Agencia Telam

Obligados por las restricciones a las aplicaciones Yanquis, jóvenes chinos desarrollan las propias

De Agencia Telam. El 11 Noviembre, 2015. En Internet, Mundo. Tema: , . 228 Vistas

Desde 1995, año en que se inició el uso comercial de Internet en China el gobierno impulsó regulaciones para controlar el contenido que se divulga en las redes de ese país asiático. Eso motivó el desarrollo de aplicaciones nativas propias.

Con una cantidad cercana a los 700 millones de usuarios de Internet, el gigante asiático superó a Estados Unidos como mayor mercado de comercio electrónico del planeta, vislumbrando un crecimiento sostenido, además, en el uso de redes sociales.

Sin embargo, esta curva ascendente trajo no sólo sonrisas a las autoridades chinas que se encontraron con la abrupta necesidad de tomar decisiones respecto a los riegos, en términos de penetración cultural, soberanía y ciberseguridad, que este fenómeno trajo aparejado.

Desde 1995, año en que se inició el uso comercial de Internet en China el gobierno impulsó regulaciones para controlar el contenido que se divulga, entre ellas el “Computer Information Network and Internet Security, Protection and Management Regulations” del Ministerio de Seguridad Pública, promulgado en 1997.

El artículo 5 indica que la red no debe ser utilizada para crear, reproducir, recuperar o transmitir información que incite al odio o viole la Constitución ni las leyes o la aplicación de los reglamentos administrativos, que busque derrocar al gobierno o el sistema socialista o que incite a la división del país, perjudicando a la unificación nacional.

En marzo de 2011 Google acusó al gobierno chino de interrumpir el servicio de la mensajería Gmail y redireccionó a sus visitantes al portal de Google en Hong Kong, donde no se aplican estas leyes.

Dos años después Google decide oficialmente retirarse de China y dejar de entregar contenido censurado mientras que otras empresas como Microsoft o Yahoo! mantienen su postura de participar en el descomunal mercado chino.

Sobre el punto, un militante del Partido Comunista Chino, consultado por Télam en la ciudad de Tengchong, provincia de Yunnan, aseguró que el bloqueo de contenidos se enmarca en la ley que rige en el país y cumple el objetivo de “evitar las difamaciones de que es objeto nuestro pueblo y nuestro gobierno”.

Tras hacer hincapié en que sus dichos son “a título personal”, el joven militante subraya que “nadie seriamente informado puede suponer que una búsqueda en Google es neutral o devuelve resultados azarosos”.

Este hecho, insiste, comporta el peligro de que ese motor de búsqueda “hace invisibles o da un exceso de visibilidad a los temas, por lo general con un objetivo político”.

Tras el bloqueo chino, los usuarios –particularmente los jóvenes- migraron rápidamente hacia otros motores de búsqueda como Baidu, que actualmente concentra casi el 80% de las búsquedas en el país, seguida por Qihoo, con un 16,5% y Sogou 4,9% .

10634

Tampoco funcionan Facebook, Youtube ni Twitter, que fueron reemplazados entre los usuarios jóvenes por las plataformas Wechat y Xiami.

Li Hou, de 25 años y estudiante de inglés y español en la Universidad de Estudios Internaciones de la Provincia de Yunnan se declaró usuaria permanente de la red y fanática de Wechat, aunque lamenta que Google esté bloqueado hace “dos o tres años” y haber tenido que mudarse a otros motores que considera “más lentos, aunque útiles de todos modos”.

En el blog chino Xuan yi, que está repleto de comentarios sobre estas restricciones y mientras algunos se suman a las críticas sobre la velocidad y sobre los derechos de acceder a motores de búsqueda extranjeros, otro usuario advierte que “Baidu no podrá competir en el mercado internacional porque no es tan potente como Google”

Este blog, que muestra una iconografía entre punk y anarquista, entre miles que existen sobre el tema en China, explica también a los usuarios cómo utilizar las VPN (Virtual Network Net) o redes privadas virtuales para simular que la conexión se produce desde otro país y saltarse así las restricciones.

Frente a las críticas internas y externas las autoridades chinas –con convicciones de profunda raigambre confuciana- responden que el bienestar y las necesidades colectivas (de la sociedad en su conjunto) tienen preeminencia sobre los derechos individuales.

Así, mientras el meteórico ascenso económico liderado por el Partido Comunista Chino (PCCh) consolida al país como una de las principales potencias del planeta, la tensión desatada en torno a lo comunicacional, a los modos de apropiación ciudadana de las TIC´s y las decisiones políticas que implica, parece recién comenzar.

 

Fuente/Autor Agencia Telam

Agencia Telam

Agencia Oficial de Noticias de la República Argentina (www.telam.com.ar)

Ver otros artículos de Agencia Telam

Comentarios sobre esta nota: