NTI

Tres Preguntas sobre Bullying. Contesta Daniel Santa Cruz

De NTI. El 7 Marzo, 2016. En Actualidad, Destacado, Entrevistas. Tema: , , . 647 Vistas

Daniel Santa Cruz, es periodista especializado en educación, columnista de educación de AM 1110 Radio Ciudad, consultor de la fundación CEPP.
Coordinó una Red de Periodistas Especializados en Educación de Latinoamérica
Tiene publicados varios informes sobre políticas educativas en la región.
Suele publicar columnas de políticas educativas en Infobae y Clarín y fue entrevistado por nuevotiempo.info sobre la violencia escolar en el país, como operan las nuevas tecnologías y la función de la escuela.

El fenómeno del bullying ha crecido en los últimos años, ¿es solo una percepción o hay estudios que lo confirman?

Posiblemente el “fenómeno bullying” haya crecido, pero ahora lo incorporamos a la agenda pública.
Hace 30 años cuando Carlos Monzón asesinó a su esposa Alicia Muñiz nadie hablaba de “femicidio”, ni siquiera los medios de comunicación, y el delito no estaba agravado por esa figura.
Hay un cambio cultural que nos lleva a prestar atención a todos estos temas, que existen en la Argentina desde hace tiempo y en la actualidad alcanzan un estado de situación preocupante. Según la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas) 4 de cada 10 estudiantes secundarios en Latinoamérica admite haber sufrido acoso escolar. En un trabajo realizado hace unos años se muestra a la Argentina con datos reveladores que la ubican en la punta de la pirámide con indicadores alarmantes. Ese estudio sobre conflictividad y violencia en las escuelas secundarias (de gestión pública y privada) del Área Metropolitana de Buenos Aires realizado por UNICEF y FLACSO en 2009, señalaba que el 66% de los alumnos admite haber sufrido situaciones constantes de humillación, hostigamiento o ridiculización. El 18% reconoce haber sufrido la burla de manera habitual por alguna característica física. El 16,4% tolerar comentarios desagradables en público (con mayores proporciones en escuelas privadas). El 9,5 haber sido tratados de manera cruel (con mayor nivel en escuelas privadas). El 5% haber sido obligados a hacer algo contra su voluntad. El 3,1% declara haber sido tocados o acosados de manera sexual en contra de su voluntad más de una vez. El 70,8% de los alumnos sostiene tener conocimiento de la ocurrencia de peleas con golpes entre alumnos en la escuela. El 0,1% de los alumnos afirma tener conocimiento o ha escuchado que alguien haya llevado algún arma de fuego a la escuela. Finamente, el 36,4% asegura tener conocimiento o haber escuchado que alguien ha llevado algún arma blanca a la escuela.
Las estadísticas revelan datos preocupantes, no sabemos si creció por falta de mediciones anteriores, pero en la actualidad el problema es grave.

¿Cuánto de influencia tienen las redes sociales en este fenómeno?

Las redes sociales han influido de manera significativa en este fenómeno. Como periodista me tocó entrevistar a muchos profesionales que trabajan sobre el tema; de hecho pude recopilar algunos indicadores y formas de comportamiento sobre el ciberbullyng, como se llama al acoso realizado por redes sociales, que confirman mi respuesta. Uno de los mayores inconvenientes que plantea el cyberbullyng es el anonimato; los agresores que utilizan las redes para insultar, burlar o generar mentiras, afectando la vida su víctima, se esconden en el espacio virtual y no se enfrentan cara a cara como en el Bullyng. Por este motivo, las víctimas cibernéticas al no poder identificar a sus acosadores se sienten más indefensas y vulnerables.
Según una encuesta realizada en noviembre de 2011 por Ipsos para la agencia de noticias Reuters,  el 12% de los padres de todo el mundo asegura que sus hijos han sido acosados en Internet y casi un 25% conoce a un menor que ha sido víctima del denominado cyberbullying. El 3% de los padres definió el cyberacoso a sus hijos como una práctica “habitual”. A raíz de esa investigación se supo, también, que el vehículo más frecuente para el cyber-acoso son las redes sociales como Facebook, citada por un 60% de los encuestados. Los dispositivos móviles y los chats figuran casi empatados con un 42% y 40% respectivamente, luego se sitúan como medios el email (32%), la mensajería instantánea (32%), otras webs (20%) y otras formas de tecnología (9%). La toma de conciencia sobre la especificidad del problema también es mundial: el 77% de los encuestados en este sondeo internacional consideran el cyberbullyng como un tipo de hostigamiento diferente de otros, requiere una atención y esfuerzos especiales por parte de padres y escuelas. Los estudios más recientes confirman que los más vulnerables son los niños de entre 12 y 17 años edad, de nivel socioeconómico medio-alto y que cuentan con dispositivos móviles y acceso abierto a redes sociales y correo electrónico. En los últimos años, debido a la trascendencia de problema, se editaron una serie de libros destinados a padres que enfrentan una situación de ciberbullyng.

El bullying es solo una arista del fenómeno de violencia escolar, ¿de qué otros modos se manifiesta la violencia escolar?

Hay algunos datos que podemos obtener sobre violencia escolar de las últimas pruebas PISA. Sabemos que las pruebas miden la calidad educativa de alumnos de 15 años de nivel medio, pero que también miden datos conexos como el ausentismo docente, ausentismo escolar, equipamiento, etc. Entre esos datos colaterales a la calidad educativa también encuesta a los chicos sobre el clima escolar conflictivo y, lamentablemente, Argentina resultó líder en ese ranking entre 65 países. Los alumnos se quejan de estudiar en ambientes con mucho ruido donde cuesta escuchar al profesor y donde parece no existir armonía en el aula para que el docente pueda llevar adelante su clase y los alumnos prestar la debida atención.
Como periodista puedo acotar que usualmente los especialistas piden a los medios de comunicación no llamar “violencia escolar” a los hechos violentos que suceden en la escuela, porque hay que interpretarlos como hechos violentos sociales que suceden eventualmente en la escuela. Llamar “violencia escolar” a cada caso como los mencionados es admitir que es la escuela la que genera violencia; sin embargo los indicadores muestran que el problema surge fuera y dentro del espacio escolar y que, no obstante, este espacio es el más conciliador.
El problema existe a tal punto que se sancionó la Ley 26.892 de “Promoción de la Convivencia y el Abordaje de la Conflictividad Social en las Instituciones Educativas”. Esperemos, que la ley se cumpla y otorgue herramientas a la escuela que solucionen la problemática, para poder trabajar en pos de una mejor educación. Porque sabemos que si la normativa no se aplica, es solo letra fría.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: