NTI

Los ‘gurús’ no nacieron de un repollo. Por Pablo G. Diaz

De NTI. El 12 Agosto, 2017. En Actualidad, Opinión, Viedma y Patagones. Tema: . 34 Vistas

Este no es un post más de los tantos que escribí aquí sino uno muy especial en el que intentaré emular al gran Jorge Asis, cuyas columnas de su blog digital son comentadas en el programa de TV Animales Sueltos de Alejandro Fantino, desde hoy mis post de aquí serán comentados en el programa Versión Original de mi amigo Raúl Alvarez que se emite por LU15 Radio Viedma y FM Río, y que podés escuchar online a través de internet desde este link: http://lu15am.com.ar/escucha-lu15-en-vivo/
En mis charlas con Raúl hablaré sobre las dos actividades que desarrollo profesionalmente: Internet Marketing y Comunicación Política. Y puedes escuchar mi debut radial en este podcast adjunto, donde analizamos estas elecciones PASO a nivel regional y nacional con el aporte de mi ‘gurú’ de cabecera: Carlos Fara.
Y hablando de ‘gurús‘, en la siguiente columna radial contaremos el trayecto recorrido por la comunicación política desde sus inicios hasta hoy y como está impactando en la gestión de gobiernos y especialmente en las campañas electorales hoy, producto fundamentalmente de la revolución de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) de este siglo…
Para no aburrir saltaremos la era de la antigua Grecia, donde nacen la Democracia, los líderes políticos y los primeros comunicadores, hasta inicios del siglo pasado donde la democracia empieza a instalarse en el mundo occidental. Los gobernantes ya no podían llegar más al gobierno matando al rey anterior sino que debían convencer a las masas populares a que los elijan… tarea nada fácil, especialmente en países grandes con muchas ciudades y votantes ya que demandaba un gran esfuerzo del político en recorrerlo, brindar sus discursos en concurridos mitines políticos que se podían ver tanto en plazas públicas como en los teatros de cada ciudad.
La oralidad ocupaba un papel central en la comunicación, por eso la oratoria del líder era de verba esplendorosa. Pero con eso no alcanzaba para masificar el mensaje. Así que también se recurrió a la imprenta, ya sea en forma de columnas en los diarios o de libros, el líder también tenía que contar con una pluma esplendorosa.
En los inicios de la era democrática entonces, el líder cautivaba a las masas con la pluma y la palabra.
A partir de los años 30 del siglo XX empiezan a surgir nuevas tecnologías que rápidamente tomaron forma de medios de comunicación para competirle a la imprenta. La radio y el cine fueron dos de ellos y el paradigma extremo de comunicación política lo representa la Alemania Nazi de Hitler con Joseph Goebbels como referente máximo. Goebbels fue un hábil político alemán que ocupó el cargo de ‘Ministro para la Ilustración Pública y Propaganda’ del Tercer Reich entre 1933 y 1945. Y podemos decir sin temor a equivocarnos que fue el primer gran gurú de la comunicación política.
Fue quien introdujo los afiches gráficos en la publicidad política. Estudió el impacto psicológico de los colores, las letras y las imágenes icónicas y los aplicó a sus carteles. Eso, junto a las grandes manifestaciones de masas y al uso de la radio le sirvió para transportar el mensaje de su líder a cada rincón de Alemania y así convencerlos de que lo lleven al poder. Con el cine completó su obra macabra.
Pero a principios de los años 60 se produce un hecho paradigmático en el mundo de la comunicación en campañas electorales. Irrumpe en la escena mediática la televisión con aquel famoso debate Nixon-Kennedy del cual abundan las anécdotas (y haciendo clic aquí las podés conocer) pero que a los efectos de este post solo diremos que dan ingreso a un personaje fundamental, que a partir de ese momento se verá siempre cerca de todo político en campaña: el asesor en comunicación política. El consultor político o gurú!.
De todos los gurúes que la comunicación política mundial reconoce, tal vez el más citado en todos los artículos, libros y academias sea James Carville, estratega de la campaña de Bill Clinton en 1992 que para hacer entender a todos los integrantes de ese comité cuál era el concepto que guiaría esa campaña colgó en una columna del salón un cartel con la frase “Es la economía estúpido” (The economy, stupid). Así Clinton hizo su campaña contra Bush padre basado en profundizar su mensaje sobre el problema económico norteamericano y en sus propuestas para sacar a ese país de la recesión. Y ganó!
En argentina los gurúes no han estado ausentes de las campañas electorales. Sólo que hasta que llegó el ecuatoriano Jaime Durán Barba para asesorar al Mauricio Macri en la campaña a jefe de gobierno en 2007, sus predecesores criollos eran mas bien de perfil publicista y no estrategas como Carville.
David Ratto y Gabriel Dreyfus fueron los publicistas de Raúl Alfonsin en 1983. A ellos se les reconoce haber creado el logo “RA” y el raro “saludo” con las dos manos tomadas al costado del cuerpo que solía hacer el caudillo radical.
Jorge Vazquez y Enrique “pepe” Albistur, fueron los principales publicistas que forjaron la imagen de Carlos Menem.
Ramiro Agulla fue el publicista estrella de De la Rúa.
Y Fernando Braga Menéndez y Jorge “Topo” Devoto fueron los publicistas del primer kirchnerismo.
Pero la sofisticación del electorado, el ingreso a la era de la post-verdad, sumado a la irrupción de Internet y los nuevos medios y formas telemáticas, como por ejemplo las Redes Sociales, dejan corto, limitado, el papel del publicista… Entonces hoy en argentina como hace 25 años atrás en Estados Unidos, irrumpe la figura del coordinador estratégico de comunicación que ve las cosas con más amplitud. Un estratega integral de la campaña como lo fuera James Carville de Clinton.
Así es como llegan Jaime Durán Barba a asesorar a Mauricio Macri. Sergio Bendixen (recientemente fallecido) a asesorar a Sergio Massa. Y los recientemente arribados Vinicio Alvarado y Antoni Gutiérrez Rubi a asesorar a esta nueva Cristina Fernández de Kirchner que ha deslumbrado a toda la opinión pública en esta nueva etapa política… Todos ellos, curiosamente, con un denominador común: ninguno es argentino.
Pero no es lo único que los une. También la concepción científica que debe regir la estrategia política en general y a la comunicación en particular.
A diferencia de los antiguos chamanes u oráculos de delfos, éstos nuevos gurús basan sus consejos en estudios científicos. Analizan contextos, generan hipotesis y las contrastan con estudios de opinión publica. Y recién ahí delinean estrategias y trazan mapas por donde transitar las campañas.
Su nivel de profesionalización es tal que se nutren de equipos multidisciplinarios provenientes de las más varias actividades: sociólogos, psicólogos, publicistas, marketineros, matemáticos, informáticos, diseñadores gráficos y multimediales, coaches ontológicos, escritores y muchos más
Estos nuevos gurús de la política no salieron de un repollo, no. Son producto de años y años de profesionalización e innovación en la comunicación política.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: