Infobae .com

Luciana Salazar rompió el silencio y habló de todo: sexo, política, maternidad y escándalos

De Infobae .com. El 4 noviembre, 2014. En Argentina, Farándula. Tema: , . 587 Vistas

En diálogo con Santiago Del Moro, la actriz y modelo relató cómo conoció a Martín Redrado y por qué no fue madre. “A veces creo que hay un poco de agresión injusta conmigo”, afirmó

-¿Los políticos caen a tus pies? ¿Sos una mujer que despierta pasiones en el mundo de la política?

Es difícil decirlo. Sí, he tenido mucha gente de la política que se me ha acercado en su momento. Bueno, Martín fue raro, porque en su momento yo venía de otra relación, recién separada, y lo conocí a través de una amiga que nos presentó y ahí él se ve que me vio en un lugar y preguntó por mí. Pero sino, era muy difícil cruzarnos. Él tiene un perfil más como que no va a lugares… Sí a veces te encontrás a políticos o gobernadores o presidente porque a veces cuando vas a eventos de revistas o esas cosas, te los cruzás, o personajes del año… Pero a él nunca.

-¿Qué político te gusta como hombre?

¡Uy! Qué pregunta… Yo siempre dije que me parecía muy buen mozo Mauricio Macri. Después me gusta como se lookea Randazzo. A Sergio (Massa) lo conozco desde muy chiquitita, porque él llamaba a mi casa y hablaba con mi papá y yo a veces lo atendía.

-Pero nunca te invitó a salir…

Noooo, no, no. Sergio, no. La conozco a Malena (Galmarini), a toda la familia. No, para nada.

-¿Y alguno de los candidatos presidenciables te ha tirado onda?

Ay, eso no… No me metas en líos, Santi. En esa prefiero no meterme…

-Eso es un sí.

No, no, no…

-¿Te gustaría algún día tener una candidatura, militar en algún partido?

No sé si me gusta mucho el papel de la mujer en la política. Por lo menos acá en Argentina no me gusta. Pero sí acompañar a alguien me encantaría. En ese sentido, cuando me pongo la camiseta de alguien, soy a full. Como esposa. No como militante.

-¿De qué partido sos?

No tengo ningún partido.

-Y algún político que te guste…

La verdad que los tres candidatos que hay hoy por hoy, los que más resuenan, tanto Massa como Daniel (Scioli), como Mauricio (Macri), creo que los tres tienen algo en común.

-Los conocés a los tres

Los conozco a los tres, sí.

-¿Algún tipo te ha pegado alguna vez? Porque sos una mujer que despierta tantas pasiones…

Nunca viví una situación límite de violencia que mi familia o alguien haya tenido que intervenir. Pero sí he sufrido otro tipo de cosas que tal vez por el hecho de ser quien soy y que para el hombre sea difícil llevar los celos o inseguridades… Pero no estoy hablando de nadie en particular, sino en general, todos los hombres que pasaron por mi vida les fue muy difícil llevar eso, alguno más que otros, por supuesto. Es difícil, pero el que me conoce de verdad, confía en mí. Soy una persona que cuando estoy bien con alguien, no soy ni de tirar la chancleta ni ir metiendo cuernos, ni nada por el estilo. Soy muy fiel y cuando estoy bien con una persona, me encanta, y vivo por esa persona.

-Sos una mujer que emana sexo… ¿Qué te calienta a vos?

A mí me gusta mucho en el hombre varias cosas. Me gusta el hombre con sangre salvaje como yo, pasional. Yo soy muy pasional. Me gustan un poco las relaciones pasionales, hasta un punto. Y me gusta ese hombre que tiene carácter. Yo soy un poco orgullosa, me gusta más que el hombre me avance. Y una vez que me avanza yo ahí ya entro en el juego y después tomo las riendas yo de todo lo que queda. Pero me gusta que el hombre tenga esa cosa de sex appeal y llevarme, porque yo soy muy… soy como fuerte, si un hombre no me sigue el ritmo es muy difícil. Me gusta no cualquier cosa, pero el hombre sí que le encanta el juego, que se prende, que se divierte. Yo soy muy divertida.

-¿Saliste con alguna mujer?

No, nunca.

-¿Nunca te erotizó una mujer, nunca te calentó?

No… Vos sabés que, más en estos tiempos donde es tan común escuchar que hay mujeres con mujeres, hombres con hombres, vos sabés que cuando me lo preguntan, digo a mí no me atraen nada la mujer para tener una relación íntima. Tal vez sí para mirarla objetivamente y decir “qué linda mujer”.

-Pero ¿qué te han pedido los hombres a vos? Avanzaban, iban directamente a los bifes…

Es que yo soy muy, muy, dominante. No hay chance de que un hombre me quiera dominar toda. Yo soy muy…

-Pero se te ve tan frágil. ¿Sos del látigo?

No sé si del látigo, pero me gusta jugar. Me gusta llevar las riendas.

-Sos del juguete.

Sí, re. Del disfraz, todo. A mí me gusta divertirme y pasarla bien de verdad. Soy una geisha al 100% con la pareja que tengo al lado. Me encanta deslumbrar a mi pareja, me gusta que mi pareja esté enloquecido conmigo y yo con él.

-¿Hacés la cuenta con cuántos hombres saliste?

¿Con cuántos salí o con cuántos tuve…?

-Te acostaste.

Ehm… No, ahora ya no.

-¿Tenías una lista?

No, iba recordándolos, pero a veces te olvidás.

-¿Son muchos o no tantos?

No… Son un número, pero tampoco tantos como la gente piensa.

-¿Son 10 o son menos de 50?

No, no sé… Más de 10 seguro, segurísimo.

-¿A la mujer le importa el tamaño o no?

Tuve la suerte de no ver tantas chicas, por suerte.

-¿Y cómo sabés que eran chicas…?

Yo creo que hay un tamaño standard y un tamaño importante. En mí el tamaño influye. En mí, sí.

¿Qué necesitás?

Algo muy bueno.

-Una vez hablaste de una fantasía con dos negros..

No, eso fue cualquiera. Jamás fueron ni dos negros ni nada. Eran dos hermanos brasileños que yo los había conocido y salí primero con uno y después salí con el otro. Son dos chicos que nada que ver, cero moreno, dos brasileños enormes, rubios los dos, nada que ver.

-¿Y tenés fantasías con dos negros, con tres negros, con tres rubios?

Noo… con nada.

-¿El sexo es de a dos para vos?

No, depende… Tiene que ver mucho con la persona… si es tu pareja, una pareja cuando ya se mete un tercero es medio complicado salir de esa.

-¿Te ha pasado?

No, pero sí las parejas con las que estuve nunca tuvieron la fantasía de estar con otra persona.

-¿Qué te gusta de vos? ¿Qué te mirás y decís no puedo creer lo que es esto?

La cola.

-Tu cola es natural…

Sí, a full. Aunque ahora me adjudican que no es mía. Y la entro muchísimo. Mucho, mucho. Es una de las cosas que más…

-¿Qué hacés para mantener la cola tan arriba?

Yo de toda la vida hice mucha gimnasia artística, pero hago polea, mucha sentadilla.

-¿Vivís conectada a los electrodos a 220 todo el día?

Sabés que electrodos ya hace millones de años que no. Me aburrí un poco de los electrodos. Lo mejor es la gimnasia. Hago mucho spinning, por eso estoy flaca, porque hago mucho spinning y te hace transpirar. Y después la cintura me gusta mucho. La cintura, la panza…

-¿Cuánto tenés de cintura?

El otro día estábamos tomándome un vestido, Darío Arbina me estaba haciendo el vestido para la revista Gente y me dijo “nunca en mi vida tomé una cintura que mida 54 centímetros”. Debo tener 53 o 54.

-¿Te gustaría ser madre?

Sí, me encantaría.

-¿Y por qué no sos mamá?

No soy mamá porque en su momento, bueno, se buscó, y después nos peleamos, y ya no se pudo.

-¿Cuál es tu gran dolor en la vida?

A veces cuando me propongo, yo soy muy de poner muchos objetivos, cuando algún que otro no lo puedo alcanzar, tampoco es que me frustro. No me frustro pero en el momento me causa un dolor o lo que sea.

-¿Es difícil ser Luciana Salazar?

Sí, en un punto sí. En muchas cosas, sí, es difícil. Igual, yo creo que la vida me ayudó un poco, me preparó para poder superar todo lo que estoy viviendo, las cosas buenas, las cosas malas. Porque de chiquita yo sentí mucho a veces el… a mí no me gusta usar la palabra bullying, porque tal vez no era tan fuerte, pero sí tuve una especie de bullying de las compañeras por el hecho de ser “la sobrina de”, ser conocida -yo hacía publicidad-. Eso generaba un poquito de envidia o celos.

-¿Alguna vez te pegaron?

No, no… Pegar no, pero sí me dijeron “te vamos a matar” y esas cosas. Pero la vida me fue preparando para hoy poder aguantar a veces los golpes que te da el medio, la gente. Eso me hizo fuerte, estuvo bueno haberlo vivido de chica para que hoy no me haga mal.

-¿Por qué llorás?

Lloro de alegría también, eh. Soy muy agradecida, y cuando lloro, lloro de alegría, de tristeza. Lloro. Tal vez lloro más en soledad. Pero…

-¿Por qué?

A veces salvo que esté en una situación muy desbordante, y llore adelante de una amiga. Porque hay momentos que me gusta estar sola como Dios y hablar o agradecer o pedir.

-¿Y cuando te critican? Porque estás muy expuesta vos…

Yo últimamente veo ataques, ataques, y ataques todo el tiempo. Yo no soy una chica que se me conozca de agredir a la gente, de tener historial de pelearme con otras colegas, o tener malos tratos con los medios. Y a veces creo que hay un poco de agresión injusta conmigo.

-¿De envidia?

No sé si es envidia, no sé cómo llamarlo. Pero sí que hay a veces una cosa muy… no sé de dónde sale. Si yo diera motivo para eso me lo banco.

 

Fuente/Autor Infobae .com

Infobae .com

Diario Digital de la ciudad de Buenos Aires (www.infobae.com)

Ver otros artículos de Infobae .com

Comentarios sobre esta nota: