Diario Río Negro

La economía regional busca sobrevivir sin crédito

De Diario Río Negro. El 14 julio, 2014. En Destacado, Economía, Río Negro. Tema: , . 562 Vistas

Los préstamos se focalizan en los sectores asalariados, en detrimento de la producción. La región capta apenas el 2% del crédito a nivel país. Muchos emprendedores y pequeños comerciantes sólo pueden financiarse con descubierto en cuenta corriente o cambiando cheques en financieras a altas tasas.

En las provincias de Río Negro y Neuquén los préstamos a los sectores privado y al público no financiero crecieron, en el primer trimestre del año, un 22% y 35% respectivamente. Sin embargo, si se deflacta dicha suma por inflación utilizando el IPC Congreso que indica una inflación superior al 35% anual, el resultado refleja una importante caída real. Con este parámetro, la suba en el nivel de crédito apenas empardó a la inflación en Neuquén y presentó una reducción considerable en Río Negro.

A nivel nacional, el incremento del total de créditos otorgados fue del 29% interanual, alcanzando los $ 551.848 millones. Por lo tanto, en términos reales los números reflejan también una baja interanual del 4%, evidenciando el parate en el nivel de actividad durante la primera parte del año.

La evolución de los préstamos y depósitos del sistema financiero a nivel nacional, es un crisol de muestra del momento que atraviesa la economía argentina.

Analizando la distribución del crédito entre las distintas ramas económicas y en las regiones del país, puede observarse no sólo la coyuntura actual, sino la manera en que se distribuye el financiamiento y cómo ello afecta el desarrollo económico.

Los datos analizados surgen del informe de la Consultora Economía & Regiones, elaborado sobre la base de datos del Banco Central de la República Argentina.

El financiamiento a los distintos sectores productivos es, a la economía, lo que el aceite lubricante es para un motor a explosión. Si hay buen nivel de financiamiento en el sistema, es mucho más probable que los engranajes de la economía funcionen correctamente y la misma crezca en el tiempo. Si por el contrario el financiamiento es escaso, el motor de la economía comienza a crujir.

Naturalmente, es difícil divorciar la caída real en el nivel de crédito durante el primer trimestre, del agitado verano en materia económica, que incluyó una brusca devaluación en enero y una fuerte suba de tasas en febrero. Ambas decisiones del gobierno tienen un efecto de retracción sobre la toma de préstamos.

Un segundo dato de importancia es el que da cuenta de que dicho incremento nominal en los préstamos no fue impulsado por los sectores dedicados a la inversión, sino por aquellos focalizados en el consumo, mediante créditos personales y adelantos de tarjeta de crédito. Ello confirma la anemia de inversión que desde hace meses se observa en los distintos sectores. Pero además es un factor más que ayuda a la aceleración de los precios. En este sentido, el 35% del total de los créditos otorgados fue dirigido a los asalariados, los cuales dedican la mayor parte de su ingreso al consumo. Los sectores productivos tuvieron una participación relativa mucho menor en el total de préstamos: la industria manufacturera, 17%; la producción primaria, 12%; el comercio, 9% y la construcción, 2%.

Si se analiza lo que sucede en las distintas regiones del país, se observa que aquellas provincias que ostentan un mayor desarrollo relativo tienen una estructura de crédito mucho más equilibrada entre consumo e inversión o producción, mientras que en aquellas menos desarrolladas, el crédito se vuelca mayoritariamente al consumo, en detrimento de las actividades productivas. Esto último es lo que verifica en nuestra región. En la provincia del Neuquén, el 58% del crédito se orienta a los asalariados, mientras que la producción primaria se lleva el 8%, la industria el 6% y la construcción el 3%. En Río Negro, mientras tanto, el 54% del crédito se orienta a los asalariados, el 11% para la producción primaria, el 6% va a la industria y sólo el 1% del crédito se destina a la construcción.

Pero quizá el dato más fuerte en relación con el desarrollo regional del país es el que indica que del total de los préstamos otorgados en el primer trimestre del año, un 72% fue captado por la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires. Si a ello se suman Córdoba y Santa Fe, el 82% del financiamiento total es percibido sólo por cuatro distritos, dejando el 18% a los 20 restantes. Río Negro y Neuquén, en conjunto, apenas reciben el 1,9% de los préstamos otorgados, mientras que la región patagónica en su totalidad alcanza el 4,28%.

Otra medida que demuestra la desigualdad en el reparto de los fondos a nivel regional, por parte del sistema financiero, es la relación entre el total de préstamos otorgados y el Producto Bruto Geográfico (PBG) en cada provincia. Así se observa que mientras en las provincias de Río Negro y Neuquén el ratio préstamos totales/PBG alcanza apenas el 8%, en la ciudad de Buenos Aires la proporción llega al 34%.

La información deja al desnudo la cruda realidad de las economías regionales: cruzando la frontera de la General Paz se hace muy cuesta arriba para los productores del interior acceder al financiamiento para sus actividades. Está claro que el sistema financiero también trabaja en busca de la rentabilidad y, por lo tanto, focaliza su negocio en las regiones más dinámicas. Es ante este panorama que debiera cobrar relevancia el rol del Estado como regulador y reorientador de los recursos.

Entrado el segundo semestre del año con inflación sostenida en torno del 35%, caída en el nivel de actividad, altas tasas de interés y necesidad imperiosa de divisas, sin haberse resuelto aún la controversia con los fondos buitre, difícilmente el panorama cambie al menos hasta fin de año.

Sin dudas, soluciones de fondo que transformen la forma en que el financiamiento llega a los distintos puntos del país, así como sus fines y usos, requieren una política estratégica de largo plazo. Y pensar en el largo plazo es pensar mucho más allá de octubre del 2015.

 

Fuente/Autor Diario Río Negro

Diario Río Negro

Diario de la provincia de Río Negro (www.rionegro.com.ar)

Ver otros artículos de Diario Río Negro

Comentarios sobre esta nota: