Agencia Telam

River avanzó a semifinales de la Copa Libertadores y Boca a 16avos. de la Copa Argentina

De Agencia Telam. El 28 mayo, 2015. En Argentina, Deportes, Destacado. Tema: , , , , . 398 Vistas

River ridiculizó al Cruzeiro en Belo Horizonte y es semifinalista de la Copa Libertadores de América. Boca le ganó a Huracán Las Heras y avanza en el torneo federal argentino.

Después de la derrota por 1 a 0 sufrida en el cotejo de ida en el Monumental, cuando todavía el síndrome del escándalo con Boca Juniors era una pesada mochila sobre sus espaldas, los jugadores y el cuerpo técnico riverplatenses se juramentaron íntimamente dar vuelta la adversidad y lo cumplieron a pie juntillas.

Y lo hicieron ante un Mineirao repleto, ululante, pero que no resultó para nada intimidante en el ánimo del equipo de Núñez, “aggiornado” para la circunstancia por un entrenador que sigue demostrando temple y conocimientos en situaciones de extrema complejidad como la de hoy. Está recibido de “buen técnico” Marcelo Gallardo.

Porque el partido arrancó con un tono equilibrado, lo que fue marcado por opciones repartidas para ambos.

Los dos mostraban versatilidad para atacar y defender, lo que derivaba en falta de precisión por ambas partes.

Pero River, en ese desarrollo era el que tenía las posibilidades más claras, hasta que en una contra precisa se puso en ventaja.

El balón derivó en Teófilo Gutiérrez por izquierda, Rodrigo Mora arrastró la marca por el medio y Carlos Sánchez ingresó suelto por derecha a recibir una precisa habilitación del colombiano, para definir con un remate bajo y cruzado.

Y a partir del tanto conseguido a los 19 minutos, el equipo del ‘Muñeco’ Gallardo siguió buscando ampliar la diferencia con autoridad y sin que le pesara la condición de visitante.

Leonardo Ponzio jugó como cinco adelantado y hasta llegó a posiciones de gol, como cuando sobre la media hora remató bajo contra el palo derecho y su disparo se fue apenas desviado.

Acertó con el planteo Gallardo una vez más, ya que se volcó por un mediocampo decididamente combativo y dúctil a la vez, en el que tanto Carlos Sánchez como Ariel Rojas dejaban surcos en el ida y vuelta por los costados, mientras que Matías Kranevitter se ocupaba esencialmente de la recuperación y el equilibrio. Ponzio, lo dicho, era el que hacía un poco de cada una de las cosas que ocupaban a los demás.

Claro que todos ellos eran respaldados por una defensa muy aplicada, en la que los centrales Ramiro Funes Moris y Jonatan Maidana resultaban los más solventes.

Cruzeiro, en tanto, se pareció en mucho al equipo que perdió 3 a 1 con Huracán en Parque de los Patricios durante la fase de grupos. Indeciso a la hora de defender, insípido a la de crear juego e inofensivo a la de atacar, el conjunto de Belo Horizonte nunca tuvo claro como jugar este partido. Y así le fue durante esos primeros 45 minutos.

Por eso era imprescindible para los locales cambiar totalmente la actitud para la parte complementaria, así como era vital para River mantener la expuesta en la etapa inicial para que la cosecha no se pudriera.

Pero el único que lo hizo fue el representativo argentino, que a partir de eso terminó de definir el pleito cuando solamente se llevaban jugados seis minutos y por fin se le dio a “Teo” Gutiérrez, que se sacó un defensor de encima con mucha técnica y definió de derecha con su habitual calidad, al palo más lejano del arquero Fabio.

Fue la frutilla del postre para la mejor actuación de River en esta Copa Libertadores y también para el colombiano, que jugando por su selección marcó aquí mismo su único tanto en el pasado Mundial 2014 en el 3-0 ante Grecia.

A tal punto que enmudeció a 56.000 “torcedores” del Cruzeiro que llegaron con las ilusiones en el pecho y se las llevaron en los bolsillos. Y a la emotiva celebración de esos 2.500 hinchas de River que llegaron con la esperanza en el bolsillo y se fueron de regreso a la Argentina con la felicidad en el pecho.

Ahora habrá descanso de Libertadores para todos y River solamente tendrá que palpitar antes de la Copa América cual será el rival para semifinales que le deparará mañana el cruce entre Racing y Guaraní, en Avellaneda. En la ida ganaron los paraguayos 1 a 0.

La otra semi será para Internacional, de Porto Alegre, el único brasileño sobreviviente para semifinales, y Tigres, de México.

Boca, con sufrimiento

Con el propósito de maquillar la prematura eliminación en Copa Libertadores, a manos de su tradicional rival, River Plate, y de vengar la abultada caída del domingo pasado con Aldosivi de Mar del Plata (0-3), el equipo de Rodolfo Arruabarrena dio un paso en el aspecto anímico.

Pero en el futbolístico, el conjunto xeneize quedó verdaderamente en deuda, porque no encontró jamás los caminos claros al gol, abusó del pelotazo y hubo momentos en los que fue auténticamente inofensivo ante un adversario entusiasta pero limitado en su propuesta.

El ‘Globo’ mendocino, cuya parcialidad armó una verdadera fiesta en las tribunas y metió cerca de 8 mil personas en una de las cabeceras del estadio, planteó un partido acorde a las características de jugadores de una y otra institución.

A sabiendas de poseer un plantel nítidamente inferior en calidades, el equipo del Federal B (debutará este domingo ante Atlético Argentino de Mendoza) diseñó un dispositivo pegajoso que buscó encimar en el medio, impidiéndole a los futbolistas xeneizes sacar ese primer pase que pudiere lastimar.

En este contexto, entonces, Huracán redujo prácticamente sus posibilidades de acercarse a la valla de Agustín Orión, pero peleó intensamente la pelota en el medio, sobre todo en los 45m. inaugurales, cuando impidió que Boca tuviera precisión y profundidad en los últimos metros de la cancha.

Pese a lo apuntado, el elenco xeneize tuvo sus chances en un tiro libre de Nicolás Colazo que el arquero Emir Basabe mandó al córner (20m.) o en un desborde de Osvaldo -el mejor en ese período- que no pudo ser conectado por Chávez, cuando los defensores de Huracán ya habían quedado desairados.

En el segundo tiempo, Boca adelantó sus hombres, consiguió algo de frescura con el ingreso del uruguayo Nicolás Lodeiro, pero siguió padeciendo con un circuito de juego inconexo, que favoreció los despejes de los cada vez más apurados zagueros del ‘Globo’ lasherino.

A los 11m. hubo un remate fuerte de Chávez que el guardavallas descolgó del ángulo y un minuto más tarde, un disparo de Fernando Gago (intermitente) salió desviado.

La entrada de Jonathan Calleri le permitió a Boca juntarse mejor en los últimos metros de la cancha y empezar a merecer, solamente por inercia, una victoria que recién se corporizó en los minutos finales.

Porque a los 40m., Osvaldo metió un pase del medio a la derecha para Calleri, quien desbordó y mandó centro ante la desesperada y fallida salida de Basabe. El atacante que representa al seleccionado de Italia cabeceó, la pelota pegó en el zaguero Adolfo Tallura y se introdujo en el arco.

Así, de ese modo tan poco ortodoxo, el equipo de Arruabarrena logró destrabar el encuentro.

Sobre los 43m., en tanto, Marcelo Meli metió un pase profundo para Chavez, quien disparo fuerte y abajo, junto al palo izquierdo del golero mendocino. 2-0 y pasaje asegurado.

 

Fuente/Autor Agencia Telam

Agencia Telam

Agencia Oficial de Noticias de la República Argentina (www.telam.com.ar)

Ver otros artículos de Agencia Telam

Comentarios sobre esta nota: