NTI

El senado solicita la reglamentación del sistema de prevención integral de eventos por muerte súbita en espacios públicos y privados de acceso público

De NTI. El 26 septiembre, 2016. En Actualidad, Argentina, Política, Río Negro. Tema: , . 217 Vistas

Capital Federal.- El proyecto fue presentado por Senadora Magdalena Odarda (Frente progresista CC ARI), solicitando la reglamentación de la ley 27.159. Referida al sistema de prevención integral de eventos de muerte súbita en espacios públicos y privados de acceso público a fin de reducir la mortalidad de origen cardiovascular.
Expresó que “Lamentablemente, a la fecha aún no se ha avanzado con la reglamentación de esta norma tan importante por lo cual presente este proyecto. Asimismo, creemos que los cuarteles de bomberos cumplirían un rol crucial, ya que estarían disponibles las 24 horas, los 365 días del año con personal calificado para su uso y con posibilidad de transporte inmediato. En este sentido, entendemos de vital importancia que en la reglamentación se prevea la colocación y utilización de los DEA –desfibrilador externo automático- en cuarteles de bomberos, autobombas y/o unidades de rescate”.
La senadora rionegrina fundamentó que ve la necesidad del uso de desfibriladores externos automáticos por parte de los primeros encargados de la seguridad pública, con el fin de incrementar las tasas de supervivencia del paro cardiaco súbito extra hospitalario, en aquellos lugares públicos que exista una posibilidad de presenciar un paro cardiaco.
La muerte súbita cardiaca ocurre cuando la actividad del corazón cesa en forma abrupta e inesperada a raíz de un “problema eléctrico”, generado por un desorden del ritmo cardiaco llamado Fibrilación Ventricular (FV) que al evitar que se cumpla la acción de bomba del corazón impide que éste lleve sangre y oxígeno al resto del cuerpo. Este “caos cardiaco”, una vez instalado, solo puede ser revertido con el uso de equipos que generan una descarga eléctrica llamados desfibriladores.
En el país, se estima que ocurren unas 30 mil muertes súbitas por año, es decir una cada veinte minutos, según datos de la Fundación Cardiológica Argentina.
En virtud de este número significativo de víctimas una de las estrategias elegidas para revertir o disminuir el impacto de este problema de la salud pública es optimizar el funcionamiento de la llamada cadena de supervivencia, que define cuatro eslabones básicos:
1º) Detección precoz de las señales de alarma y pedido de ayuda al sistema de emergencias.
2º) Comienzo inmediato de las técnicas de resucitación cardiopulmonar.
3º) Desfibrilación precoz.
4º) Llegada en el menor tiempo posible del sistema de emergencias.
Una ruptura en cualquiera de los cuatro pasos de la cadena de supervivencia compromete la oportunidad de sobrevivir de la víctima.
Sin embargo, la desfibrilación temprana se reconoce como el paso más crítico ya que con ella se restaura el ritmo cardíaco resucitando a la víctima de la muerte súbita. Esto es crucial ya que luego del desafortunado suceso, por cada minuto de demora en la desfibrilación se pierde un 10% de posibilidad de sobrevivir.
La ley 27.159 denominada Muerte Súbita, Sistema de Prevención Integral, fue sancionada el 1 de julio de 2015 y promulgada el 24 del mismo mes.
La misma tiene por objeto:
Reducir la mortalidad súbita de origen cardiovascular.
Promover la accesibilidad de toda la población a la resucitación cardiopulmonar y a la desfibrilación.
Promover la concientización por parte de la población sobre la importancia de los lugares cardioasistidos y de la cadena de supervivencia.
Promover el acceso de la población a la información sobre primeros auxilios, maniobras de resucitación cardiopulmonar básica y desfibrilación automática externa.
Promover la instrucción básica de primeros auxilios, maniobras de resucitación cardiopulmonar básica y desfibrilación automática
Determinar las pautas de acreditación para la capacitación del personal de los lugares establecidos, en técnicas de maniobras de resucitación cardiopulmonar básica.
Determinar las pautas de capacitación de quienes participan en espectáculos deportivos.
Promover en su ámbito y en su caso con las jurisdicciones, un registro en el que conste la ubicación de los desfibriladores, su correcta utilización y mantenimiento.
Determinar el plazo de adecuación que tendrán los obligados por la presente ley, el que no podrá exceder de dos (2) años desde la promulgación.
“Lamentablemente, a la fecha aún no se ha avanzado con la reglamentación de esta norma tan importante por lo cual presente este proyecto. Asimismo, creemos que los cuarteles de bomberos cumplirían un rol crucial, ya que estarían disponibles las 24 horas, los 365 días del año con personal calificado para su uso y con posibilidad de transporte inmediato. En este sentido, entendemos de vital importancia que en la reglamentación se prevea la colocación y utilización de los DEA –desfibrilador externo automático- en cuarteles de bomberos, autobombas y/o unidades de rescate”. Finalizó.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: