lanacion .com

La nueva educación

De lanacion .com. El 29 noviembre, 2014. En Especiales. Tema: , , , . 591 Vistas

Posgrados online, workshops intensivos y programas que mezclan lo presencial y lo virtual son las opciones más elegidas por quienes buscan capacitarse.

Ariel Díaz Ailán es un auténtico exponente de la generación Y: tiene 25 años, es licenciado en administración de empresas y, desde hace algunos años, trabaja en el campo del e-commerce, ahora como empleado de Shopear, aunque tiempo antes de entrar en la empresa ya se había sumergido en el comercio electrónico como emprendedor. Hoy, su rubro y su espíritu de búsqueda le exigen actualizar conocimientos a un ritmo que la educación “formal” -la de las aulas y los pizarrones- aún no puede ofrecerle. Por eso, este año decidió comenzar la carrera de desarrollador web en el sitio Acamica, el emprendimiento de e-learning que impulsó hace un año y medio el creador de Cuevana, Tomás Escobar.

“Este tipo de cursos son la única forma de actualizarse al ritmo que va la tecnología -cuenta Ariel, que antes de llegar a Acamica ya había hecho cursos en los sitios Codecademy y Jump to Code-. Está claro que nos estamos direccionando hacia este tipo de enseñanzas. Creo que las universidades también van a ir mutando en esta dirección.”

Como Ariel, son muchos los profesionales que optan por propuestas verdaderamente alternativas a la hora de capacitarse. Las opciones son muchas y abarcan desde cursos online en sitios locales o extranjeros (algunos de ellos, acreditados por universidades de elite) hasta programas intensivos con formato de workshop (como los que ofrece Hyper Island, la escuela de innovación más prestigiosa), o posgrados concebidos con un sistema mixto, llamado blended learning, que integra lo virtual y lo presencial.

“La propuesta de Acamica es formar a los mejores profesionales en tecnología de América latina. La gran ventaja del aprendizaje online es que puede ser personalizado y es interactivo: recibe tanta información como la que da”, dice Escobar. El núcleo teórico de los cursos de Acamica, al igual que el de buena parte de los sitios de e-learning, se presenta en videos, que duran entre dos y cinco minutos y se complementa con ejercicios interactivos con un fuerte componente de gamification (la incorporación de la lógica del juego en el proceso de resolución de problemas) y con un foro abierto donde se pueden despejar dudas.

Claro que los cursos online no sólo son una alternativa para los techies. También los eligen profesionales de otros rubros, como Virginia Cinquegrani, una psicóloga que trabaja en salud pública y decidió hacer un curso de epidemiología que ofrece la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, en el sitio Coursera.

“En este sitio, los cursos están muy bien armados. Igual, todo depende de la voluntad de cada uno para hacerlo con constancia. Son una muy buena opción”, dice Virginia. Al igual que ella, Paula Demassi, una médica clínica de 36 años, graduada en la Universidad Nacional de Córdoba, también eligió formarse online, cursando un posgrado en medicina familiar que ofrece el Instituto Universitario de la Escuela de Medicina del Hospital Italiano, al que llegó por recomendación de sus colegas. “Me gusta esta modalidad, te permite manejar tus tiempos”, asegura.

Educatina es otro de los sitios argentinos que ofrece cursos en la Web. Si bien buena parte de sus usuarios son alumnos del secundario, la plataforma también es aprovechada por docentes para reforzar conocimientos y obtener nuevas estrategias pedagógicas. “Es necesario un cambio hacia este tipo de recursos. Los docentes piden contenidos y piden ser capacitados para trabajar con ellos”, cuenta Mariela Ioszpe, creadora del sitio, que ha desarrollado contenidos junto a Kahn Academy, la escuela online más reconocida a nivel mundial, apoyada por Google y Bill Gates.

Además de Coursera, que nació como un emprendimiento social asociado a la Universidad de Stanford, Edx también se suma a la lista de sitios extranjeros que ofrecen cursos de las universidades más prestigiosas del mundo, como Harvard, MIT y Berkeley. Al catálogo se agrega Udacity, que promete ayudar a “conseguir el trabajo ideal” con cursos de capacitación en innovación tecnológica.

Según publicó The New York Times en un artículo titulado “Education Needs A Digital Age Upgrade”, se estima que el 65% de los niños que hoy cursan la escuela primaria se desempeñarán en trabajos que aún no existen. Estos cambios drásticos en las demandas del mercado laboral están impulsando a las universidades del mundo a replantear sus programas de formación y especialización.

Preocupadas por estar a la altura de estas exigencias, en la Argentina, algunas universidades cuentan con sus propios laboratorios de aprendizaje e incorporaron plataformas virtuales en sus programas de grado y posgrado. La Universidad de San Andrés (UdeSA) ofrece cursos de extensión 100% virtuales y dentro de su oferta de posgrado, un programa de formación pensado para profesionales con alta deslocalización y poca disponibilidad horaria, que sólo exige cursar un 20 por ciento de las clases de modo presencial y lo restante, en forma virtual, conformando una propuesta de blended learning (aprendizaje integrado). “El blended learning es lo que más está cambiando la forma de pensar el aprendizaje virtual”, asegura Alejandro Artopoulos, director del Laboratorio de Tecnologías del Aprendizaje de UdeSA.

Desde Flacso, también hay una apuesta a la innovación, con posgrados que pueden cursarse íntegramente online. “Estamos tratando de hacer un aprendizaje virtual que no sea solitario, por eso planteamos hitos que tiene que ir logrando el alumno por semana. La idea es que uno vaya dialogando de lo mismo con un grupo de gente. Hay frases como «estudiá donde quieras y cuando quieras» que se dicen mucho en el ámbito del e-learning, pero que pueden llevar a propuestas de calidad cuestionable”, explica Fabio Tarasow. coordinador académico del Proyecto de Educación y Nuevas Tecnologías de Flacso.

LA MECA DE LOS INNOVADORES

Así como el nombre de Singularity University comenzó a sonar hace años entre los amantes de las nuevas tecnologías, Hyper Island comienza a imponerse ahora entre creativos digitales, especialistas en marketing y emprendedores como una experiencia “transformadora” para quienes buscan capacitarse en innovación digital. La escuela cuenta con nueve mil ex alumnos, tiene sedes en Estocolmo, Nueva York, Singapur, Manchester y San Pablo, y sus profesores no provienen del mundo académico, sino del “hacer” exitoso.

Semanas atrás, estuvieron en Buenos Aires la Global Partnership Director de Hyper Island, Hazel Swayne, y la directora para América latina, Nathalie Trutmann. Ante una sala repleta de emprendedores y creativos, ofrecieron una breve clase abierta, al estilo workshop, para anticipar la primera master class de tres días que ofrecerá la escuela en la Argentina, del 11 al 13 de marzo de 2015, en las oficinas de Google. “Los creadores de Hyper Island quisieron hacer algo más apoyado en los expertos de la industria. Se basa en la premisa de aprender haciendo. No hay libros ni calificaciones. Le llamamos aprendizaje basado en la experiencia. Si pasás por una experiencia real, vas a retener un 75% más que si sólo se te dicta una clase”, explicó Swayne a LA NACION. Si bien aún no tiene su plataforma de e-learning, Hyper Island está trabajando en su desarrollo. “Estamos creando lo que creemos que debería ser el e-learning del futuro, porque sentimos que así como está, se pierde mucha reflexión. Buscamos integrar lo mejor de los dos mundos”, adelantó Swayne.

 

Fuente/Autor lanacion .com

lanacion .com

Diario La Nación (www.lanacion.com.ar)

Ver otros artículos de lanacion .com

Comentarios sobre esta nota: