los objetivos a largo plazo”.

Para Cabello, el haber obtenido la distinción es relevante no solo a nivel personal, sino también para reconocer el trabajo que se hace en la Argentina. “Me parece muy importante que se dé a conocer el nivel de ciencia que tenemos en el país y que este tipo de trabajos haya sido desarrollados con profesionales que nos formamos en estas universidades”, consideró.

Asimismo, añade: “El nivel de ciencia que se realiza en Argentina ha mejorado considerablemente comparado con años atrás. El Gobierno está invirtiendo en ciencia y tecnología y eso se nota en la calidad y cantidad de científicos que trabajamos diariamente en este país, en la calidad de trabajos que se publican en revistas internacionales de altísimo nivel, en la capacidad de generar aplicaciones a la ciencia básica, entre otros”.

Un impulso para start-ups

0011444074

Rebeca Hwang, de origen coreano, llegó a la Argentina a los seis años y a los 18 partió hacia los Estados Unidos para estudiar Ingeniería Química en el MIT. Continuó con estudios de doctorado en Teoría de Redes Sociales en la Universidad de Stanford. Fue distinguida como innovadora argentina en la categoría de internet en 2012 y además, fue seleccionada como innovadora global ese año.

Hwang, de 35 años, fue premiada por el MIT Technology Review por la creación de YouNoodle, una empresa que busca impulsar nuevos emprendimientos conectando emprendedores con inversores. Fue fundada en 2007 en conjunto con Torsten Kolind y tiene sede en San Francisco, California.

“YouNoodle es una plataforma tecnológica que conecta a emprendedores con recursos que proveen los inversores y las grandes compañías a través de concursos y convocatorias. Es una máquina que escala el volumen de las conexiones entre los emprendedores y aquellos quienes tienen recursos para ellos”, detalla. El proyecto, señala, fue producto de una “pasión por crear más meritocracia en el mundo de las start-ups”.

La plataforma busca ser una herramienta para acercar compañías –de la talla de Microsoft y Amazon–, universidades, gobiernos y ONG con emprendedores, con el objetivo de impulsar iniciativas para crear productos y servicios novedosos, minimizando riesgos y optimizando las maximizando las posibilidades de éxito.

Tiene también un programa especial para ayudar a start-ups en sus estadios iniciales. Sobre estos emprendimientos tech, destaca la importancia de que “resuelva un problema real, no conceptual” para que sean exitosas.

Sin embargo, YouNoodle no fue el único emprendimiento de Hwang. Antes de la fundación de la start-up, Hwang enfocó sus esfuerzos a mejorar la distribución y llegada de agua potable en distintos puntos del mundo.

Con ese objetivo, viajó a Nicaragua y de vuelta a la Argentina, donde estudió cómo mejorar el sistema de suministro de agua potable. En esta línea, además creó Cleantech Open (CTO), un programa para impulsar desarrollos e iniciativas en ese campo, cuyos “egresados” reunieron más de u$s600 millones para la causa.

Para Hwang la pasión es un ingrediente clave en la consecución de un emprendimiento: “Yo creo que un emprendedor tiene que tener una pasión casi obsesiva por un problema o solución. Tiene que sentir que el emprender no es una opción, sino el único camino a seguir en su vida”.

Asimismo, resalta que “el espíritu emprendedor” es “uno de los principales factores de la innovación”, al tiempo que remarca la importancia de tener “mucho ingenio”, “una actitud oportunista (lo que crea la ‘suerte’ en el emprendimiento) y persistencia casi delirante”.

Sobre el panorama de start-ups en el país, la cofundadora de YouNoodle, que en su faceta de inventora tiene tres patentes registradas a su nombre, señala: “El emprendedor argentino es muy talentoso: tenemos el espíritu en la sangre. Somos creativos, tenaces y tenemos mucho talento técnico. Si podemos aplicar las políticas apropiadas para facilitar la vida del emprendedor en el país, tenemos un futuro muy atractivo”.

“Siempre me vi como una emprendedora y una tomadora de riesgos”, señalaba Hwang poco después de crear YouNoodle a la edición norteamericana del MIT Technology Review. “Ahora estoy tratando de ayudar a otros jóvenes innovadores a cumplir sus sueños”.

Una base de datos abierta para ayudar a la salud

0011449144

Geraldine Gueron es doctora de la UBA en el área de Química Biológica e investigadora asistente del Conicet. Recibió numerosas becas y premios, tanto en la Argentina como en el exterior, relacionados con sus estudios en el área oncológica. Se especializó en el estudio de la inflamación en la progresión del cáncer de próstata. Fue una de las ganadoras argentinas de 2013 del concurso del MIT.

En 2010 lanzó junto a Daniel Nofal (creador de IPLAN) Wikilife, una iniciativa sin fines de lucro que tiene como objetivo principal “ser la fuente más grande colaborativa y fidedigna de información de salud y estilo de vida del mundo, y así ayudar a toda la población a mantenerse sana”.

“Wikilife.org tiene un objetivo principal: la recolección, análisis y difusión de dicha información de las personas para permitir avanzar en nuestra comprensión sobre la salud humana”, explica Gueron, a la vez que detalla que se trata de una “plataforma abierta que busca integrar diferentes datos de salud y estilo de vida, aprovechando las nuevas tecnologías para el análisis y visualización de los mismos”.

Con el programa DataDonors, las personas pueden donar a la comunidad científica datos anónimos sobre su salud y estilo de vida –desde qué comen hasta qué enfermedades padecen y su estado de ánimo– que se recopilan desde casi una veintena de redes sociales, plataformas web, aplicaciones para dispositivos móviles utilizados por los donantes.

“DataDonors obtendrá, por ejemplo, la fecha de nacimiento que figura en Facebook o LinkedIn, la información del perfil genético que ofrecen empresas como 23andMe, datos sobre hábitos alimentarios procedentes de FatSecret, o sobre el estado de ánimo, introducidos en MoodPanda”, relata.

De esta forma, la iniciativa de Gueron busca abastecer a la comunidad científica con una gran base de datos sobre salud y estilo de vida de la población mundial, de modo que esa información estadística pueda ser utilizada por investigadores para buscar soluciones y plantear nuevas hipótesis a problemas en el campo médico. Configura además un paso hacia una medicina más personalizada.

La iniciativa es también una forma de que los propios donantes alcancen una visión más completa y comprensiva de su salud a través de las métricas que donan, permitiéndoles tener una idea acerca de las consecuencias derivadas de sus hábitos de salud.

Al ser premiada por el MIT Technology Review por su iniciativa (que ya cuenta con casi 3 millones de entradas donadas), Gueron ponía como ejemplo cómo la psiquiatría podía beneficiarse de un programa como DataDonors, al utilizar datos basados en “miles de millones de reportes” en lugar de utilizar la información de “un manojo de personas que ellos conocen”.

“Nosotros soñamos con integrar los datos de toda la humanidad para que los investigadores que están por el mundo puedan realizar descubrimientos extraordinarios, todos los días. Y quién sabe: tal vez uno de estos descubrimientos salve a sus padres, a ustedes o a sus hijos en un futuro no tan lejano. Poco importa si logramos nuestro objetivo, pero mi equipo y yo tendremos siempre el enorme privilegio de haber intentado lo imposible”, sostiene.

Para Gueron es fundamental la perseverancia y la pasión a la hora de encarar una iniciativa de la magnitud de Wikilife: “Cuando inicialmente arrancamos con el proyecto la gente nos decía ‘¿por qué vas a gastar tu tiempo, tu esfuerzo, en un proyecto tan difícil?’ Siempre hay gente que piensa así, pero si tienen pasión por algo, si quieren contestarse una pregunta y pueden intentarlo, les cuento que vale la pena hacerlo”.

 

Fuente/Autor Infobae .com

Infobae .com

Diario Digital de la ciudad de Buenos Aires (www.infobae.com)

Ver otros artículos de Infobae .com

Comentarios sobre esta nota: