NTI

La(s) vuelta(s) del traslado de la Capital

De NTI. El 18 enero, 2014. En Argentina, Legislativas. Tema: , , . 498 Vistas

El presidente de la Cámara de Diputados reinstaló el debate de un tema que llegó a convertirse en ley hace un cuarto de siglo, que nunca llegó a concretarse.

No es la primera vez que Julián Domínguez habla de un eventual traslado de la capital. Ya lo hizo en mayo de 2013, pero el tema no avanzó mediáticamente tanto como sí lo hizo en esta oportunidad, en la que consiguió repercutir un poco más, aunque tampoco demasiado. En rigor, el presidente de la Cámara de Diputados habló de instalar el debate sobre el tema, no de la presentación de un proyecto en ese sentido.

Cuando el año pasado Domínguez habló por primera vez de trasladar la capital, lo hizo en una entrevista de El Tribuno de Salta, donde expresó: “Yo sueño con que cambiemos la capital de esta ciudad a otra provincia, que podamos construir una visión mucho más federal de la Argentina donde nos vinculemos al Pacífico y al Mercosur”. O sea, lo que dijo ahora, con más repercusión.

Fueron un poco más lejos allegados al titular del Cuerpo que confirmaron que cuando el legislador bonaerense habla de llevar la capital al norte argentino, sugería Santiago del Estero. Dijeron incluso que Domínguez conversó esta propuesta con la presidenta Cristina Kirchner, para buscar un punto equidistante entre el océano Atlántico y Pacífico y el sur de Brasil para integrar el Mercosur.

La fundamentación de la idea es buscar una salida al Pacífico por Catamarca hacia puertos chilenos para abastecer el mercado asiático y fortalecer las relaciones con China, India y los países árabes. El proyecto tendría ribetes faraónicos. Sobre ese punto específico, Domínguez dijo que la propuesta apunta a abastecer al menos a siete millones de hectáreas del Norte del país con riego artificial para recuperarla como zona productiva a partir de los ríos Paraná, Uruguay, Pilcomayo y Limay.

Lo cierto es que la idea sonó muy parecida a aquellas propuestas que buscan atraer la atención para sí, cuestión de distraerla sobre otras más preocupantes, como la inflación, el dólar o la inseguridad. Y tenía el rasgo kirchnerista de abrevar en las fuerzas opositoras buscando allí adhesiones, teniendo en cuenta que la idea original -si se quiere- en ese sentido fue promovida por el radicalismo. Fue el 13 de abril de 1986 cuando trascendió que el Gobierno de Raúl Alfonsín estudiaba el traslado de la capital a Viedma. Tres días después lo confirmó el propio presidente, quien en su discurso habló de avanzar hacia “el sur, el mar y el frío”. Ahora la ida sería opuesta, marchando hacia “el norte, tierra adentro y calor”. El proyecto avanzó hasta convertirse en ley. Fue aprobado en el Senado el 25 de marzo de 1987, tras seis jornadas de debate -eran tiempos en los que los proyectos se cambiaban en el recinto y las aprobaciones demoraban varias reuniones-. En Diputados se debatió los días 21 de abril, 6 y 7 de mayo y la sanción definitiva se alcanzó el 27 de mayo de 1987, bajo el número 23.512.

Sin embargo todo quedó en la nada y esa iniciativa se fue diluyendo del mismo modo que al propio Gobierno alfonsinista iba pasándole lo mismo. Durante la gestión menemista, la idea fue archivada, más allá de que a instancias de Alfonsín fue incluida en uno de los artículos de la reforma constitucional. De hecho, el tema no fue olvidado. Así como Domínguez lo reflota ahora, en 2001, los legisladores oficialistas Carlos Funes, José Luis Gioja, Alberto Tell, Carlos de la Rosa y Daniel Baum, reflotaron la idea, aunque hacia un predio no tan lejano: las tierras de Campo de Mayo, en la provincia de Buenos Aires.

Un año más tarde, para la campaña electoral, el candidato Adolfo Rodríguez Saá incluyó en su plataforma el traslado de la capital al interior del país.

En 2007, mientras el diputado Héctor Recalde impulsaba la derogación de la Ley 23.512, el entrerriano Raúl Solanas presentó un proyecto en el mismo sentido, pero habilitando a través de otra norma la mudanza de la Capital Federal. Dos años más tarde tres diputados kirchneristas, los misioneros Lía Fabiola Bianco, Miguel Angel Iturrieta y Emilio Kakabur impulsaron el traslado de la capital conforme lo establecía la nunca derogada Ley 23.512. Ese mismo año, el entonces senador Emilio Rached hizo lo propio.

En 2009, tras el fallecimiento del expresidente radical, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le dijo a la familia Alfonsín que él “tenía razón” al plantear el traslado de la capital, y dejó picando la posibilidad: “Es cierto que ahora no podemos meternos en esa discusión, pero en algún momento habrá que dar ese debate”, deslizó en esa oportunidad.

Fuente: Parlamentario.com

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: