Diario Río Negro

“Yo no me enrosco en la crítica rápida, de barricada, a Weretilneck, a quien además la gente también votó”.

De Diario Río Negro. El 22 diciembre, 2014. En Destacado, La Frase, Política. Tema: , . 405 Vistas

La frase corresponde a la Senadora (FpV) Silvina García Larraburu, quien la expresó en una más que jugosa entrevista concedida al periodista carlos Torrengo del diario Río Negro. Además sostuvo que la política rionegrina está impregnada de “mucho faccionalismo y discurso agresivo que en nada contribuye al conjunto de la provincia”.

– ¿Larraburu, García Larraburu o “Jirafa”?

– Lo segundo. Sucede que cuando mi papá me fue a anotar, habló solo del García. Y una jueza muy de género para ese tiempo, le dijo: “¿Y qué hacemos con Larraburu? ¿Quién la parió a la nena? Así partió la historia. En cuanto a lo de “Jirafa”, ya es leyenda…

– Pero usted sigue midiendo 1,83…

– Y de ahí lo de “Jirafa” en el primario, en el secundario. Siempre la última de la fila, tener que acomodarme en los bancos… en la última fila del cine…

– ¿Le trae problemas ser alta?

– Hoy no. Pero cuando era chica, que encontrar ropa, que el calzado… porque yo tengo un número Patagonia- Patagonia: 41/42…

– ¿Tuvo novios más bajos que usted?

– Hum… no, no. Parejitos o más altos.

– ¿Aspira a la intendencia de Bariloche? ¿O integrar la fórmula con Miguel Pichetto para la gobernación?

– No hago futurología.

– Póngalo en términos de conjetura, que es consustancial a la política.

– Mire, hoy soy senadora. La gente me situó ahí. Miguel tampoco me ofreció a acompañarlo.

– ¿Y si lo hace?

– Hoy soy senadora.

– Medio aburrido hablar con usted en estos términos…

– Y bueno, mire… la política rionegrina tiene mucha carga de tensiones, de faccionalismo, de discursividad agresiva, de saltar con furia sobre la garganta del adversario o a veces del propio compañero de militancia… Uno dice algo, y ya le saltan. No me mezclo en ese estilo. Incluso este año tuve que defenderme cuando fui blanco de ese estilo…

– ¿En entrevero con Martín Soria?

– Sí, cada vez que venía a Bariloche, hostilidad y hostilidad conmigo.

– Este año parece haberle crecido el cuero de elefante que se necesita para andar en política, por también anduvo a la greña con Pichetto. ¿Lo votará para gobernador?

– Por supuesto. Tuvimos diferencias, sí. Son públicas y legítimas.

– ¿La vieja fórmula aroniana de “Paz imposible; guerra improbable”?

– ¡No, no: política! Hace a la vitalidad de la política que uno diga lo que piense.

– ¿La asustó que fuera muy rápido a colisionar con el gobierno provincial?

– Hice saber mis diferencias en ese tema, también en el manejo de procesos eleccionarios en el partido. Pero tengo un profundo respeto por Miguel. Creo que es el dirigente más importante que ha dado el peronismo rionegrino…

– Acaba usted de incendiar la pradera peronista…

– Digo lo que pienso. Miguel tiene a la provincia día a día metida en la provincia. Ha defendido a escala nacional todos los intereses de Río Negro… Desde el Invap, cuando desde planos del cavallismo se lo quería ahorcar presupuestariamente, hasta la fruticultura, el turismo, etcétera. Es eficiente en la tarea legislativa nacional que le ha tocado, a lo que suma una intensa relación, de 365 días al año, con el territorio que le otorgó poder. Es un gran hacedor. Y coincidimos en que la política provincial tiene mucho de desierto en materia de ideas, en términos de futuro, de proyecto.

– Si sacude ese árbol, va encontrar que las últimas ideas que hubo en esa línea fueron las de los constituyentes del ´57 y las del desarrollismo del ´58 -´62. Y claro, se cayeron…

– Ese juicio es injusto si no integra al gobierno de Mario Franco. Un hombre que supo armar un gabinete con gente de ideas, honestidad, entrega… Hay que escribir la historia de ese gobierno…

– ¿El gobierno de Weretilneck es peronista?

– A Weretilneck lo eligió Carlos Soria en un marco de propuesta electoral cuya viga era el peronismo. No sé si Carlos tenía un proyecto para la provincia, o en todo caso nadie sabía lo que él tenía en mente como proyecto. Sabíamos, sí, de su voluntad transformadora. Pero…

– …sucedió lo que sucedió. ¿Tiene un proyecto Weretilneck? Entendiendo esto en términos de Arturo Frondizi: “Estar parado aquí, parándose ante las generaciones por llegar”.

– Del análisis de lo que sucede en la provincia, emerge que no hay proyecto de largo plazo. Hay gobierno de gestión de coyuntura. Tampoco se puede juzgar livianamente al gobernador. De golpe, la situación menos pensada.Yo no me enrosco en la crítica rápida, de barricada, a Weretilneck, a quien además la gente también votó.

– Restemos cómo lo juzga la dirigencia del peronismo que ya lo marca a presión. ¿Qué cree que siente el peronismo que está por fuera de ese espacio sobre el gobierno de Weretilneck?

– No se trata de creer, se trata de lo que se define como trabajo de campo. Yo camino y camino todos los fines de semana los barrios de una ciudad rionegrina con problemas sociales que vienen de muy lejos. Sé cómo piensa la gente. Ahí, uno se da cuenta que este gobierno provincial dista mucho de lo que esperaba el peronismo y gran parte de los rionegrinos. Es evidente que no está en marcha la transformación que todos esperábamos. Y esto provoca mucha frustración…

– Reflexionar en términos contrafactuales sirve como ejercicio intelectual. No más. Nadie sabe por dónde iba a ir el gobierno de Soria. ¿Qué opina?

– Que igualmente existía un imaginario, una esperanza muy grande en su gestión. Soria no fue sólo del peronismo, sino de miles de no peronistas e incluso antiperonistas. Esperanza legítima que se expresó en el dolor que generó su muerte.

 

Fuente/Autor Diario Río Negro

Diario Río Negro

Diario de la provincia de Río Negro (www.rionegro.com.ar)

Ver otros artículos de Diario Río Negro

Comentarios sobre esta nota: