NTI

Llegaron los “secuestros virtuales” a Viedma

De NTI. El 8 agosto, 2014. En Destacado, Policiales y judiciales, Río Negro, Viedma y Patagones. Tema: , . 582 Vistas

Una mujer fue víctima de una estafa, al entregar diez mil dólares como pago por el supuesto secuestro de una hija. Este hecho se sumó a otros episodios similares también denunciados, pero que a diferencia del primero, no tuvieron éxito para los delincuentes.

Diez mil dólares

Según se supo, una mujer recibió un llamado en horas de la madrugada del miércoles. Sorprendida por el horario, atendió sin dudarlo.
Del otro lado y con tono amenazante, una voz masculina daba cuenta del secuestro de su hija, y para su libertad, exigía dinero en efectivo, que debía ser entregado en la esquina de su casa.
Para hacer más creíble la versión del delincuente, una voz femenina se puso al frente del teléfono simulando ser la hija de la mujer que atendió el teléfono. Esta voz entrecortada pedía ayuda a gritos, simulando también estar sufriendo la tortura de sus supuestos secuestradores.

Desesperada, y creyendo que aquella voz era la de su hija, la mujer se propuso cumplir con las exigencias de los secuestradores, y logró juntar una abultada suma de dinero, que depositó en una bolsa colocada en el lugar acordado con los delincuentes.
Una vez terminada la operación, la mujer intentó comunicarse con su hija. Lo logró, estaba bien y jamás había sido víctima de ningún secuestro. Conocida la maniobra de estafa, se realizó la correspondiente denuncia penal.

Más casos

Al menos tres denuncias más se registraron en las últimas horas acerca de secuestros virtuales.
Las víctimas, en todos los casos, cortaron la comunicación, se comunicaron de inmediato con el familiar directo supuestamente secuestrado, y descubrieron la farsa.
La Policía aconseja actuar de esta manera si se presentan casos similares, y siempre efectuar la denuncia penal en la Comisaría más cercana al domicilio.

Fuente: Noticiasnet

 

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: