iprofesional .com

Índice “iPhone 6” muestra que Argentina ya es el país más caro del mundo

De iprofesional .com. El 6 diciembre, 2014. En Argentina, Destacado, Economía. Tema: , , . 472 Vistas

Este producto tecnológico arroja pistas sobre cuán devaluada o apreciada está la moneda de una nación y de las restricciones comerciales. Con elevada inflación y un billete verde oficial que avanzó apenas 6% en nueve meses, el país está en el podio, incluso a valor blue.

Mientras que en decenas de países ya fue presentado, al tiempo que en algunas naciones de la región está por hacer su debut, la Argentina quedó marginada del calendario de Apple para el desembarco de su flamante iPhone 6.

En momentos en que las empresas sufren complicaciones para acceder a los dólares, padecen el fortalecimiento del “cerrojo” importador y ven cómo las ventas de electrónica han caído más de un 10% en el segundo semestre, el mercado interno no despierta el interés suficiente para la marca de la manzanita.

El gerente de uno de los pocos comercios que tiene la licencia para vender productos Apple, destacó a este medio que “la compañía no despacha ningún iPhone 6 a la Argentina por más que tengamos las declaraciones juradas de importación en orden y contemos con los dólares, porque no somos un país autorizado oficialmente para la comercialización de este producto”.

En la actualidad, los licenciatarios oficiales sólo tienen a la venta el modelo anterior: el 5s. Pero el negocio es extremadamente pequeño.

De hecho, según datos de Aduana, entre enero y septiembre ingresaron al país apenas 1.997 teléfonos marca Apple, por un valor que apenas superó el millón de dólares.

Así, este año, la participación de la compañía fundada por Steve Jobs en la comercialización de nuevos teléfonos por los canales “formales”, ostenta un 0,02% de share. Una cifra prácticamente insignificante para un mercado que, en lo que va del año, está moviendo más de 9 millones de equipos.

Pero el hecho de que la Argentina no esté en el listado oficial de países habilitados para comercializar la última generación de celulares, no impide que este flamante modelo, en sus diferentes versiones, pueda conseguirse.

Por el contario, en los portales de venta electrónica abundan las ofertas de iPhone 6. En Mercado Libre, por ejemplo, es posible encontrar más de 1.100 anuncios vinculados con este equipo ya presentado en las principales ciudades del mundo.

¿Cómo es posible que abunden las alternativas, aun cuando la casa matriz no realiza ninguna exportación de estos teléfonos a la Argentina?

Fuentes de CAMOCA, cámara que nuclea a diferentes empresas de tecnología, explicaron a iProfesional que “esto obedece a la microimportación. Es decir, a personas que viajan al exterior y se traen varios equipos para su posterior reventa”.

Es por ello que, especialmente el último año, la aduanas fronterizas incrementaron los controles para detectar celulares o tablets ocultos entre las ropas o en valijas y equipaje de mano, dado que se permite ingresar, libre de aranceles, hasta u$s150 para pasajeros provenientes de países limítrofes y hasta u$s300 para el resto de las naciones. En caso de superar ese techo, el turista debe abonar un 50% por cada dólar en el que se excedió.

La Argentina, el país más caro del mundo

Como se dijo, el hecho de que los comercios que tienen la licencia de Apple todavía no estén autorizados a vender este modelo de teléfono, no impide poder hacerse de un iPhone 6 en el país.

Sin embargo, quien finalmente se decida a avanzar en la compra, se encontrará con la triste noticia de que hoy la Argentina, en términos de dólar, es el mercado más caro en todo el mundo para este tipo de tecnologías.

En efecto, en la actualidad, un equipo de 16 Gb liberado se consigue en las plataformas de e-commerce por cerca de $14.900. Si se considera el valor del dólar fijado por el BCRA, esto equivale a u$s1.750.

Esta cifra, además de ubicar a la Argentina al tope del ranking, implica un nivel muchísimo más elevado que el que rige para otros mercados, como Estados Unidos, donde en la actualidad la misma versión cotiza a u$s694, incluyendo impuestos.

También, el valor al que se vende en el mercado interno triplica el precio vigente para Japón, el país más barato del mundo (en términos de dólar) para la adquisición de este modelo (u$s589).

Al tomar en consideración el de mayor capacidad, el de 128 GB, las diferencias también saltan a la vista: el iPhone 6 cuesta aquí 2,5 veces más que en Estados Unidos y tres veces más que en ese país asiático.

Incluso, en el mercado argentino este equipo es un 40% más caro que en Brasil, que en los últimos años venía liderando los rankings de precios del negocio tecnológico, debido a los efectos de un real muy apreciado. Sin embargo, tras la devaluación que sufrió su moneda, la relación se invirtió.

El siguiente cuadro exhibe los valores de las diferentes versiones de este nuevo equipo de Apple y muestra cómo la Argentina se ubica al tope del ranking:

410018

Así como existen indicadores para medir cuán apreciada o devaluada está una moneda de un país con respecto al dólar (como el popular relevamiento de la hamburguesa Big Mac, elaborado por la publicación The Economist), un producto tecnológico también puede brindar una buena aproximación.

Cabe destacar que la devaluación de enero, que llevó el tipo de cambio de $6,5 a $8, había permitido achicar la gran brecha entre los precios de la tecnología en el mercado doméstico y los valores vigentes en las principales ciudades del mundo.

Sin embargo, pese a los controles oficiales, el Gobierno no logró que el salto del dólar no se trasladara a las góndolas.

Por el contrario: con una inflación que en el último año acumula un alza del 40%, los productos electrónicos no resultaron inmunes.

Históricamente, si se comparaba la cotización de un producto de Apple en la Argentina respecto de EE.UU., el sobreprecio que debía pagar un consumidor local era de un 50%. Hoy, esa diferencia se estiró al triple.

Por lo pronto, el costo local es tan elevado que si para el ranking del “índice iPhone 6” los precios se convirtieran tomando como referencia al dólar blue, la Argentina se posicionaría como el segundo mercado más caro del mundo, siendo sólo superado por Brasil, país que aplica altos aranceles y elevados impuestos internos a la comercialización de estos equipos.

No sólo eso: aun si se toma como referencia el “dólar de convertibilidad” (pesos en circulación versus reservas), que hoy día da un tipo de cambio del orden de los $14, el precio en el mercado doméstico para este producto tampoco permitiría ubicar al país en un lugar más competitivo.

Por el contrario, se seguiría manteniendo firme entre los más caros alrededor del globo, tal como se observa en el siguiente cuadro:

410020

Esto es así porque, en el caso de la Argentina, hay numerosos condicionantes que terminan distorsionando el valor de mercado.

Al no comercializarse por los canales oficiales y provenir de vías alternativas, como la “microimportación”, se termina achicando la oferta, complicando la logística y encareciendo el producto una vez que se pone a la venta.

¿Comprar acá o en el exterior?

Todos aquellos turistas que en los últimos meses hayan viajado al exterior con equipamiento tecnológico, lo saben: antes de subirse a un avión, prácticamente no hace falta dejar registrado en la Aduana de Ezeiza ningún producto electrónico, como una notebook o un teléfono, si no lleva el loguito de la manzana.

“Lo que más busca el Gobierno es desalentar la entrada sin restricciones de productos Apple, que le compiten, por los bajos precios que hay fuera del país, a dispositivos de otras marcas ensamblados en Tierra del Fuego”, comentó a iProfesional el gerente de una cámara de electrónica.

Y completó: “Tras la devaluación de enero, notamos que había bajado un poco el ingreso de productos del exterior. Pero ahora que el atraso cambiario se hace sentir y que volvió a ser conveniente adquirir electrónica fuera de la Argentina, entonces estamos viendo que el Gobierno se puso más duro y en Ezeiza el control sobre los pasajeros se ha incrementado”.

Cabe destacar que, por todo producto electrónico comprado en un país no limítrofe que supere los u$s300, se deberá pagar en el aeropuerto un 50% de recargo por sobre ese valor tope.

Sin embargo, a pesar de esta limitación, el alto precio en el mercado local de las distintas versiones del iPhone 6, hace que hoy resulte más barato adquirirlo en el exterior, incluso calculando el recargo del 35% que aplica la AFIP.

En efecto, si se optara por comprar en Miami la versión de 16 GB, que cuesta unos u$s694, se le deberán sumar u$s243 en concepto de recargo (si es que la operación se realizó con tarjeta de crédito) y casi u$s200 por la tasa de Aduana (que resulta de aplicarle el 50% al monto que supere los u$s300).

Esto genera que el precio final de este producto ascienda hasta los u$s1.134, cifra que, en pesos, equivale a poco más de $9.600.

Como contrapartida, esta misma versión, en el mercado local asciende a los $14.900, es decir, un 55% por encima del valor final que se debe pagar por “microimportarlo” desde Estados Unidos (ver cuadro).

410019

En el caso de Chile, los altos precios en el mercado interno también terminan licuando todos los desincentivos fijados por el Gobierno para que los argentinos no traigan sus equipajes cargados de tecnología.

Sucede que, quien opte por comprar en un comercio de Santiago el modelo entry level del iPhone 6, deberá pagar -incluyendo recargo y tasa aduanera- unos u$s1.400 que equivalen a unos $12.000. Esto implica casi $3.000 menos que el valor que rige dentro del país.

Pero no sólo la electrónica se ha vuelto más accesible en la nación trasandina. Como síntoma del atraso cambiario -por una inflación que se mueve cerca de un 40% y un dólar que avanzó apenas 50 centavos desde fines de enero- la ropa, por ejemplo, puede costar hasta un 40% menos que en comercios de Buenos Aires, lo que llevó a muchos operadores turísticos a denominar a Chile como “la nueva Miami”.

Esto motivó a compañías como Lan a ofrecer tours de compras, que incluyen pasajes aéreos y hospedaje en hoteles cercanos a los principales shoppings, en el barrio de Las Condes.

Otros indicadores que sirven para monitorear lo cara que fue quedando la Argentina en términos de dólar oficial, es el incremento de los gastos con tarjeta de turistas en el exterior, que en octubre alcanzaron el segundo mayor registro de todo el año.

411046

Así, si bien la devaluación y el recargo a las compras con tarjeta de crédito en moneda extranjera significaron un duro golpe para el turismo internacional, el letargo en el que ingresó el billete verde oficial llevó a que cada vez más argentinos hoy se decidan a cruzar la frontera y salir de shopping.

Bajo la óptica de Carolina De Urioste, economista de Fundación Mediterránea, lo positivo del uso del tipo de cambio como ancla antiinflacionaria es que de a poco “está llevando la tasa de inflación a un andarivel inferior”.

Sin embargo, el efecto colateral de una divisa oficial que se movió apenas 6% desde los primeros días de febrero a la fecha, es que se volvió a alentar la demanda de bienes y servicios dolarizados.

 

Fuente/Autor iprofesional .com

iprofesional .com

Diario Digital de la ciudad de Buenos Aires especializado en temas económicos y profesionales (www.iprofesional.com)

Ver otros artículos de iprofesional .com

Comentarios sobre esta nota: