NTI

Un día como hoy, la Marina de Guerra Argentina bombardeaba la Plaza de Mayo

De NTI. El 16 junio, 2013. En Argentina, Especiales. Tema: , . 2934 Vistas

El 16 de Junio de 1955, a partir del mediodía, decenas de aviones de la Marina de Guerra bombardeaban y ametrallaban la Plaza de Mayo en un ataque que se prolongó por más de cuatro horas y a raíz del cual mueren más de 370 hombres, mujeres y niños que se habían congregado en la plaza por distintos motivos.

El propósito de este bautismo de fuego de la aviación naval, contra su propio pueblo y a una ciudad indefensa, era asesinar al presidente Juan Domingo Perón y producir un golpe de estado, para lo que los bombardeos se extendieron a la Casa Rosada, la Confederación General del Trabajo y la residencia presidencial de Olivos.

El bombardeo se había realizado bajo la consigna “Cristo Vence” y contaba con el apoyo de las altas jerarquías católicas, por lo que esa noche grupos civiles armados, adherentes a la causa peronista, tomaron por asalto y prendieron fuego a la Curia Metropolitana, las catedrales de Santo Domingo y San Francisco, junto con otras ocho iglesias.

Perón se había retirado al Ministerio de Guerra ubicado a 200 metros de la Casa Rosada por lo cual no estaba en ella al comenzar los ataques aéreos y el intento de asalto por fuerzas de tierra. El desprecio por la vida de las personas y la violencia con la cual se ejecutó el hecho, de una magnitud nunca vista anteriormente en Argentina, hace que también se recuerde ese día con el nombre de la Masacre de Plaza de Mayo.

Si bien se decretó estado de sitio Perón intentó una política de reconciliación con los sectores opositores, abandonando su política de confrontación e intentando calmar mediante llamamientos por radio a la clase trabajadora.

El bombardeo-ametrallamiento es uno de los antecedentes directos del levantamiento cívico-militar que se produciría tres meses después, logrando finalmente su cometido de derrocar al presidente Perón el 16 de septiembre, instaurándose la autodenominada Revolución Libertadora.

Si bien los cabecillas de la intentona temieron recibir la pena de muerte por «traición a la Patria», la pena más dura fue impuesta contra Toranzo Calderón (condenado a cadena perpetua). Los militares que se asilaron en Uruguay fueron dados de baja por el cargo de rebelión. Pero tras la «Revolución Libertadora» fueron reintegrados por los nuevos mandos.

El Batallón de Infantería de Marina 4 fue disuelto y la Marina de Guerra fue despojada de su poder de fuego (se les quitaron las espoletas para sus cañones navales de grueso calibre) y militares involucrados o simpatizantes solicitaron la baja al jefe de la fuerza. El resto de los culpables no fueron juzgados.

Claras huellas de los impactos de bala producto del ametrallamiento aéreo de los sediciosos se aprecian aún hoy en el revestimiento de granito de la fachada del Ministerio de Economía de la Nación, en el lado sur de la Plaza de Mayo.

Una fecha para nunca olvidar. Un pasado que nunca se debe repetir en nuestra patria.

Fuente/Autor NTI

NTI

Redacción Central Nuevo Tiempo Informativo - redaccion@nuevotiempo.info

Ver otros artículos de NTI

Comentarios sobre esta nota: