Infobae .com

Tras 10 años de crecimiento, la seguridad sigue siendo una deuda de la democracia en el continente

De Infobae .com. El 14 noviembre, 2014. En Especiales, Policiales y judiciales. Tema: , . 548 Vistas

Aun con políticas sociales expansivas y mejoras económicas, los Gobiernos de la región no han dado respuesta a una de las principales demandas de la sociedad, señalaron especialistas en el seminario “El hemisferio americano: Desafíos para el desarrollo y la seguridad”, organizado por la editorial Taeda y que cuenta con el auspicio de Infobae

Con una sociedad que cree en la democracia, una marcada caída en la violencia política y mayor respeto de los derechos humanos, la región ha vivido en los últimos 10 años uno de sus períodos de mayor prosperidad económica, con caída del desempleo y reducción de la desigualdad y la pobreza -sobre todo, la extrema pobreza-, que no se ha visto traducida en una mejora en los índices de criminalidad y violencia. Aun cuando han implementado políticas sociales expansivas, los gobiernos de América Latina no han podido -o no han sabido- dar respuesta al problema de la inseguridad, señalado en la mayoría de los países de la región como la principal preocupación de la sociedad. Esa fue una de las conclusiones de la primera jornada del seminario “El hemisferio americano: Desafíos para el desarrollo y la seguridad”, que se lleva a cabo este jueves y viernes en el auditorio de la Universidad Católica Argentina organizado por la editorial Taeda junto a la DAIA, la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano y la ONG Viva Rio (Brasil), y que cuenta con el auspicio de Infobae.

El presidente de Taeda, Mario Montoto, junto al gobernador de la provincia de Buenos Aires Daniel Scioli y el secretario de Seguridad Sergio Berni fueron los encargados de dar comienzo al seminario, ante un auditorio que contó con la presencia de los titulares de la cartera de Seguridad de la Provincia, Alejandro Granados, y la Ciudad, Guillermo Montenegro; la ministra de Gobierno bonaerense, Cristina Álvarez Rodríguez; el diputado nacional Eduardo “Wado” de Pedro; el jefe de la policía bonaerense Hugo Matzkin; el embajador de Brasil en Argentina, Everton Vieira Vargas; la embajadora de Israel en la Argentina, Dorit Shavit, y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, entre otros funcionarios y especialistas.

En la apertura, Montoto señaló que “tanto a los países desarrollados como subdesarrollados”, los desafíos que enfrentan los gobiernos en materia de seguridad tienen “un hilo conductor”, que el encuentro apunta a debatir, para “aprovechar las diferentes experiencias para que no perdamos más tiempo”.

“Estamos radiantes y jodidos”

La llamada “década ganada” tuvo una arista poco publicitada: según un informe de Naciones Unidas difundido recientemente, más de un millón de personas ha muerto como consecuencia de diversas formas de violencia y criminalidad en los últimos 10 años en América Latina, lo que lo convierte a la seguridad en “el desafío más importante para la región”, afirmaron especialistas, funcionarios, jueces y miembros de las fuerza de seguridad reunidos en la UCA.

¿Por qué, si ha mejorado la economía, no mejoran los índices de criminalidad?

Las respuestas fueron muchas y diversas.

Para el secretario de Seguridad Sergio Berni, “los problemas de seguridad son muy complejos, no existen soluciones mágicas”. Como ya hizo en otras oportunidades, Berni volvió a poner en duda la efectividad de la política de “guerra contra el narcotráfico” señalando que “la complejidad del delito requiere respuestas más audaces y más comprometidas”.

El ministro del Interior de Uruguay, Eduardo Bonomi, sostuvo que “en el Frente Amplio había una respuesta ingenua” al problema. Bonomi reconoció que la situación de la seguridad “empeoró con la democracia”, y recordó que la seguridad “no se logra combatiendo el delito”, sino “construyendo seguridad”, para lo cual “la participación del ciudadano es fundamental”. Quien ya está en una “carrera delictiva” no la abandona simplemente porque se generen mejores condiciones de empleo, reconoció.

Para el representante de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en Brasil y el Cono Sur, Rafael Franzini, “lo cierto es que la movilidad social no es tan grande, el cambio de clase baja a una clase que todavía no es media se ha dado más por factores económicos que por factores educacionales o de otro clase”. Además, señaló “el crecimiento urbano ha sido completamente desordenado” y “la alta tasa de fecundidad adolescente” y lo múltiples problemas educativos, “que no son causa pero sí factores a tener en cuenta cuando se diseñan políticas públicas”. El experto salvadoreño en resolución de conflictos Joaquín Villalobos, por su parte, señaló “el Estado débil”, el “Estado ausente” y el “Estado coptado”, especialmente en zonas de alta incidencia del crímen organizado.

Citando un verso de Mario Benedetti (“Estamos radiantes y jodidos”), la colombiana Olga Illera, especialista de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, hizo un diagnóstico de la situación continental, y explicó que la “inseguridad” es “multidimensional”, por lo que en cada lugar se explica por diferentes variables. “Cambian las amenazas, por lo tanto cambia el concepto de lo que nos hacen sentir inseguros”, sostuvo, y dio como ejemplo la diferente distribución geográfica de las tasas de homicidios, las de robo y los secuestros.

El estadounidense Brian Fonseca, de la Florida International University, señaló el carácter “eminentemente local” de los desafíos de seguridad. “A veces, nosotros reunimos los desafíos a nivel nacional o regional al analizarlos, pero en realidad, el desafío de seguridad se ve de modo distinto en cada área, localidad, barrio o municipio”. Los ejemplos de esto vinieron de dos brasileños. Al exponer el modo en que intervienen las fuerzas armadas brasileñas en el Complexo da Maré, donde 130.000 personas viven en 15 favelas diferentes, el general Francisco Modesto, jefe del Comando Militar del Este de Brasil, explicó que en la zona operan distintas bandas -y facciones dentro de éstas- con distintos tipos de accionar, lo que demandó diferentes tipos de respuestas para erradicarlas. Ubiratan Angelo, coordinador del área de Seguridad de Viva Rio y ex comandante de la Policía Militar de Río de Janeiro, relató las acciones que la ONG llevó a cabo para pacificar el área de Bel Air, en Haití, donde la principal causa de violencia no era la delincuencia organizada sino que se debía a problemas comunitarios.

Fonseca contó que, de visita en Honduras, al concurrir a un Observatorio de Violencia en Tegucigalpa, le explicaron los factores que incentivan el delito y la violencia: familias fragmentadas (como consecuencia de patrones de inmigración de América Central y altos niveles de homicidio), desigualdad y pobreza, la capacidad del Estado de proveer servicios como salud y educación y la marginación de los jóvenes y su falta de oportunidades, además de cierta “aceptación de la violencia”. “Cuando pregunté por qué los traficantes de droga no estaban en la lista, la respuesta fue ‘son un síntoma, no la causa, de la incapacidad del Estado de abordar los problemas'”.

Para el juez federal Claudio Bonadío, la falta de inteligencia criminal explica muchos casos de inseguridad. “En Argentina, uno antes decía ‘por lo que nos ha pasado hace poco’, pero la verdad que ya 30 años no es poco, pero por lo que ha pasado hay ciertos resquemores por esta cuestión de la información y la inteligencia. Se la devalúa, se la minimiza, se la sectariza, y lo peor de todo es que no hay ningún tipo de éxito en implementar políticas de seguridad ciudadana, democrática, sin una red de recolección de información y de evaluación de inteligencia criminal”, explicó. Como ejemplos, el magistrado señaló el caso de la mafia de la efedrina, en el que eran muchos quienes sabían que la importación excedía en mucho las necesidades de la industria farmacéutica pero sólo estalló cuando sucedió el triple crimen de General Rodríguez. También recordó el caso del secuestro del padre de Carlos Tevez, meses atrás, que puso en evidencia una serie de cerca de 70 secuestros extorsivos en el acceso oeste que nadie había notado.

Sobre este punto -el de la falta de información sobre el accionar criminal- Villalobos recordó la frase de Augusto Pinochet “en Chile no se mueve una hoja sin que yo lo sepa”, típica de una política de seguridad “de control”, que en la actualidad se reemplazó por una política “de protección al ciudadano”, donde el respeto de los derechos humanos es fundamental “para que no se rompa la cadena de la información”. “Si no hay relación entre la policía y la ciudadanía, no hay información”, afirmó.

El politólogo y docente de la Universidad Torcuato Di Tella Sergio Berenzstein sostuvo que “en Argentina los fracasos del Estado no son nuevos” al recordar que la demanda de seguridad lleva más de una década insatisfecha, a pesar el intento explícito del Estado por mejorar algunos indicadores. El coautor de El poder narco explicó que “la droga hace que lo que funciona mal, funcione peor”, por lo que el análisis de sus consecuencias sirve para diagnosticar errores. La respuesta del Estado a la inseguridad no debe ser ni espasmódica ni parcial, dijo, pues “hacer las cosas bien de un modo aislado no sirve”. Si es cierto que el Estado ha fallado, también lo es que “el mercado y la sociedad tienen mucho para mirarse y preguntarse” qué no han hecho, afirmó.

El director de la Fundación Centro de Estudios en Políticas Públicas en Argentina, Gustavo Iaies, propuso una serie de reglas para encontrar “un modelo de contrato” que si bien se referían a la educación, bien se aplican a la seguridad: definir los objetivos comunes hacia donde se quiere apuntar, incorporar a la sociedad civil, transparencia en los datos y la necesidad de exigir -y obtener- resultados.

El segunda jornada del seminario, el viernes, se abordará la compleja problemática el narcotráfico y las nuevas amenazas a la seguridad regional, el fenómeno del tráfico ilícito desde la óptica de los puertos y aeropuertos, y el terrorismo y la cooperación internacional para combatirlo.

 

Fuente/Autor Infobae .com

Infobae .com

Diario Digital de la ciudad de Buenos Aires (www.infobae.com)

Ver otros artículos de Infobae .com

Comentarios sobre esta nota: