NTI

El regreso de Cobos y los roles de Macri, Scioli, la UCR y el cristikirchnerismo

De NTI. El 12 mayo, 2012. En Argentina, Política. Tema: , , , . 953 Vistas

Los datos que revela una encuesta de intención de voto realizada recientemente en Mendoza sugieren que si fuese el candidato radical para diputado, Cobos podría obtener un resultado superior a los 45 puntos porcentuales. Con estos números, el ex vicepresidente podría ser una amenaza real para el proyecto de Mauricio Macri. Claro que para eso tendría que obtener el acuerdo de una UCR que no encuentra su rumbo, que sigue plagada de divergencias y que no logra salir de la agenda política del Gobierno Nacional

Podría parecer casi ocioso especular hoy, en estos días de hegemonía K, con un futuro significativo para la carrera política de Julio Cobos. Una carrera que parecería haber seguido un camino de lenta extinción después de su voto “no positivo”. Pero los datos que revelan una encuesta de intención de voto realizada recientemente en la Provincia de Mendoza sugieren que Julio Cobos, si fuese el candidato Radical para la Diputación Nacional por esa provincia obtendría el 38.9% de todos los sufragios. Si se considera que este guarismo se registra en un escenario que aun muestra un 14.9% de indecisos, el Ex vicepresidente podría obtener un resultado superior a los 45 puntos porcentuales.

Este resultado en las legislativas del 2012 se constituiría en la única victoria del Radicalismo en el País ya que en los restantes distritos ese partido centenario tiene escasas chances de una victoria. Semejante triunfo le otorgaría al Ex vicepresidente un lugar de hegemonía indiscutible en el universo Radical. Podría ser así el candidato de ese partido para la elección presidencial del 2015. Claro que para que eso suceda el radicalismo debería reencontrarse asimismo con una voluntad de triunfo que a la fecha no parece tener.

Pero también, Cobos, seria el articulador mas legitimado para construir una propuesta electoral de centro progresista con fuerte apelación entre los referentes ideológicamente refractarios al Macrismo. Es decir Stolbizer, Solanas, Binner. Este Último, sin verdaderas posibilidades de construir un aparato electoral nacional equivalente al que desde siempre dispone el Radicalismo, podría ser tentado con un segundo lugar en la formula.

La medición de referencia releva un escenario de Interna Abierta Obligatoria en donde el PD de Mendoza sumaria, con las candidaturas de Luis Rosales (15.1%) y de Omar de Marchi (6.9%) un total de 22%; el oficialismo provincial con las candidaturas de Alejandro Abraham (14.6%) y de Jorge Tanus (4.4%) un total de 19% y el Radicalismo con las candidaturas de J. Cobos (38.9%) y de A. Camerucci (2.3%) un total de 41.2% mientras que el peronismo federal de la mano de E.Tomas obtendría el 2.9%.

Esta variación respecto de los resultados del 2009 señala un crecimiento del Radicalismo en favor del PD que en esa elección alcanzo el 14% y ratifico este nivel de adhesión en las provinciales del 2011 cuando registro casi 17% de todos los sufragios.

Este escenario, donde se disputan cinco bancas nacionales, podría modificarse ligeramente si la alianza del 2011 entre el PD y el Peronismo Federal se repitiese sumando entre ambos el 24.9%. La intención de voto actual del oficialismo no debería, sin embargo, considerarse definitiva ya que sus posibles candidatos aun no han sido siquiera mencionados como tales y restarían aun un 15% de indecisos que podrían reforzar la oferta del oficialismo representado en la Presidenta Cristina Kirchner.

No es en absoluto novedoso decir que Cobos tiene una altísima penetración y aprobación en su provincia natal, recordemos que en las elecciones legislativas del 2009, tras el voto “no positivo”, su partido obtuvo en esa provincia más del 50% de los sufragios. Lo que aun parecería no haberse registrado es que el ex vicepresidente podría convertirse en el challenger del oficialismo desplazando de ese lugar a M. Macri que enfrenta un dilema de hierro. Este necesita un triunfo contundente en su propio distrito, la CABA, en las legislativas del año próximo, pero al mismo tiempo necesita legitimar algún resultado significativo a nivel nacional. Su apuesta hoy parece concentrarse en cinco distritos que suman más del 75% del padrón: CABA, Provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza. Pero esto lo obliga a jugar su mejor figura, Gabriela Michetti, en la Provincia y descuidar la CABA que es el distrito donde necesita un triunfo rotundo para legitimarse. Sus candidatos alternativos hoy no parecerían garantizarle ese triunfo en la Capital. Pero no es menos cierto que el cristikirchnerismo sigue sin tener un candidato con penetración capitalina y la UCR menos aún.

Así, con un Macri de resultados electorales discretos y un Julio Cobos legitimado como el único radical victorioso en su distrito, sumados a la dificultad de origen ideológico que encontraría Macri para construir una alianza con los sectores centro progresista que mencionamos arriba; le darían a Cobos una oportunidad única para constituirse en el referente de privilegiado de la oposición. Esto no ha sido señalado aun, creemos, por ningún análisis. Pero Cobos podría ser una amenaza real para el proyecto Macrista, una amenaza que por ahora es aun silenciosa.

Macri es, hoy por hoy, el referente opositor mejor posicionado frente al cristikirchnerismo. El radicalismo sigue en un devaneo interior que le impide construir o cerrarse disciplinadamente en derredor de un candidato y, aunque Cobos, pareciera serlo, lo cierto es que el radicalismo no encuentra la melodía que los reúna. Ahora bien, todo esto puede terminar si el candidato del peronismo es Daniel Scioli. Este, aún dentro de su evidente conservadorismo, tradicional a vastos sectores del justicialismo, representa un estilo que le permite sostener sectores internos de centro izquierda en el marco del movimientismo propio del PJ. Así, el problema de Scioli no es ni Macri ni Cobos, es Cristina.

Fuente: PdEqDigital.com

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: