Agencia Telam

Moneda, presupuesto y política en la crisis internacional (por Angel Jozami)

De Agencia Telam. El 2 marzo, 2013. En Mundo, Opinión. Tema: , , , . 570 Vistas

La interminable crisis presupuestaria de Estados Unidos se extiende de nuevo como una sombra amenazante para la recuperación mundial, en momentos en que Europa -en especial Italia- cruje y se acrecienta el debate internacional sobre la política monetaria.

En la semana que acaba de concluir, la crisis fiscal estadounidense se ha puesto al rojo vivo y, de no mediar hoy un acuerdo `in extremis` entre demócratas y republicanos, todo indica que la reducción automática del gasto público en 85.000 millones de dólares comenzará a frenar la economía.

Los fuertes reclamos realizados ayer por el presidente Barack Obama para forzar a los republicanos a un consenso sobre el tema muestran el alto grado de dificultades que avizora el Gobierno de Washington.

“No podemos seguir gestionando el país mes a mes, crisis a crisis”, exhortó Obama a sus rivales, y advirtió sobre el peligro de que se pierdan 750.000 puestos de trabajo y se paralice la economía en los próximos meses.

No se perfila otra cosa en el futuro de no alcanzarse un pacto para ralentizar los plazos, al punto tal que los socios comerciales de Estados Unidos ya están haciendo las cuentas sobre los perjuicios que les acarreará una economía estadounidense congelada o en retroceso.

Con un crecimiento de apenas el 0,1% en el último trimestre del año pasado y un inestable equilibrio en el mercado laboral, el titular de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, decidió jugar todo su prestigio en los últimos días y asegurar que la política monetaria expansiva en vigor se mantendrá sine die.

La publicación de las minutas de la discusión de enero en la Fed sacudió hace dos semanas a los mercados, que temieron un viraje a corto plazo de la política del banco central hacia un endurecimiento de la oferta monetaria.

Bernanke se presentó ante el Comité Bancario del Congreso norteamericano y reafirmó su conocida posición de que seguirá el “quantitative easing” (masiva inyección de liquidez a través de la compra de bonos) hasta que haya signos de recuperación de la economía y el empleo.

Estados Unidos reforzó, así, la decisión adoptada por el nuevo gobierno de Japón en el mismo sentido y vuelve a ejercer presión sobre el Banco Central Europeo (BCE) para que flexibilice más su política y también las recetas de austeridad dictadas por Alemania.

El descorazonador resultado de las elecciones parlamentarias italianas del 24 y 25 de febrero han avivado aún más, por si fuese necesario, el debate sobre lo que debe hacer Europa de aquí en más.

La imposibilidad de conformar un gobierno estable debido a la dispersión del voto popular y la escasa participación electoral, comienza a polarizar las alternativas económicas: Alemania y la cúpula de la Unión Europea (UE) insisten en respetar a rajatabla la austeridad, en tanto que desde EEUU se buscan vías de relajamiento de los ajustes.

El castigo sufrido en las urnas por el premier saliente, el tecnócrata Mario Monti, que obtuvo apenas un 9% de los votos, sumado al sufragio de protesta logrado por el cómico Beppe Grillo (23%) y el regreso de Silvio Berlusconi a la escena (29%), hablan a las claras del terremoto político desatado por la austeridad.

La fuerte caída con la que los mercados recibieron la noticia se alivió a lo largo de la semana que concluye. Los altibajos, dentro de porcentajes moderados, ha primado en los últimos días, síntoma de una incertidumbre que todavía resiste al pánico.

Pero como señalara el pasado miércoles un importante operador del mercado europeo, “no es Italia sino Europa” toda la que está en problemas, como lo ejemplifica también la caída del gobierno de Bulgaria hace 10 días a manos de una violenta movilización popular contra la economía de austeridad.

De conjunto, la semana que se inicia proyecta una combinación de incertidumbre en la principal potencia mundial y de disgregación política en Europa, con fuertes repercusiones en los mercados, sostenidos hasta aquí por una oferta monetaria generosa de la Fed y un renovado compromiso del BCE de no acentuar la ortodoxia.

En este sentido, el titular del Banco Central Europeo, Mario Draghi, aseguró a los mercados que la entidad seguirá presente y que no se abstendrá, dentro de los límites conocidos, para evitar una nueva vuelta de tuerca de la crisis en el Viejo Continente.

La gran pregunta que flota hoy en el ambiente financiero es hasta dónde servirá a este objetivo la política del BCE si Alemania no acepta relajar el ajuste económico que derriba gobierno tras gobierno en buena parte de Europa.

Fuente/Autor Agencia Telam

Agencia Telam

Agencia Oficial de Noticias de la República Argentina (www.telam.com.ar)

Ver otros artículos de Agencia Telam

Comentarios sobre esta nota: