Infobae .com

Las claves para formar más científicos (Darío Mizrahi)

De Infobae .com. El 24 febrero, 2013. En Argentina, Opinión. Tema: . 799 Vistas

Sólo uno de cada diez alumnos universitarios estudia carreras técnicas y la mayoría llega a la universidad con serias dificultades en matemática. ¿Cómo hacer para que los chicos se interesen por las ciencias duras desde la primaria?

1. Darle menos importancia a las cuentas y más a la lógica

“Tenemos una mala manera de enseñar matemática, que eclosiona en la escuela secundaria, pero cuyas raíces están en la primaria. Nuestra forma de enseñanza está muy apegada al conteo y al sistema de numeración. Las cosas no se aprenden en su estructura lógico matemática, sino en la operación algorítmica sobre números, lo que dificulta luego pasar al álgebra. Y si no se maneja el álgebra, no se entiende de qué se habla en las carreras universitarias que tienen mucha matemática”, cuenta a Infobae Irene Kit, presidente de la Asociación Civil Educación Para Todos.

2. Proponer problemas para pensar en vez de ejercicios rutinarios

“Para que se le pierda el miedo a la matemática hay que enseñarla bien. Por ejemplo, hay muchos chicos a los que no les gustan los números, pero hacen sudoku. Y hacer un sudoku es hacer matemática. Si el maestro le da decenas de ecuaciones iguales para resolver, el chico se aburre”, explica la Doctora Flora Gutiérrez, docente de la Oficina de Matemática del Ciclo Básico Común, en diálogo con Infobae.

“Si en lugar de eso se le ofrece un problema en el que tenga que pensar, el atractivo va a ser otro. Tiene que ser algo que atraiga al chico. Lo rutinario aburre y favorece que haya muchos que ni se enteren de que tienen habilidad para la matemática”, agrega.

3. Adaptar la enseñanza a los cambios sociales

“Desde jardín de infantes formamos a los alumnos en una matemática que deja muy poco margen para la creatividad, y que da la imagen de que se trata de aprender a repetir lo que otro inventó. Este modelo antes funcionaba, pero ya no. ¿Por qué dejó de dar resultados? Porque la sociedad cambió”, asegura a Infobae Marta Fierro, profesora de matemática, licenciada en ciencias de la educación y funcionaria del Instituto Pedagógico Provincial de Formosa.

“Hace algunas décadas, pretender que todos aprendieran a calcular era democrático. Pero hoy eso lo hace la calculadora. Lo democrático sería que cualquiera pudiera tener capacidad de resolver un problema, organizando las información para obtener una respuesta óptima”, agrega.

4. Desinstalar la idea de que las ciencias duras son para unos pocos

“El contexto social hace creer que las ciencias duras son muy difíciles y que sólo algunos pocos elegidos son lo suficientemente inteligentes para ser buenos en ellas -dice Fierro-. Así, se ha naturalizado que los alumnos se lleven matemática en la escuela”.

“Pero -continúa- desde primer grado los chicos son una fuente inagotable de elaboración de hipótesis y conjeturas. Son potenciales matemáticos, pero el tránsito por la escuela los puede hacer hasta odiar la matemática”.

5. Dejar que los chicos se enfrenten a desafíos

“Uno de los componentes que tiene instalada la cultura juvenil es el facilismo: no vale la pena hacer lo que requiere demasiado esfuerzo. Muchos estudiantes esperan que el maestro les diga lo que tienen que hacer”, comenta Fierro.

“No hay que dejarlos solos, pero hay que permitir que se encuentren con obstáculos cognitivos. Porque si no se encuentran con algo que les resulte difícil y deban resolver, les dejamos todo hecho y les facilitamos mucho las cosas. Así no solo estamos formando un mal matemático, sino un ciudadano totalmente dependiente de lo que otro dice”, agrega.

6. Dar más matemática a los más chicos

“Los países de Europa del Este tienen una formación en matemática desde la escuela secundaria muy superior a la nuestra. Y les dan matemática desde muy chicos. Los problemas que resuelven los alumnos de las escuelas de Rumania, Bulgaria, Polonia, Bielorrusia, tienen un nivel que acá se ve, con suerte, en primer año de la universidad. Lo vienen mamando de chicos”, cuenta Gutiérrez.

7. Incentivar el desarrollo de las escuelas técnicas

“Las políticas publicas -dice Fierro- no han priorizada la enseñanza de las ciencias ni la formación técnica. Se implementaron cambios en la educación técnica que le hicieron perder su especificidad, que tan buena formación laboral había producido. Eran una usina permanente de generación de expertos”, explica Fierro.

8. Mejorar la articulación entre la escuela media y la universidad

“No hay una articulación que vaya desde el nivel inicial hasta el superior. Cada nivel de enseñanza tiene un rancho separado. Buenos programas de vinculación con la escuela media ayudan a que los chicos empiecen a ver una imagen que no conocían de la universidad. Sobre todo cuando pueden interactuar con los estudiantes de las carreras”, explica Fierro.

9. Promover la participación en olimpíadas de matemática

“Con la olimpíada tratamos de que los jóvenes se enteren lo que es la matemática. Porque lo que se ve en la escuela no es muy interesante. Preferiríamos llegar a más chicos, pero depende de que el maestro se interese y les ofrezca participar”, dice Gutiérrez.

10. Realizar campañas publicitarias

“Los medios de comunicación son hoy una herramienta inagotable, pero no se publicita cuál es la importancia que tiene para el país que se sigan estas carreras. Hay que mostrar por qué se necesitan ingenieros o matemáticos. La información es poder”, afirma Fierro.

“Se podría implementar una política de medios de comunicación que tienda hacia una formación científica abierta. Por ejemplo, hacer cortos televisivos de divulgación científica podría favorece el desarrollo de un proceso de formación permanente”, agrega.

Fuente/Autor Infobae .com

Infobae .com

Diario Digital de la ciudad de Buenos Aires (www.infobae.com)

Ver otros artículos de Infobae .com

Comentarios sobre esta nota: