Diario Río Negro

“No fue posible el cambio. No se pudo romper con el Estado de prebendas”

De Diario Río Negro. El 10 noviembre, 2014. En Destacado, La Frase, Río Negro. Tema: . 413 Vistas

Esa evaluación pertenece a Pablo Bergonzi, que el viernes dejó de ser fiscal de Estado de Río Negro después de casi tres años.

Mañana, el gobernador Alberto Weretilneck tomará juramento a Julián Fernández Eguía. Bergonzi se fue después de sucesivas discrepancias con el Poder Ejecutivo pero hoy se esfuerza en minimizar esas disputas. Se limita a afirmar que “ya no podía aportar desde ese lugar”.

Recuerda que “cuando me convoca (Carlos) Soria me había cautivado la política como una praxis, no desde su idealización, sino con aportes para pequeñas soluciones y traducirlas en grandes transformaciones. Convoqué a un equipo serio y que son los más idóneos en Río Negro”. Habla de los también renunciados Juan Justo, “un académico acreditado”, y Milton Dumrauf, “un abogado de enorme eficacia”.

“Vinimos -con entusiasmo juvenil- a un lugar para aportar a la transformación, a partir de un mensaje electoral que quería un cambio”, agrega.

-¿Todo se esfumó cuando murió Soria?

-Su muerte fue muy fuerte. Soria era un caudillo, no dejó un plan escrito y conocía la política como una praxis. Igual creímos que el cambio era posible y la idea era aportar. El cambio era romper. No se trataba de otras políticas. Era romper con sistema de viejas prebendas. Esa minoría que se beneficiaba con el Estado, lo acomodó a sus intereses por tres generaciones, y una gran mayoría silenciosa quería otra cosa.

-¿Cuándo se perdió ese objetivo?

-En algún momento sentí que no se podía. Igual valoro el vaso medio lleno, porque frente al magnicidio la dirigencia acompañó la marcha institucional. Hoy estamos en un proceso electoral y podemos volver a elegir. Hay que dejar de mirar para atrás, y pensar la política con construcción.

-¿Esa confrontación por el cambio se reflejó en su choque con el Ejecutivo?

-Es más amplio. Sentí que no podía aportar desde mi lugar, más allá de que se cumplía desde la Fiscalía. Insisto en que se trataba más de un lugar que de un cargo. Las discrepancias, aun la tensión, fueron receptadas y pudimos decir lo que pensábamos. Lo que desmoralizó fue cuando advertimos que no se podía romper y terminar con las prebendas, que nunca dejaron de existir.

-¿Lo advirtió con el reajuste de costos en la construcción?

-Eso es complejo, porque también existió un destrato importante en esta gestión hacía ese sector. Todos sabemos de los nichos y cuevas de beneficios.

-¿Y algunas prebendas se rompieron?

-Capaz… Ahora, lamentablemente, no se me ocurre ninguna.

-¿Se va y todo queda pendiente?

-Me hubiera gustado aportar para un cambio real. Se hicieron aportes, pero hay un Estado gigante, que no funciona correctamente y es deficiente administrativamente. La reforma no hay que tomarla como una amenaza. Tenemos las leyes más avanzadas, pero se tarda tres meses en entregar una prótesis.

-¿Y son los controles?

-Es hora de plantearse qué hacen cinco órganos de control (internos: la Fiscalía de Estado, la Contaduría y la Comisión de Transacciones y externos: la Fiscalía de Investigaciones y el Tribunal de Cuentas). ¿Hay cinco órganos y no se robó nada y no hubo corrupción en Río Negro? Las últimas memorias del Tribunal de Cuentas, con un enorme presupuesto, pero que se repite en juicios por una cachiporra o un celular. ¿Y los otros hechos? Naranja. Además, ¿no será mejor que antes de tener 50 abogados mirando expedientes que alguien mire si efectivamente se entregan los 300 colchones?

 

Fuente/Autor Diario Río Negro

Diario Río Negro

Diario de la provincia de Río Negro (www.rionegro.com.ar)

Ver otros artículos de Diario Río Negro

Comentarios sobre esta nota: