NTI

“Mi marido era un ‘che pibe’ de Leo Fariña”

De NTI. El 22 abril, 2013. En Argentina, Farándula. Tema: , , , . 625 Vistas

Iliana Calabró estuvo en Intrusos hablando sobre el escándalo que involucra a Fabián Rossi.

Iliana Calabró fue a Intrusos para hablar de la causa por supuesto lavado de dinero que involucra a su marido Fabián Rossi.

“Yo quiero que se llegue a la verdad. Yo no creo que involucre a Rossi. Ayer cuando terminé la función, sentí el apoyo de la gente, que en estos momentos te hace muy bien. Yo adoro el país, lo recorro porque me da placer su gente. De haber algo, que no me consta, si hubiese, acá estoy, yo quiero la verdad”, aseguró la actriz.

“Yo lo defiendo porque sé con quién estoy hace veintipico de años. Yo lo banco a mi marido, las manos en el fuego ni por mí por ahí las pondría, pero yo tengo la certeza y la seguridad de que somos ajenos a esta historia, le ponemos la cuota de color que esta historia necesitaba”.

“Me gustaría que la gente saque sus conclusiones, pero pensando, no que se coman todo lo que le dicen desde lo hipotético. Se basan en declaraciones de dos excéntricos, que se desdicen a los dos días, que involucran a mi marido en una mafia. Hasta hoy, no hay ninguna prueba, han hecho un trabajo para desprestigiar a esa persona desde todos los flancos”, agregó la hija de Juan Carlos Calabró.

La vedette luego dio detalles del trabajo que realiza su marido: “Mi marido tenía una imprenta. Trabajaba para L’oreal Argentina, a un conocido lo destinan a Panamá y lo llaman, a ver qué posibilidades había de trabajar en Panamá. Se va, tiene una charla y resuelve armar una sucursal en Panamá. Hizo tres años consecutivos la semana de la moda argentina en Panamá. Sabe mucho de cosmética porque siempre fue su fuerte, llega al embajador de Panamá, que le encarga la fiesta del Bicentenario, la empresa se asocia con Benzaquén, que quiere comprar la imprenta. A partir de Panamá, lo llamaron para Colombia. VR Consultora es su empresa que hacía marketing, relaciones públicas y ayudaba a la gestión administrativa si querías hacer negocios allá”.

“Hay una empresa que alquila oficinas. Muestran una oficina de SGI. No sé cómo llega Fariña a SGI y viene el casamiento, sé que era cliente y justo se iba a casar y Fabián, que empieza a entender de estas cosas del medio, lo ayuda con el casamiento. Yo no sé qué es Fariña, pero me parece que es un pibe que tiene una visión de los negocios que le da resultado, es genial. Esto de la cueva, que quedó instalado, también habría que probar. Yo estoy para contar mi historia, mi verdad”.

Además, Calabró contó que ella escuchó una conversación en la cual su hermana le decía a su marido que Lanata le contó que Rossi tenía una doble vida en Panamá: “Lanata hizo chusmerío de barrio. Una prueba es que aparezca un video hot, o que esté saliendo de un telo. Allá son muchas mujeres que están al frente de las empresas. Él me niega (la doble vida)”.

“Yo dudé porque yo no soy K. Escuchaba a Lanata y le creía todo lo que decía. Para mí era ‘tiene la posta’, hasta que me toca a mí. Y pongo en duda a una persona con la que convivo durante 24 años. No tiene el tiempo material para hacer eso, sino sería un genio”.

“Si pesáramos la plata, sería un ingrato hacer trabajar a su mujer. Ahora se sumó que era amante de Fariña, el divague puede llegar a lugares inesperados. Carlos Molinari fue quien pagó el negocio como retribución a un negocio que le cerró Fariña… Mi marido terminó siendo un ‘che pibe’ de Fariña porque terminó siendo un asistente de lujo. Necesito tener a mi marido en casa, pero les pido a los medios que paren, que se vayan de la puerta de mi casa. Va a volver a casa cuando me aflojen la guardia periodística”, manifestó Iliana.

Sobre la ruptura de la relación con Fariña, la actriz aseguró que ella tuvo mucho que ver: “Yo le digo ‘abrite’ y por eso se enoja Leo. No me gustaba, pero no porque fuera un mal pibe. Es un loco que es muy piola, muy hábil, muy rápido. Pero yo no quería que fuera ‘che pibe’ de Fariña. Yo no necesito de lujo, me gusta estar impecable por la gente. No tengo delirios de grandeza. Esta cosa de que sonaba el teléfono, a mí no me gustaba, me sacaba mucho su presencia”.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: