NTI

Refundación o Superación, esa es la cuestión

De NTI. El 1 mayo, 2014. En Argentina, Opinión. Tema: , . 667 Vistas

El reconocido director argentino de cine, televisión y teatro, José Luis Campanela, afirmó recientemente que “tendríamos que refundar (el país) y empezar de nuevo, de otra manera”. Otros en cambio tienen una visión diferente que propone la superación del pasado en la construcción del futuro.

Invitado al programa de canal 13, El diario de Mariana, el director hizo un análisis de los problemas que vive el país, del pasado y comentó cuál sería la solución posible: “Esto de matarnos unos a los otros están desde nuestra fundación. Nuestra fundación no fue pacífica. Ninguno de nuestros próceres murió de viejo tranquilo en su casa, sino que murieron asesinados, exiliados, en la miseria más absoluta, despreciados y en algunos casos como San Martín, perseguidos por el país, que se tuvo que ir porque lo iban a meter preso. Tenemos un problema desde nacimiento. Creo que tendríamos que refundar y empezar de nuevo, de otra manera. Mirar sin tanta admiración, mirar más a nuestra historia Y empezar sobre bases de países posibles, que tengan que ver con nuestra idiosincrasia”.

Estas expresiones refundadoras son recurrentes en la historia de la nueva democracia argentina. Alfonsín en los 80 llamaba a refundar el país a través de un plan denominado “La segunda república” que, entre otras cosas proponía el traslado de la capital federal a Viedma y la modernización de las estructuras administrativas e Institucionales del Estado.

Luego de la crisis del 2001/02, Elisa Carrió se lanzó a la construcción de un nuevo espacio político por fuera de la Unión Cívica Radical, partido al que pertenecía, con reiterados llamados a “refundar la República”. De allí surgía el nombre de su nueva agrupación política: Alternativa para una República de Iguales (ARI).

Pero no solo los radicales son amantes de las refundaciones históricas. Los kirchneristas también lo son, y además le agregan cierto tenor épico a su relato.

En su discurso en el acto de conmemoración de los primeros 4 años de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, el vicepresidente Amado Boudou dijo que “Tuvo que venir Néstor Kirchner para refundar la democracia argentina”, olvidándose que el Dr. Kirchner fue elegido constitucional y democráticamente por el voto de los ciudadanos. Lo cual nos lleva a deducir que la democracia ya existía en ese momento de la historia.

Pero no es que Boudou desconociera ese hecho ni se le haya ocurrido espontáneamente esa afirmación. El vicepresidente se referenció allí al discurso de asunción de mandato que el propio Néstor Kirchner pronunció ante el parlamento en el 2003, donde dijo: “Este proyecto nacional que expresamos, convoca a todos y cada uno de los ciudadanos argentinos y por encima y por fuera de los alineamientos partidarios a poner mano a la obra de este trabajo de refundar la patria”.

A partir de allí la presidenta actual, Cristina Fernández de Kirchner, cada vez que quiere resaltar algunas gestiones de su gobierno las significa también como hechos refundacionales, y, contraria a ella, la mayoría de la oposición también habla de refundar el futuro para diferenciarse de lo refundado en el pasado por el kirchnerismo.

Un volver a empezar constante y cíclico, cada 10 años más o menos hay que empezar todo de nuevo, porque lo hecho no gustó, o terminó mal. Como si la solución fuera morirse y nacer de nuevo.

Sabemos que la vida no es eso, es todo lo contrario, seguir viviendo y crecer. Pero sino lo asumimos estaremos condenados al mismo castigo impuesto a Sísifo de tener que subir la roca hasta la cima una y otra vez, eternamente.

De crecer aprendiendo de los errores y superando los problemas actuales, construyendo nuevos instrumentos que los corrijan de cara al futuro, se trata la construcción de un país y una república.

De alternarse en el trabajo de construcción de ese destino. De saber que, como un edificio, hay que seguir poniendo piso nuevo sobre piso anterior para seguir subiendo.

No se trata de empezar toda la obra de nuevo cada diez años… eso es de adolescentes. O peor, de niños caprichosos que rompen alborotados los que nos les gustó como lo hicieron.

Lo inteligente y sabio entonces no es la refundación sino la superación.

Ojalá lo tengamos presente a la hora de elegir nuestras próximas autoridades gobernantes.

 

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: