Infobae .com

Paradoja: kelpers piden un derecho de las colonias, pero niegan ser una

De Infobae .com. El 13 marzo, 2013. En Curiosidades, Mundo. Tema: , , . 527 Vistas

Los habitantes de las islas Malvinas alegan poseer el derecho a la autodeterminación de su futuro, los isleños convocaron a un referéndum. Sin embargo, la legislación internacional sólo contempla esa garantía para naciones que están bajo dominio imperial. ¿Cuál será la reacción de la ONU?

Ante la necesidad de un gesto político que les devolviera la iniciativa en la disputa por la soberanía de Malvinas, los habitantes de las islas hicieron un referéndum para ratificar su deseo de mantener el vínculo con el Reino Unido. “El mundo debe escuchar lo que decidimos con nuestro derecho a la autodeterminación”, alegaron.

Aunque en principio pudiera parecer justo que los habitantes de un territorio elijan su propio destino, la cuestión no es tan simple. A las denuncias argentinas de que la consulta popular no tiene validez porque la realiza una población británica implantada, se suman además los antecedentes y resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“La ONU no admite la autodeterminación como el simple derecho de las personas a elegir vivir como quieren”, explicó a Infobae el profesor Peter Willetts, aquel observador invitado a seguir el plebiscito que luego fue echado por advertir que su resultado no sería aceptado internacionalmente.

En realidad, señaló el politólogo de la City University of London, para esa entidad la autodeterminación “significa elegir entre tres formas de autogobierno. Pero no es ni será una opción seguir siendo un territorio británico de ultramar, como se votó aquí”.

El artículo VI de la resolución 1.541 de la ONU, indicó, especifica tres y sólo tres formas para que un país deje de ser una colonia: 1) asumir su soberanía como un estado independiente, 2) establecer una asociación libre con un estado independiente o 3) integrarse con un estado independiente.

Los habitantes de las islas y el propio Reino Unido, entonces, se hallan ante una paradoja: aseguran que las Malvinas no son más una colonia, pero reclaman que se les garantice un derecho habilitado sólo a las naciones en proceso de descolonización.

La respuesta del gobierno de Malvinas

El día después de que se conociera el contundente y previsible 99,8% del referéndum, la Asamblea Legislativa de Malvinas, órgano de gobierno de las islas, convocó a una conferencia de prensa para analizar los resultados.

Allí, un momento de ligera tensión se vivió cuando el propio Willetts aprovechó la ronda de preguntas de la prensa para indagar sobre esta paradoja. A continuación, reproducimos el diálogo completo.

“Tengo la sensación de que el resultado ha abierto un debate mucho más amplio sobre el futuro de las islas de lo que ustedes creen. La situación no es tan clara como el referéndum quiere plantearla. Aunque se podría decir que todas las personas tienen el derecho moral a la autodeterminación, como un derecho legal sólo lo tienen las colonias. Entonces acá tienen una contradicción: sólo tienen el derecho porque son una colonia, pero no quieren admitir que son una colonia. ¿Han pensado esto?”, les señaló.

Sorprendidos, los ocho legisladores tardaron unos segundos en responder. Pero quien finalmente tomó la palabra fue Barry Elsby: “Las Islas Falkland (Malvinas) no son una colonia. Fueron una colonia hace muchos años. Ahora somos virtualmente un autogobierno que sólo depende del Reino Unido para su defensa. Recaudamos nuestros propios impuestos, hacemos nuestras propias leyes y somos autónomos financieramente con excepción del área de defensa. Creo que eso marca una gran distancia con una colonia”.

“Entiendo completamente sus argumentos desde el punto de vista político, pero desde el punto de vista legal, usted no tiene razón. Según las Naciones Unidas, el derecho a la autodeterminación sólo existe para las colonias. No existe para ninguna otra comunidad del mundo. Ustedes corren el peligro de abandonar su derecho a la autodeterminación al decir que no son una colonia”, contraatacó el politólogo.

Entonces tomó la palabra el legislador Richard “Dick” Sawle: “Creo que sus argumentos académicos son buenos, pero lo que escuchamos ayer fue la voz del pueblo de las Islas Falkland (Malvinas) y eso no puede ser ignorado. Es fundamental. Esa voz fue un muy claro sí. Los argumentos académicos quedan a un lado, esto es una democracia, la gente ha hablado y nosotros llevaremos el mensaje al mundo”.

La interpretación de las leyes

“El problema – reconoce Willetts – es que la postura del Reino Unido ante las leyes es distinta a casi todo el resto del mundo occidental”.

Allí, las tradiciones imperan por sobre las normas, mientras que en la mayoría de los países la letra escrita de las leyes es la máxima autoridad y sólo se discuten sus posibles interpretaciones.

“Argentina, como la ONU, se atienen al texto de las resoluciones. Pero los habitantes de las Falklands (Malvinas) creen que basta con tener el derecho moral para reclamar que se les conceda el derecho legal”, evaluó.

Argentina, el Reino Unido y la ONU

Con otros argumentos, el gobierno nacional ya señaló también que los habitantes de las Islas Malvinas no poseen su proclamado derecho a la autodeterminación porque no es algo que se le conceda a todas las poblaciones.

“No es algo reconocido a cualquier comunidad humana establecida sobre un territorio, sino únicamente a los pueblos. Los actuales habitantes de las Islas Malvinas no son reconocidos como un pueblo por las resoluciones de las Naciones Unidas”, explicó días atrás a Infobae la embajadora en el Reino Unido, Alicia Castro.

En tanto, el primer ministro británico, David Cameron, ya solicitó a las naciones del mundo que se respete la decisión de los isleños expresada por el referéndum.

¿Qué decidirá el Comité de Descolonización de la ONU? “No va a ser reconocido como un acto de autodeterminación” – aseguró Willetts – “porque ser un territorio británico de ultramar es todavía ser una colonia”.

Aunque los isleños sostengan que son un gobierno autónomo que sólo depende del Reino Unido para su defensa, las leyes indican lo contrario. Todavía el gobernador de Malvinas, una suerte de embajador británico en las islas, tiene el poder para decidir por sobre la Asamblea Legislativa. “Eso no va a suceder”, alegan los locales. Sin embargo, la historia reciente no les da la razón: en agosto de 2009, el gobierno del territorio de ultramar de las Islas Turcas y Caicos fue suspendido desde Londres.

¿Pero significa esto una victoria para la Argentina? Seguramente no. “Las resoluciones de las Naciones Unidas incitan a que el Reino Unido se siente a negociar, pero no dicen cuál debe ser el resultado de esas conversaciones. Incluso si algún futuro gobierno británico acordara entregar las Falklands (Malvinas), los isleños todavía tendrían el derecho a aceptarlo o rechazarlo”, concluyó Willets.

El 99,8% logrado en el referéndum deja en claro cuál sería su respuesta.

Fuente/Autor Infobae .com

Infobae .com

Diario Digital de la ciudad de Buenos Aires (www.infobae.com)

Ver otros artículos de Infobae .com

Comentarios sobre esta nota: