NTI

Poder como teatro o teatro como reflejo del Poder (por Francisco Lizarazo)

De NTI. El 13 junio, 2013. En Opinión. Tema: , , . 954 Vistas

“Damas y caballeros, Nobles y plebeyos, lo que están a punto de leer es una muestra del Poder y para qué sirve.” Digamos que “sirve para conseguir que los demás hagan o dejen de hacer lo que el poderoso quiere o deja de querer.

Para iniciar este escrito voy a permitirme tomar el papel de Geoffrey Chaucer, interpretado por Paul Bettany, cuando en la película Corazón de caballero hace loas a su amo Sir Ulrich von Lichtenstein.

“Damas y caballeros, Nobles y plebeyos, lo que están a punto de leer es una muestra del Poder y para qué sirve. Digamos que “sirve para conseguir que los demás hagan o dejen de hacer lo que el poderoso quiere o deja de querer. Es una facultad de obligar a los otros a un comportamiento que, de no ser así, no tendrían. Esa facultad se puede ejercer, según quiere la sabiduría popular, por las buenas o por las malas. Es un modo claro y llano de enunciarlo que, a veces, toma formas coloquiales”.

Para aquellos que gustan de las definiciones les tengo dos: “Según Weber: ” el poder es la probabilidad de que un actor dentro de un sistema social este en posición de realizar su propio deseo, a pesar de las resistencias”. “El concepto de poder para Tawney, se centra en la imposición de la propia voluntad sobre otras personas. Literalmente ” el poder se puede definir como la capacidad de un individuo o grupo de individuos para modificar la conducta de otros individuos o grupos en la forma deseada y de impedir que la propia conducta sea modificada en la forma en que no se desea”.

Muestras de poder las podemos ver a diario en los medios de comunicación, esos nuevos cronistas y trovadores de la realidad, que con inmediatez y desde cualquier parte del mundo nos muestran y nos señalan lo que está bien o está mal, aunque a muchos no les guste esta realidad:

Noticia 1

El abogado justicialista Juan Ricardo Mussa pidió a la Justicia que se investigue a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a quien acusó junto a su hijo Máximo Kirchner por “homicidio simple” por la muerte de su esposo Néstor Kirchner el 27 de octubre de 2010. También solicitó que se exhume su cuerpo para saber si habría sido asesinado. (nota publicada en este medio, ver haciendo aquí)

Noticia 2

“La ex lideresa magisterial de México, Elba Esther Gordillo Morales, quedó formalmente detenida para enfrentar en prisión un proceso como presunta integrante de una banda delictiva relacionada con operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada. También se ubicaron pagos de tarjetas de crédito, mantenimiento de aviones, capacitación de pilotos y renta de hangares, pagos en clínicas de belleza y para cirugías plásticas, todos con fondos procedentes del SNTE y a nombre u ordenadas por Elba Esther Gordillo”. (ver nota original)

Noticia 3

El priista Andrés Granier, quien se pasó de copas y presumió supuestas propiedades y un lujoso guardarropa, enfrenta acusaciones por actos de corrupción presuntamente cometidos durante su gobierno en Tabasco. La administración del exmandatario estatal, de 2007 a 2012, es investigada por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) por los delitos de peculado, desvío de recursos, enriquecimiento ilícito y operaciones con recursos de procedencia ilícita. (ver nota original aquí).

Noticia 4

Con el fin de no perder su vuelo de Cancún al Distrito Federal, debido a que llegó nueve minutos tarde al mostrador de la empresa VivaAerobus, la senadora perredista por Quintana Roo, Luz María Beristain, pretendió hacer valer su condición de senadora para obtener el pase de abordar correspondiente. La legisladora, de acuerdo con un video difundido por You Tube, discutió con una empleada de la aerolínea con el argumento de que es representante en la tribuna más alta de la nación. (ver nota original aquí).

¿Soy yo, o ese texto parece para nosotros?

“¡Ah, pobre patria! Apenas se conoce./ Ya no puede llamarse nuestra madre,/ sino nuestra tumba, donde, salvo al ignorante,/ a nadie se ve sonreír; donde no se oyen/ los suspiros, ayes y gemidos que rasgan/ el aire; donde el dolor más violento parece/ un vulgar trastorno. Ya nadie pregunta por quién/ tocan a muerto, y los hombres de bien/ caen antes que la flor de su sombrero,/ muriendo sin enfermar”. Este es un parlamento, del barón escocés Ross donde describe a su par, Macduff, cuya mujer e hijo son asesinados por Macbeth, bajo la manipulación de Lady Macbeth. Más adelante, cuando, Malcolm, hijo mayor del rey Duncan, dice que él no es digno de reinar porque carece de las virtudes requeridas, Macduff responde: “¿Digno de reinar? No, ni de vivir./ ¡Ah, mísero país! Con un tirano/ usurpador; de cetro ensangrentado/”, refiriéndose a Macbeth.

Utilizo esta referencia a la obra Macbeth del escritor inglés William Shakespeare no de manera gratuita, sino porque esta obra cobra vigencia por lo actual, porque nos habla de una realidad que aunque escrita hacia 1606, parta hablarnos de los excesos del poder, sigue pasando como lo vimos en los ejemplos anteriores que nos suministran los medios de comunicación.

Pero además, recurro a Macbeth porque la obra ha subido a la escena en dos países: Venezuela y México, no descarto que esta pieza de la literatura universal se esté representando en muchas zonas del globo terráqueo. Como solo Dios es omnipresente, usaré la ayuda de otros para ver cómo este personaje y su utilización del poder pueden ser un síntoma de lo que sucede en la actualidad y por eso vuelve al teatro en una herramienta ideológica peligrosa, porque como dice el director Orlando Arocha es un arte “que mueve masas y los pone a pensar, porque no es de sutilezas”.

Y hablando de Arocha, el montaje que se exhibe en la patria de Bolívar es dirigido por él en la sala Caja de Fósforos, ubicado en la Concha Acústica de la ciudad de Caracas.

Macbeth Político

Con el título “Macbeth en patria segura”, Héctor Silva Michelena pone la lupa sobre el personaje de Shakespeare y lo compara con la realidad nacional venezolana. “El señor Maduro acaba de reiterar su defensa del plan Patria Segura, una falacia en la que hasta algún gran político opositor parece haber caído. Para esta nota, consulté al Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), organismo independiente de gran credibilidad. Supe que, con el presente, el Gobierno ha lanzado 20 planes de seguridad, de los cuales 19 no han resuelto nada, pues, según el OVV, “los homicidios del país siguieron en aumento en lo que va de año, en 13% más en comparación con el año pasado”. “Según ese centro investigador, en 2012 hubo en Venezuela 21.600 homicidios y proyecta que, para fin de 2013, podría llegar a 24.000 si seguimos por este camino”. “Es un gran acierto que el gran director Orlando Arocha haya montado Macbeth –inmortal obra de Shakespeare estrenada en 1606– en el nuevo espacio La Caja de Fósforos, dentro de la Concha Acústica de Bello Monte. Esta obra que, como ilustra el periodista Ángel R. Gómez (El Universal 20/05/13), “eriza la piel por su atronadora vigencia. Fundamental esta pieza en la Venezuela de hoy”.

Comenta Silva Michelena que “la puesta en escena de Arocha es una vívida recreación del homicidio cotidiano en Venezuela. ¿Duda alguien de que la militarización que impone Maduro busca armar un aparato represivo? Los inquilinos de Miraflores evocan la sombra terrible de Macbeth, sacuden el ensangrentado polvo que cubre sus entrañas y dejan oír el rojizo eco: “Sé sanguinario, osado y sin temor, ríete de cualquiera y su poder: ningún hombre nacido de mujer de Macbeth podrá ser el vencedor”.

Macbeth teatral

Pero la visión de Arocha sobre este personaje no escapa de su contexto teatral como lo expone Virginia Betancourt al comentar que este montaje resaltando que “el montaje es impecable, se ve que en él está todo precisado al milímetro porque es una cantidad de actores saliendo y entrando sin parar, por dos puertas ubicadas al fondo del escenario, con dos camillas a la vez y todo…porque hay como un ambiente medio de hospital”.

Como actriz y arquitecto, Betancourt señala que “al principio uno entra a la sala, y ves tres cuerpos de hombres desnudos, cadáveres, que muerden su identificación entre los dientes….Ya entras con aire de muerto al teatro. Llegan cuatro mujeres (que son las Brujas) y se llevan los muertos en las dos camillas…Comienzan a barrer el sitio, son tres mujeres y un trans, hay una gooorda sensacional, grotesca, y una que es morena pequeña, excelente también”.

“Visualmente sus imágenes están muy bien logradas, siempre andan juntas, un combo, chismeando, grotescas y dentro y fuera de la historia, porque no son ellas el gobierno, sino los que se lo aprovechan, sostienen cuando les conviene, cambiantes, depende donde convenga más, pero siempre juntas. El rey legítimo aparece enfermo con su tubo de suero para arriba y para abajo, y habla siempre por un micrófono, conectado a un mini amplificador que rueda con él por toda la escena siempre, es haciendo referencia al discurso”.

“Todo el juego de la escenografía son las dos camillas, manejadas con una precisión milimétrica. Hace de mesa de rueda de prensa o reunión de gobierno, de ella en algún momento sale las cabezas muertas de los enemigos, solicitadas. En ellas se montan se paran haciendo composiciones con los personajes, que ´son excelentes para fotos, son cuadros en vivo, con todo un colorido contraste, y auténtica composición de diseño, pero que se pierde un poco por la ausencia de perspectiva de la sala, acompañada de una escasa iluminación espectacular. Es como si gritar por una sala más grande, para lucir estas composiciones y despliegue de puesta en escena, excelente puesta visualmente, y queda asfixiada y ahogada en ese 10×10 de metros, auténtica caja de fósforos, como se llama la sala”.

“Cuando aparece, Diana Volpe…es otra cosa, aparece sola esperando la llegada de la comitiva, tomando un drink y con un ligero Parkinson en la mano, que le da el toque. Excelente las escenas de ellas con su marido a solas, cómo lo maneja y ,o domina…ella le hace a él, un gesto con las manos golpeando suave sus piernas, como se le hace para llamar a un perro para que venga a uno..que ya con ése gesto ya queda completamente clara cómo es la relación en esa relación. Juan Carlos Gardié, hace su transformación como personaje, de ser fiel y defensor del gobierno, a cómo se envenena con la ambición, aupado a su vez por su esposa, y cómo se lo come el ansia de poder y más poder, que lleva a sacrificar a todo lo que se le atraviese, el primer muerto con algo de dolor y seudo arrepentimiento y a la final adiestra y siniestra, despiadado, y loco.

El ansia de pode nunca para y traga. Excelente su decir de esos tremendos y extensos parlamentos, donde no me imagino a otro actor con mas dominio del decir haciendo ese personaje… Maneja el decir cómo le da la gana, se ha dedicado a eso. Todos están vestidos, hasta Macbeth de guardias, con verde militar, uniformes sin diferenciar jerarquía, y entonces, uno no sabe quién es el jefe y quién tropa…Incluso Macbeth está siempre así, sólo al final se pone como una capa con seudo medallas”.

Hay un cuadro muy hermoso cuando manda a matar a Macduff y y se le aparece a Macbeth, aparecen los soldados como seis todos con una fotografía de papel de Macdurff, con una linterna asida a la frente encendida y deambulan en fila por todo el escenario, y el último es Macduff mismo, con su linterna en la frente encendida también.

“Buen trabajo, valiente, porque quién se quiere calar dos horas y media de función, de un tema donde no hay historias de amor, ni sensibilidades, sino, luchas de poder, que las vemos todos los días”

Macbeth multimedia

Si la puesta en escena de Arocha destaca por su propuesta riesgosa, algo similar, y aún más vanguardista es la concepción de Jaime Camarena sobre este tema del Poder. Esta parte del artículo pudiera titularse “Macbeth es producto de su entorno”.
Producido por el grupo de danza A poc A poc se presentó en el Teatro de la Ciudad de Esperanza Iris el espectáculo multidisciplinario: Macbeth, Ciudad Insomnio.

Esta versión, escrita por José Alberto Gallardo sobre una idea y dirección de Jaime Camarena, olvida de la natal tierra de Macbeth para situarlo en pleno México del 2013, ya no como un príncipe ni regente, sino como la estrella de un reality show, un músico por que salta a la fama gracias a un video sexual donde se le ve a él en el baño mientras recibe una felación de parte de su esposa, Lady Macbbeth.

Este hecho hace que la fama de Macbeth – un músico corriente – llegue a niveles insospechados en las redes sociales como twitter y facebook, por encima de Macduff, quien sí es un guitarrista con talento, pero cuya experiencia se ve opacada por la personalidad de la pareja y debe firmar contrato para integrar la banda de Macbeth, cuando él debería ser el solista.

Lady Macbeth es todo un personaje, ya que antes de su matrimonio es una conocida diseñadora de modas – que crea ropa mezcla de estampados y faldas irlandesa con Frida Kahlo – y tiene su personalidad propia, aunque apoya a su marido, y lo incita a buscar la sangre en otra parte, porque ella está cansada y se quiere bañar pues ya “acabó”.

Como en todo grupo musical las rencillas no se hacen esperar y Macbeth sediento de seguir siendo una estrella a toda costa termina matando a su guitarrista, en una muestra de estar asqueado del mundo que lo rodea, pero consciente de la necesidad de seguir en él para mantener su fama y poder de convocatoria.

El montaje de este Macbeth mexicano es una combinación de música rock en vivo con vestimenta punk, con una fuerte crítica a los medios de comunicación que consumen casos “de la vida real” sin importarles que eso afecta a sus protagonistas, porque los espectadores “quieren” ver eso, para evitar vivir sus propias existencias. La escenografía es de Héctor Lara, los dispositivos visuales de Hiram Kat, la iluminación de Rafael Mendoza y el vestuario de Eloise Kazan.

Atrás quedan castillos y parajes imaginados por Shakespeare para contar su historia, y en este caso, Macbeth y su banda se mueven entre tubos y plásticos, como mostrando que todo en la actualidad es falso y hasta las brujas terminan siendo parte de las coristas del grupo musical, aunque se pierde su poder de oráculo que sabe el desenlace fatal, para cederlo a un presentador televisivo, que también quiere su cuota de poder, de “rating”.

En este final, Macbeth mata a Macduff y aunque es el hijo de este último el llamado a vengar tal afrenta, él mismo dice estar asqueado de la sociedad y su necesidad de sangre, por lo que abandona el escenario, aclarando que no será otro más en la larga lista de escándalos en torno a Macbeth. El final no es el pensado por Shakespeare, pero sí por el director, y adaptador de la pieza, quien solamente busca plantear cómo sería este personaje y su entono en la actualidad, como queriendo preguntarse, y retar a la audiencia a contestar si ¿las personas son víctimas del exterior, de la virtud, o del mundo de la fantasía que se ofrece día a día en Internet?

Destacan en este montaje la plasticidad y las coreografías, no tanto el texto que a veces es más que una versión libre del texto original, y que fácilmente pudo haber sido eliminado para dejar que los movimientos y bailes de los actores contaran la historia.

Ya sea Político, Teatral o Mediático, lo que sí es cierto es que Macbeth sigue estando vigente para mostrar que el uso y abuso del poder no son hechos recientes y que – por la manera en que se o se desarrolla la historia actual – no parece que vaya a perder su vigencia o su “rating” para parafrasear al nuevo Dios – la televisión – en cuyo nombre se hace todo, lo que pasa es que nos vamos acostumbrando a los escándalos, a los exceso de poder y aunque hacemos comparaciones y similitudes con obras de teatro, cine, o televisión, la realidad sigue siendo más fuerte que cualquier producto de la imaginación, sin embargo, eso que produce nuestro intelecto tiene principio y fin, pero la realidad… esa como que no conoce de estructura dramática, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo
Periodista, diseñador web, curioso del mundo y las relaciones humanas. Profesor Universitario
http://gravatar.com/franciscolizarazo64

PD: Como haría Geoffrey Chaucer, debo pedir la venia del paciente público, de los Señores y sus vasallos, de las damas y los caballeros, por haber pecado y extenderme en mi relato, sé que entenderán a un pobre trovador que solamente quiso unir hechos y circunstancias para contar un historia, tal vez no muy alegre, ni con final feliz, pero sin con una moraleja, que espero tenga todos a bien encontrar.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: